Al Oliver y Manny Sanguillen recuerdan a Ángel ¨Cuqui¨ Mangual

Al Oliver y Manny Sanguillen

Al Oliver, quien fuese una gran estrella en el Béisbol de las Grandes Ligas, entre 1968 y  1985, con Pittsburgh, Texas, Montreal, San Francisco, Philadelphia, Dodgers de Los Ángeles y Toronto, está muy apenado con el fallecimiento temprano hoy en Puerto Rico del otrora jardinero que fue de Pittsburgh y Oakland…Ángel Mangual.

Durante llamada desde su hogar en Ohio, comento, «¿Es ese el Ángel que yo creo? Jugué con él en Ligas Menores con los Piratas de Pittsburgh…él era mi buen amigo.  Recuerdo que Roberto Clemente lo quería mucho y pasaba tiempo con el dándole consejos sobre el juego y de hombre a hombre. Decía que Ángel poseía todos los atributos para ser un gran pelotero en el futuro.»

Entonces, tras un breve reposo, dijo Al, ¡»Él se pasaba diciendo que yo era un payaso y yo le decía que el payaso era él!

Ángel Mangual


«Además de su gran personalidad, admiré en el que poseía un atributo bien positivo. Era muy amigable y poseía la facilidad de unir a seres humanos. Para el no existían barreras en eso de hacer amigos.»

Al Oliver, en mi apreciación, ha sido víctima en cuanto a consideración para elección al Salón de la Fama se refiere. Con un promedio de por vida de .304 con 219 jonrones y 1326 carreras impulsadas fue buen fildeador en los jardines como en la primera base.

Entre grandes logros en su historia se encuentra el hecho de que por su juego en el 1980 como en el 1982…se convirtió en el primer pelotero en la historia en alcanzar tanto 200 imparables como 100 carreras impulsadas en ambas Ligas Mayores.

Finalizando nuestra breve charla dijo, «Para la familia de Ángel y para la gran cantidad de fanáticos en Puerto Rico vayan mis respetos y condolencias por la muerte de Ángel Mangual. Que descanse en paz junto a Dios eternamente.»

EL SENTIR DE «MANNY» SANGUILLEN!
——————————————————————

Horas después de nuestra conversación con Al Oliver, otro gran Pirata de Pittsburgh…el estelarísimo receptor de Panamá, Manny Sanguillen, manifestó vía telefónica desde su hogar en Florida, «Me apena mucho la muerte de Ángel.  Él fue mi amigo desde que estábamos con los Piratas en Pittsburgh y durante entrenamientos de primavera. Una persona muy alegre que hacia amistades de una forma tan fácil. Siempre estaba alegre.»

«El decía que quería ser el próximo Roberto Clemente y el propio Roberto lo quería mucho y lo aconsejaba con regularidad. El gran Roberto decía que poseía todo los necesario para ser una gran estrella en el futuro y le dedicaba mucho tiempo.»

En cuanto a su relación con Ángel, recordó Sanguillen, «Nos llevamos muy, muy bien. Yo me ponía contento cuando pasamos tiempo hablando.  Siempre le hablaba de Dios y del Evangelio. Di el máximo en ese sentido y siempre le decía de la importancia de seguir la palabra de Dios.

«Tú sabes cómo es la vida de un pelotero en las Grandes Ligas. Uno como que vive en el aire…viajando de aquí para allá…hoy en una ciudad y luego en otra…es una vida muy rápida. Cuando él fue cambiado de Pittsburgh a Oakland por las razones ya dichas como que perdimos contacto.»

«Me apena mucho su muerte. Lo conocí siendo un joven pelotero lleno de energías y como una persona feliz y amigable. Así siempre lo voy a recordar.»

«Para su familia en Puerto Rico mi pésame sincero. Para mis amigos y la gran fanaticada del béisbol en la Isla un abrazo bien, bien grande» concluyó Sanguillen.

Ya reposa a la diestra de Dios…Ángel Mangual. Lo bonito de lo acontecido es que ya Dios le hizo su reclamo y aunque se había perdido un tanto en la historia terrestre… ¡ahora por siempre vivirá perennemente en memorias de miles y miles que le conocieron!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba