Danny Walton: sin ser una estrella es difícil de olvidar

Fue a mediados de la década de los 1970, estando sobre el terreno de juego, que durante practicas antes de un partido en el Estadio Hiram Bithorn en Hato Rey, Puerto Rico, se me acercó un pelotero de los Lobos de Arecibo y me dijo con tranquilidad, ¨Hola…yo soy Danny Walton¨

Le di la mano y le dije un tanto sorprendido algo como, ¨Un placer conocerte…pero desde la pasada temporada (que jugó con Arecibo) se quién eres y que hace algunas temporadas pertenecieras a Seattle…donde viví parte de mi adolescencia.¨

Desde ese momento nació nuestra amistad. Ese Danny Walton me impresionó por ser una persona, por naturaleza, bien alegre…muy sincera y fácil de hablar con él. Era, como se dice en mi tierra…Puerto Rico…¨bullanguero¨.

Nacido en Los Ángeles, California, el 14 de julio del 1947, tras egresar de la Escuela Superior Bishop Amat Memorial en La Puente, los Astros de Houston le seleccionaron en la décima ronda del sorteo anual de jugadores aficionados en junio del 1965 y con ellos comenzó su carrera como pelotero profesional a sus casi cumplidas 18 anualidades de vida.

Poco se sabe, por lo que entiendo, de sus raíces o del medio ambiente en que se crio Danny, pero era de mente ágil y amante del béisbol.

En varias ocasiones que con Arecibo jugaba en la ciudad capital nos sentamos a almorzar en algún lugar en Santurce o en Hato Rey y charlábamos.

En una ocasión me manifestó, ¨Desde que era chamaquito mi gran ídolo en el béisbol era Mickey Mantle (jonronero de los Yankees de Nueva York) y ya a mi edad (supongo unos 27 calendarios de vida para aquel entonces) lo sigue siendo y quiero ser como él.¨

¡Con ese comentario pude ver que en Danny existía un chamaquito que no se rendía en la búsqueda de hacer su gran deseo una realidad!

En su historial de Ligas Menores, con subidas y bajadas hacia y desde las Grandes Ligas, Danny Walton durante 13 temporadas vio acción en 1315 juegos acumulando promedio ofensivo de .278 con 238 jonrones, 737 carreras anotadas, otras 883 impulsadas, mientras disparaba 235 dobles y 24 triples.

Defensivamente, fildeando ¨con el cuero en su mano izquierda¨, no fue un superdotado como Roberto Clemente. Además de los jardines, ejecutó en la primera así como en la tercera base.

Su mejor temporada en las Ligas Menores fue la del 1969, cuando el semanario ¨The Sporting News¨ le selecciono ¨Jugador Más Sobresaliente¨ en dichas clasificaciones. Con la novena Oklahoma City AAA, sucursal de Houston en la Asociación Americana, Danny bateo al son de .332 con 25 jonrones y 119 carreras impulsadas.

Se destacó marcadamente, además, en el 1974 a nivel AAA, en la sucursal de Minnesota en la Liga Costa del Pacifico en Tacoma, al batear .263 con 35 jonrones y 109 carreras impulsadas.

A nivel de las Grandes Ligas (entre el 1968 y el 1980) vistió los uniformes de Houston, Seattle, Milwaukee, Yankees de Nueva York, Minnesota los Dodgers de Los Ángeles y Texas.

En las Mayores dejo para la historia en 297 juegos un promedio de .223 con 28 jonrones y 107 carreras remolcadas.

Como todo en la vida…hay un comienzo y un final. Tras intentar establecerse en las Grandes Ligas jugo hasta el 1980, a nivel AAA con la sucursal de Texas de la Liga Internacional en Charleston y se retiró habiendo visto acción en su último juego en las Mayores…el viernes, 6 de junio en Arlington, Texas, frente a Kansas City…en derrota de su equipo 4 carreras por 2.

En su último turno al bate, como bateador emergente, conectó un doble por la banda del jardín izquierdo.

Así comenzó la jornada de Danny Walton en eso de perderse en la historia. Jamás, desde que se retiro, lo volví a ver. De vez en cuando, no con regularidad, preguntaba por él. Finalmente, allá para el 2000, alguien me dijo que vivía en Arizona y que se ganaba la vida haciendo zanjas en obras de construcciones o como soldador.

Jamás olvido…estando ese momento grabado en mi memoria de forma vitalicia…que almorzando en una ocasión en Hato Rey, Puerto Rico, me dijo con una sonrisa de forma inesperada, ¨Desde que era un ¨kid¨ (un chamaquito) le decía a mis amiguitos que mi nombre no era Danny…que mi nombre era Mickey…en honor a mi ídolo…Mickey Mantle…siempre he querido ser como él.¨

Residiendo en Morgan, Utah…el 9 de agosto del 2017, contando con 70 anualidades y 26 días e vida…paso a la eternidad preciosa propiciada por Dios…Danny Walton. Sus restos se encuentran en el Cementerio Huntsville de dicha localidad.

(CAUSA DE SU MUERTE)—-Danny Walton, falleció conduciendo su motocicleta el 9 de agosto del 2017, en Morgan, Utah, en una trayectoria que comenzó en los predios del Campo de Golf Round Valley en ruta no determinada.)

(Al respetado colega, Jorge Colón Delgado, le agradezco trajese a mi mente a Danny Walton mediante su misión como Historiador Oficial de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico-Roberto Clemente…preservando la historia de dicha institución. Para más información sobre Danny Walton y su historial en Puerto Rico favor entrar a https://beisbol101.com/danny-walton/).

1 comentario en “Danny Walton: sin ser una estrella es difícil de olvidar”

Responder a Raul Lamboy Jr Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba