José¨Cheo¨Cruz: Inmortalizado en Houston

A la izquierda, José «Cheo» Cruz en sus días de gloria con los Astros de Houston. A la derecha, «Cheo»…el Pollo de San Diego…con el autor, Luis Rodriguez-Mayoral, en el vestidor de los Astros durante la década de los 80.

Este fin de semana los Astros de Houston exaltaron a su «Salón de la Fama» a las figuras más grandes en su historial. Dicho equipo beisbolero surgió en el 1962, por ende,  lleva ya 57 temporadas de existencia.

Unos de los honrados nació en Arroyo, Puerto Rico, el 8 de agosto del 1947…..su nombre José «Cheo» Cruz, a quien tarde en los l970 apodé, en honor a Luis Rodríguez-Olmo, como el segundo «Pelotero de Puerto Rico».

Temprano, hoy (domingo, 4 de agosto del 2019), me comuniqué telefónicamente con Cheo en su hogar oficial durante 44 calendarios en la periferia de Houston.

Con voz relajada comento acerca del honor rendido por los Astros, «Me siento muy honrado. Es algo que me dice que hice buen trabajo.  Comparto el mismo con mi gente querida en Arroyo y en todo Puerto Rico. Aun desde en mi retiro en el 1988, siempre llevo en mente a mi gente en la Isla, pues siempre me inspiraron en la Liga de Puerto Rico y en Grandes Ligas.»

«Y déjame decirte…llevo tiempo ya sufriendo la situación en la cual se encuentra mi Isla. ¡Siento pena…siento verguenza! Sin embargo, en unión a mi esposa Zoraida, oro para que Dios ayude a nuestro querido Puerto Rico.»

De sus 19 temporadas en Grandes Ligas, el jardinero y bateador zurdo, militó en 13 con los Astros. En 1870 juegos promedió .292, con 335 dobles, 80 triples (aun el record de la novena), 138 jonrones, 942 carreras impulsadas y 288 bases robadas jugando mayormente en un parque bajo techo (Astrodome) no propicio para bateadores pues el mismo favorecía a los lanzadores.

En dos ocasiones, con Houston, fue elevado al Juego de Estrellas por la Liga Nacional mientras era galardonado con dos Bates de Plata.

Continuó Cheo en nuestra charla, «Voy a Puerto Rico unas dos veces anualmente. Durante el verano, más o menos durante el reposo en los días del Juego de Estrellas en Grandes Ligas y en el tiempo de Navidades.»

Durante trece temporadas, Cheo fue el «coach» de primera base de los Astros y lleva ya más de una década en funciones ejecutivas con el equipo en materias de asesoría beisbolera y de relaciones públicas con la comunidad.

Retornando a su glorioso pasado entre las líneas de cal, indicó, «Recuerdo que en Puerto Rico se me otorgo un Agüeybaná de Oro, recibí un reconocimiento del Museo del Deporte en Guaynabo y acá, en los Estados Unidos, me honraron en el Salón de la Herencia Hispana en el 2002.»

«Esos honores uno los acepta y aprecia. Sin embargo, en mente mi deseo es que ruego a Dios sirvan de estímulo para la juventud en la Isla.»

«Soy de raíces humildes…pero mis padres me educaron respetando a los seres humanos…a las leyes…a comprender la valía de la educación. Si en algo le he servido a mi gente…a lo mejor nunca la sabré…sería un hombre feliz. Mientras tanto, sigo tratando de vivir…día tras día…una vida útil, sana…una vida positiva.»

José «Cheo» Cruz, como manifesté anteriormente, reside en la periferia de Houston, Texas…y además lleva a cabo una labor muy buena frente al micrófono de los Astros como analista en las transmisiones radiales en el idioma de Cervantes en unión al otrora receptor de Grandes Ligas, el respetado hermano mexicano, Alex Treviño.

Su esposa, la gentil dama Zoraida y sus hijos Shakira, José, Jr. (pelotero de Grandes Ligas entre 1997-2008) y José Enrique se mantienen en contacto consistentemente

En Puerto Rico…en Texas…en los Estados Unidos y en el internacional «Mundo Beisbolero»….Cheo es figura muy gratamente recordada y, aunque él no lo diga, un toletero para la historia.

Y los que le conocemos (en nuestro caso hace ya unas cinco décadas)….Cheo Cruz es un genuino Boricua para la historia y más que nada, un hombre que guiado por Dios ha contribuido marcadamente a la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba