Reggie Jackson se retira de los Yankees de Nueva York

Con una personalidad impactante, Reggie Jackson nació para ser una estrella. Con plena seguridad «hablaba» lo que estaba en su mente sin temores.

Aun 33 anualidades luego de su retiro en el 1987…todavía acapara titulares el bateador de gran poder ofensivo y tirador zurdo.

Hace pocas horas dio a conocer que se retira de su rol como asesor especial desde el 1993 con los Yankees de Nueva York, equipo con el cual jugo entre el 1977 y el 1981.

Al hacer el anuncio indico, «No hay nada que no haría por los Steinbrenners (propietarios de los Yankees). Jamás tendré cosa mala alguna que decir de George (quien compro al equipo en el 1973).

«Es tiempo de tomar un paso hacia atrás (retirarse). Quiero estar relacionado con el juego y quiero contribuir. Quiero dejar (compartir) mis conocimientos. Pero es tiempo de seguir hacia adelante.»

Nacido en el vecindario de Wyncote a unas 14 millas al norte de Philadelphia, Pennsylvania, el 18 de mayo en el 1946, Reggie cuenta ya con 74 anualidades de vida y entiendo aun reside en Seaside, California, a unas 46 millas al sur de San José.

En mi trayectoria relacionada con el béisbol de las Grandes Ligas hace ya muchísimo tiempo que cumplo misión asignada por Dios de compartir una «millonada» de experiencias bonitas que él me ha permitido experimentar. Una de ellas ha sido mi relación de Reggie Jackson.

En el verano del 1971 le conocí en el Hotel Hilton de Baltimore, Maryland, gracias al amigo otrora lanzador en las Grandes Ligas, Rudy Hernández. Ellos se habían conocido en Puerto Rico cuando durante la jornada 1970-1971, Reggie jugó con los Cangrejeros de Santurce y visitaba el club «Tenth Inning Lounge», propiedad de Rudy, localizado en la Calle San Jorge esquina Calle Loiza, precisamente, en Santurce.

(Para el historial de Reggie Jackson en Puerto Rico, refiérase a https://beisbol101.com/reggie-jackson-3/ del colega Jorge Colón-Delgado, Historiador Oficial de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico-Roberto Clemente).

Compartía con él, esporádicamente, en mis viajes por las Mayores y a partir del 1977, cuando se convirtió en Yankee de Nueva York, nuestra relación se fortaleció. A nivel de que en el 1978, tuve el placer de coordinar y dirigir una clínica de béisbol con él en el Parque de Summit Hills en la ciudad capital de Puerto Rico…San Juan.

Reggie tuvo un gran historial en las Grandes Ligas durante 21 jornadas (1967-1987) con Kansas City, Baltimore, Yankees, California y Oakland.

De por vida bateó .262 con 563 jonrones y 1702 carreras impulsadas en 2820 juegos en los cuales defendió el jardín derecho prioritariamente y además fue bateador designado.

El toletero de 6 pies de estatura y unas 195 libras fue elevado a «Juegos de Estrellas» por la Liga Americana durante 14 temporadas…fue miembro en 5 ocasiones de ganadores de Series Mundiales (1972-73-74 con Oakland y 1977-78 con Nueva York). En esos clásicos fue el «Jugador Más Valioso en el 1973 y 1977.

Como dato interesante…Reggie Jackson es el líder de todos los tiempos en ponches con 2597. ¡Eso de poncharse con frecuencia es muy típico de jonroneros!

Durante sus 21 temporadas…Reggie fue de vital importancia en que sus equipos llegaran en las primeras posiciones en la Liga Americana en 10 de ellas (en acción de temporadas regulares).

Describo a Reggie como un hombre que admiro, pues no tenía miedo en expresar lo que sentía aun cuando eso creo dificultades en su vida peloteril. Para este servidor, Reggie hace ya más de medio siglo pavimentó una «avenida» para que las minorías fuesen perdiendo el temor de luchar por sus derechos humanos.

En ese renglón, con distintas tonalidades, lo comparo con figuras históricas en y fuera del mundo deportivo como Jackie Robinson, Martin Luther King, Hijo…Muhammad Ali, Roberto Clemente y el inolvidable y pintoresco Boricua…Víctor Pellot Power.

A Reggie había que entenderlo, máxime es sus días con los Yankees, pues él era como un imán para los medios informativos. Sus días en Nueva York no fueron fáciles, aun cuando era un escenario perfecto para un pelotero de su clase en el terreno de juego y con su personalidad.

Recuerdo que muchas veces al entrar al camerino de los Yankees vacilaba con mi calva y en otras mayormente ignoraba a todos allí.

Este servidor entendía su mente y jamás cometí la «barrabasada» de reclamarle que hacía días llevaba ignorado a personas en dicho camerino…pues el próximo día, tal vez, bromeaba con uno. Este servidor con facilidad respetaba su estado anímico…¡pues Reggie es un ser humano!

En ocasiones hablábamos de su temporada con Santurce (1970-1971) y me preguntaba por el propietario del equipo, Hiram Cuevas, por mi primo Mayon Miranda (ejecutivo del equipo) y ya entrada la década de los 1980…siempre me preguntaba (sin connotaciones politicas) por un ser humano que impacto su vida desde el 1978…el fanático de los Yankees…¡Luis Munoz Marin!

Reggie, un gran coleccionista de autos antiguos, habla nuestro idioma con toques de «machucones»…pero lo habla y eso es admirable. Económicamente está bien y es una de esos seres reconocibles, facialmente aun a su edad, dondequiera!

Un día en el vestidor de los Yankees en Nueva York, hablábamos de todo un poco y comento, «Me gusta vestir con «jeans-mahones», una buena camisa y cuando necesario, a la vez, con un gabán.»

De eso, aprendí que la ropa no hace al hombre…como que mi auto no me hace a mi…yo hago a mi auto. En otras palabras…¡soy feliz con lo que poseo!

Gran parte del éxito de Reggie, en mi apreciación, es que tuvo sus raíces en su relación con el amigo-agente, Matt Merola, a quien conocí en los 1970 y de quien llevo una gran opinión.

Reggie Jackson, me comentó allá tarde en los 1970, «Mi abuela (por parte de su padre) nació en San Juan y tengo familiares en Bayamón.»

La historia dicta que la madre de Reggie era de nombre..Clara.

En el 1993, Reggie fue exaltado al Salón de la Fama del Béisbol con una aceptación de 93.6%. Días después, el 14 de agosto, los Yankees retiraron su número de uniforme 44.

El 2 de mayo en el 2004, Oakland hizo lo propio con su número 9.

En el plano personal ruego a Dios, si es su deseo, que me regale días…que me regale noches…pues deseo escuchar música, escribir ensayos como este…leer libros y revivir un pasado precioso que Él me ha permitido experimentar. Y en ese pasado hay recuerdos magníficos con personas como Reggie Jackson.  ¡Es más, pienso en mi vida es como algo similar a una eterna Navidad.

(FOTOS)—Corría septiembre del 1987 y en Oakland vemos a Reggie Jackson recibiendo el «Premio Roberto Clemente» de manos de Luis Rodríguez-Mayoral durante el «Día del Pelotero Latinoamericano». A la derecha, una década antes, en el Yankee Stadium de Nueva York los vemos bromeando mientras a su lado apreciamos la figura del gran lanzador de los Yankees…orgullo de Ciales, Puerto Rico…Eduardo Figueroa. Días después de la primera foto (cortesía de Luis Alberto Torres) Reggie jugó su último juego en las Mayores…el 4 de octubre en el 1987.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba