Hank Aaron: cuando muere un gran pelotero

Hace varios días, el viernes, 22 de enero en el 2021, en Atlanta, Georgia, falleció el excelente pelotero que fue…Hank Aaron…quien además fue un decoroso activista en materias de derechos humanos.

El caballero de piel Negra, nacido en Mobile, Alabama, el 5 de febrero en el 1934, fue exaltado al Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown, Nueva York, en el 1982.

Hoy escribo sobre el que fue mi amigo desde un punto de vista distinto. No citándole y si compartiendo distintas formas en las cuales será recordado tras sus días en el «Planeta Tierra».

Siendo de piel color café oscuro, desde que tuvo la conciencia despierta, fue atacado por el cáncer del racismo y ya como un chamaco ganándose el pan de cada día como pelotero profesional en las Ligas Menores del Béisbol Organizado…se vistió de «guerrero» hasta el último día de su vida.

Uno de sus mejores amigos desde que se conocieron en los Estados Unidos fue el eficiente pelotero, Félix Mantilla, temprano en la década de los 1950.

Félix Mantilla

Mantilla, oriundo del simpático pueblo de Isabela, Puerto Rico y residente hace décadas en Milwaukee, Wisconsin, ha manifestado con relación a sus experiencias con Aaron, «En el 1953, compartí la habitación con él en Jacksonville, Florida, representando a esa ciudad en la Liga South Atlantic. Él y yo éramos parte de los primeros cinco peloteros Negros en la historia de ese circuito.»

Allá para el invierno 1981-1982 (si la memoria no me es infiel) me comentó Félix durante una visita a Puerto Rico, estando con su hijo del mismo nombre y abogado de profesión, «El maltrato fue brutal. En Jacksonville no eran tan malos…pero en pueblos como Columbus y Macon, Georgia, era mucho, mucho más difícil.

«Desde sus asientos fanáticos nos gritaban que éramos carne para caimanes. Pero, mira como es la vida, Hank gano el campeonato de bateo de la liga y fue su Jugador Más Valioso.»

Gracias a la amistad con Mantilla, en Puerto Rico durante la temporada invernal 1953-1954…Aaron jugó con el equipo de Caguas y de allí «voló» hacia su estrellato en las Grandes Ligas. Una carrera de 23 temporadas (1954-1976) con equipos representantes de Milwaukee y Atlanta. Para su record en Puerto Rico pueden accesar a https://beisbol101.com/hank-aaron-3/ .

Hank Aaron y Orlando Cepeda

Toda su vida, el recordado excelente pelotero nativo de Ponce, Puerto Rico, Orlando Cepeda, exaltado a su vez al Salón de la Fama del Béisbol en el 1999, se ha expresado encomiablemente de su hermano Hank Aaron, «Él es una excelente persona. Como pelotero probo ser una gran estrella y no olvido que cuando llegue a ser parte de los Bravos de Atlanta en el 1969, él fue el primero que con gran alegría me dio la bienvenida.»

Jamás olvido que allá para el 1970, estando Aaron con grandes posibilidades su superar el entonces record de jonrones de por vida de Babe Ruth (que era de 714), le comentó a unos periodistas, «Con Orlando Cepeda y Rico Carty (oriundo de la Republica Dominicana) bateando detrás de mí en la alineación…ahora sí que pienso que lo podre lograr.»

Vernon Law fue un exitoso lanzador de los Piratas de Pittsburgh (1950-1967) ya cuenta con 90 anualidades de vida y reside en Provo, Utah.  Él ha sido un hombre de Dios toda su vida.

Hank Aaron y Roberto Clemente

Sobre Hank Aaron ha manifestado, «Con el único pelotero que puedo compararlo es con Roberto Clemente. Fueron dos figuras estelares y jamás olvido como con sus sonrisas contagiosas atraían a personas y como sus peloteros colegas gravitaban hacia ellos.»

Gracias a Orlando Cepeda conocí en Atlanta a Hank Aaron en septiembre del 1970. Compartí con el esporádicamente en estadios de las mayores hasta el 2000. Fue Hank para mi uno de mis ídolos desde que jugaba béisbol infantil y jamás olvido que conduje para él varias clínicas de béisbol para jóvenes en Puerto Rico allá para enero del 1981.

(HONOR PERDIDO EN LA HISTORIA DE JUAN «IGOR» GONZALEZ!)

Durante la temporada 1998, con los Rangers de Texas, «Igor» González bateo al son de .318 con 110 carreras anotadas, 45 jonrones y quedo de líder con 157 carreras impulsadas.

Un día estando en mi oficina del equipo en el «Ballpark en Arlington, Texas»…me sorprendió con su visita a la misma, Hank Aaron y tras los habituales saludos con el viejo amigo me informo el motivo de su visita, «Estoy aquí para hacerle entrega a Juan de un premio especial de la Oficina del Comisionado por su campeonato de carreras impulsadas.»

Allí hablamos de Puerto Rico…de sus visitas a la Isla…de su temporada con Caguas y otros temas misceláneos. Entonces, me dijo, «Háblame de la clase de persona que es Juan. En un gran pelotero y me identifico mucho con el…pues, también, ha jugado con mi equipo en Puerto Rico (Criollos de Caguas). Me han dicho lo mucho que ayuda aquí en los Estados Unidos y en Puerto Rico a causas benéficas.»

Las hipocresías de muchos humanos me dejan aturdido…en el país que sea. Eso del racismo es para «morones»…para personas sin alma…¡para personas que no tienen norte en sus vidas! Pero aunque así sean…los perdono…se me hace tan fácil orar por ellos.

Ningún «bebe» nace racista…¡ese cáncer «nace» en los hogares o en las calles de la vida!

Tras pasar innumerables castigos durante su vida…ahora que ha muerto Hank Aaron, para muchas personas que lo odiaron por el color de su piel, ahora, está catalogado como una excelente persona. Nada, así se escribe la historia.

Aunque suene un tanto rudo, mi pensamiento básico al respecto es: <Los restos mortales de una persona que no sea Negra…muy bien pueden apestar mucho más que los un ser humano con color de piel café oscuro.>

Recordaré a Hank Aaron como un hombre que cumplió muy bien la misión asignada por Dios antes de su nacimiento y que pasa a la historia como un gran crédito a la humanidad.

Repito…es interesante analizar eso…¡de cuando muere un gran pelotero!

(FOTOS)—A la izquierda, Juan «Igor» González recibiendo de manos de Hank Aaron el trofeo por ser el mejor impulsador de carreras en el 1998 en la Liga Americana con 157 y a la derecha impartiendo instrucciones de fildeo a ser traducidas por Luis Rodríguez-Mayoral durante clínicas para jóvenes en el Parque Sola Morales de Caguas el 21 de enero del 1981. (Foto a la izquierda posee derechos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba