Como nació el Día del Pelotero Latinoamericano en las Grandes Ligas (parte I)

Comenzando en el 1970, organice bajo el total aval de la Oficina del Comisionado de Grandes Ligas, Bowie K. Kuhn y subsiguientemente Peter V. Ueberroth, Bart Giamatti, Fay Vincent y Bud Selig ceremonias pre juegos sin fines de lucro conocidas en las Grandes Ligas como el ¨Día del Pelotero Latinoamericano¨.

Los motivos fueron unos simplemente sinceros…reconocer el valor de peloteros de dicha región geográfica y sus contribuciones ricas en logros hacia el juego, así como sus inspiraciones para con millones de fanáticos inmaterialmente de sus orígenes.

Además, de muchísima importancia, el hecho de que su presencia en dicho escenario…¨El Mejor Béisbol del Mundo¨…siempre ha servido como un medio sólido, como un puente cultural, para fortalecer los lazos de amistad y comprensión entre los países que conocen el juego!

Por compromisos oficiales con los Rangers de Texas, tras 25 anualidades conduciendo dichos actos, me vi obligado a desistir de la organización de los mismos.

Sin embargo, en el presente (cumpliéndose 50 anualidades de la primera actividad en el Atlanta Fulton County Stadium, el domingo, 6 de septiembre del 1970), dicha celebración aun late en las Grandes Ligas.

¡Ese día fueron honrados los peloteros Hispanos de los Gigantes de San Francisco y los Bravos de Atlanta en representación de todos los peloteros provenientes de la América Latina y la Cuenca del Caribe!

Usualmente en el mes de septiembre, la gran mayoría de equipos celebra actividades muy similares conocidas con nombres que resaltan la valía de las contribuciones de América Latina en el béisbol de las Mayores.

Con apenas 10 anualidades de vida, el ¨boulevard¨ de mi vida pavimentado por Dios provocó un interés positivamente desmedido hacia las Grandes Ligas. Entre el 1955 y 1960, mi interés hacia dicho nivel peloteril y su historia fue evolucionando a velocidad, espantosamente, acelerada.

Aunque mi interés tuvo su origen en mi isla natal, Puerto Rico, no fue hasta que llegue a residir con mis padres en la Zona del Canal en Panamá, que mi acumulación de la historia de las Mayores en muchos aspectos comenzó a ¨penetrarse y buscar hogar¨ en mi mente.

Le atribuyo en gran parte ese desarrollo a que debido a la existencia de Canal de Panamá….allí en dicha republica de América Central compartí con muchísimas personas de jugadores como Japón, China, India, Pakistán, al igual que con personas negras y blancas, indios de las Islas San Blas y oficiales de todos los países Latinoamericanos que cursaban estudios en la ¨Escuela de las Américas¨ en el Fuerte Gulick donde mi padre fuera instructor en materias de policía militar.

Desde entonces con unas 12 anualidades de vida…comprendí que todo ser humano, desde mi punto de vista, era Hijo de Dios y Ciudadano el Mundo antes de pertenecer a país o cultura alguna.  Así pienso desde entonces…aun cuando cumpliré mis 75 anualidades de vida este próximo diciembre del 2020.

Grandes peloteros de Cuba como Minnie Miñoso, Camilo Pascual y Pedro Ramos…el orgullo de México, Beto Ávila…así como los de Panamá, Héctor López y Humberto Robinson. Además, de Venezuela, Chico Carrasquel y Luis Aparicio…los de Republica Dominicana, Ozzie Virgil y Juan Marichal; y los Boricuas, Rubén Gómez, Luis ¨Tite¨ Arroyo, Víctor Pellot Power, Félix Mantilla, Juan ¨Terin¨ Pizarro, Roberto Clemente y Orlando Cepeda…. ¡a todos los seguía!

A todo esto, tanto en Panamá (donde la magia de la televisión no había invadido) mediante transmisiones en ingles de los Estados Unidos y en Seattle, Washington, (donde pase parte de mi crecimiento) me percate que por dichos medios no se le daba el realce o reconocimiento debido a los peloteros Hispanos.

Ese sentir creció mucho más en este servidor durante la década de los l960 y poco a poco me encontré con una compresión mucho más clara, máxime cuando me percate que los sueldos de grandes figuras Hispanas en Grandes Ligas no comparaban, necesariamente, con peloteros norteamericanos del mismo calibre.

Ejemplo básico: Roberto Clemente y Orlando Cepeda con 18 y 17 temporadas en las Grandes Ligas, respectivamente…y solamente Cepeda ganó más poquitito de $800 mil en total durante su historial.

Ya para el 1968….Dios puso en mi mente la idea de crear conciencia en el béisbol de Grandes Ligas de la valía de mi representación en dicho nivel. ¡Y precisamente, apunto que Dios sabe que mi plan de desarrollar la idea que el sembró en mi intelecto jamás incluyó remuneración ($$$) alguna!

Es por eso que desde hace medio siglo…el próximo 6 de septiembre del 2020…sentiré orgullo silente una vez más de haber cumplido Su Misión.

Ya para este próximo 6 de septiembre, escribiré el segundo capítulo sobre el ¨Día del Pelotero Latinoamericano¨ en las Grandes Ligas. El crédito no es mío… ¡el crédito es de Dios!

(FOTOS)—-A la izquierda, Orlando Cepeda y Luis Rodríguez-Mayoral frente al hogar del jonronero Boricua en Jonesboro, Georgia, durante el verano del 1970. A la derecha, ¨Minnie¨ Miñoso, glorioso pelotero de Cuba y Luis en ¨La Casa Cuba¨ en Isla Verde, Carolina, Puerto Rico (Circa 1977-1978). Ambos astros fueron de gran influencia en la carrera de Luis con relación al béisbol de las Grandes Ligas. (La foto con Orlando Cepeda cortesía de Gary Williams. La foto con Miñoso cortesía de ¨La Casa Cuba¨).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba