Dave Cash: eficiente pelotero y noble persona

Recuerdo muy bien a Dave Cash, ágil defensor de la segunda base que milito en las Grandes Ligas entre el 1969 y el 1980…doce temporadas…en las cuales defendió los colores de Pittsburgh, Philadelphia, Montreal y San Diego, equipos todos en la Liga Nacional.

No le veo en persona, tal vez, desde tarde en la década de los 1970. Hace pocos días, sin embargo, dada la conexión del colega de la ciudad de Nueva York, Daniel Torres, charlé por la vía celular.

Primeramente, recordó que durante la jornada invernal 1970-1971, jugó con los Senadores de San Juan bajo la dirección de Roberto Clemente, «Fue una buena experiencia y yo era muy joven (contaba con 22 anualidades de vida), pero jugar con Al Oliver y Freddie Patek, también de los Piratas, con Roberto dirigiendo esa fue una experiencia, breve, pero interesante.  Por vía del beisbol, Puerto Rico fue la primera cultura fuera de los Estados Unidos que conocí.»

Hablando un poco más sobre Roberto, manifestó, «Le conocí por vez primera en el campo primaveral de los Piratas tarde en los 1970 y me impactó…yo estaba como asombrado y me dijo que siguiera trabajando duro pues yo poesía lo necesario para algún día llegar a las Grandes Ligas. Imagínate como me sentí cuando una figura como él me dijo eso.»

David Cash y Al Oliver jugaron con los Senadores de San Juan en 1970-71 bajo la dirección de Roberto Clemente.

Nació Dave Cash el 11 de junio del 1948 en Utica, Nueva York, a unas 40 millas al noroeste de Cooperstown, Nueva York…hogar del Salón de la Fama del Beisbol y a unas 242 millas al noroeste de la ciudad capital del mundo…Nueva York.

Recordó con un toque de alegría y agradecimiento, dada la presencia inconsistente de su padre, que dos mujeres en su vida fueron la base sólida de su crecimiento, «Mi abuela, Minnie Johnson y mi madre, Florence Cash…esas fueron las figuras más grandes en mi vida.»

Sobre sus comienzos en el beisbol, manifestó, «Contando con 7 u 8 (anualidades de vida) jugué en el programa de «Little League Baseball» con el equipo «Chicago Market» y ganamos el campeonato en Utica.  Y no olvido que el gran ídolo en mi vida fue y siempre ha sido…Jackie Robinson.»

Robinson, con los Dodgers de Brooklyn en el 1947, derribó la barrera racial existente en el beisbol de las Grandes Ligas y se convirtió en excelente líder en la búsqueda de la igualdad racial para los hermanos de piel Negra en los Estados Unidos. La obra de Robinson fue de resonancia internacional.

Producto de la Escuela Superior Thomas R. Proctor, en las cercanías de su hogar, el buscatalentos de los Piratas de Pittsburgh, George Detore, recomendó a Cash a dicha organización y con la misma se convirtió en profesional el 7 de junio del 1966.

George Detore fue jugador del cuando interior de los Indios de Cleveland entre el 1931 y el 1932 y «coach» de los Piratas de Pittsburgh bajo la dirección de Danny Murtaugh en el 1959.

Entonces, recordó Dave, «Detore era un hombre ya entrado en edad que presenciaba nuestros juegos. Nunca me imaginé que era buscatalentos de Pittsburgh.»

«En las Ligas Menores estuve unas cinco temporadas (en clasificaciones Novatos-A-AAA) y finalmente llegué a las Grandes Ligas debutando frente a los Mets de Nueva York el 13 de septiembre del 1969.»

En dichas categorías en 446 juegos bateo un muy respetable .297 con 17 jonrones, 248 carreras anotadas y 187 impulsadas.

Entonces nos habló de su fildeo, «En las Ligas Menores jugué segunda base y en el jardín corto, pero al subir con los Piratas, a la segunda base, Bill Mazeroski, aun le quedada alguna productividad y el equipo tenía grandes prospectos en Rennie Stennett y Willie Randolph. Con relación a jardín corto, Gene Alley ya estaba establecido. Por lo tanto yo no era tan necesario para el equipo.  Aun así, para mí fue una impactante sorpresa cuando los Piratas me cambiaron a Philadelphia por el lanzador zurdo Ken Brett (hermano del miembro del Salón de la Fama, George Brett) el 18 de octubre en el 1973.»

«Por siempre agradeceré a los Piratas de Pittsburgh…a Clemente, Bill Mazeroski, Willie Stargell, Maury Wills, Manny Sanguillen, Gene Clines y Al Oliver y a otros que me trataron como familia y más que nada como un hombre. Además, me beneficié en grande de sus consejos y jamás los he olvidado.»

Con Pittsburgh vio acción en 420 juegos y bateó un muy aceptable .285. Sobre su bateo, entonces comentó, «No fui bateador de poder…fui bateador de buen contacto en Pittsburgh y en mis 12 temporadas en las Grandes Ligas. El cambio a Philadelphia me abrió las puertas para establecerme como un pelotero de todos los días.  Desde mi primer día con Philadelphia el dirigente, Paul Owens, me dijo que entre otras cosas yo era un buen enlace entre los peloteros Blancos, Negros y Latinos. Que yo sería un gran líder del equipo y eso me sirvió de gran estimulo…él quería que yo fuese el líder.»

«Eso, también…repito, me abrió las puertas para jugar todos los días…ya que con los Piratas desde el 1967 serví en la reserva de los «Marines» de los Estados Unidos militarmente y esas responsabilidades interrumpieron mi continuidad de juego durante temporadas. Me liberé de las responsabilidades militares y pude dedicarme al beisbol totalmente.»

Retornando a su bateo, indicó, «En aquellos tiempos no estaba en estilo que los equipos tuviesen un «coach» de bateo y fui mejorando a diario hablando sobre esa fase del juego con los demás peloteros.»

«Otra cosa que me ayudó en grande en mi juego fue que en Pittsburgh un buen día en asistencia de fanáticos era como de 15,000…en Philadelphia era común tener asistencias entre 40,000 y 50,000! Eso ayuda al pelotero que sea!

Dave Cash

«En Phildelphia me encontré como pelotero.»

Entre en 1974 y el 1976, Dave Cash solamente no jugó en dos partidos de un posible total de 486. En cada temporada fue elevado al equipo «Todos Estrellas» de la Liga Nacional. En el 1974 y el 1975, respectivamente, bateó al son de .300 y .305 y en las tres temporadas con Philadelphia quedo primero en juegos jugados en las Grandes Ligas.

En dos de sus tres temporadas con dicho equipo, superó los 200 inatrapables (1974-1975).

Mas que nada, manifestó con orgullo, «En el 1975 quedé primero en Grandes ligas con 213 «hits»…eso fue muy importante para mí.»

Retornando a sus días con Pittsburgh, comentó, «El 1ro de septiembre en el 1971, forme parte del primer equipo en la historia en ubicar a 9 peloteros Negros en su alineación inicial. Yo no le preste atención entonces al hecho histórico…pero al pasar el tiempo sigo recordando con gran orgullo ese juego.»

(Pittsburgh, como local, venció a Philadelphia 10 carreras por 7 y Cash bateó 1 imparable en 3 turnos al bate con una carrera anotada, otra impulsada y se robó una base.)

Tras tres temporadas con Montreal durante las cuales bateó al son de .277 y una con San Diego en la cual tuvo promedio de .227…Dave se retiró del juego en el 1980.

En su carrera de 12 temporadas en las Mayores jamás se ponchó más de 36 veces en una de ellas…prueba fehaciente esa de que fue un gran, gran bateador de contacto.

No puedo dejar de destacar que con Philadelphia en el 1976…en 727 presentaciones a la caja de bateo…se ponchó…solamente 13 veces!

Es más, en su total de 6057 presentaciones al plato en Grandes Ligas se ponchó solamente en 309 oportunidades para un magnífico, magnifico porciento de 0.05.

Hablar con Dave Cash es algo muy placentero, «El gran reto para mí en el beisbol fue, como primer bate, tratar de hacer buen contacto…tratar de embasarme y echar a correr la ofensiva del equipo.»

«Gran parte de mi consistencia en el juego…gran parte de mi éxito…se debió por haber tomado en serio mi profesión…por respetar el juego. También cuidé mucho mi físico…le daba mucho descanso…viví una vida limpia. En el vestidor del equipo y en el terreno de juego ejecute con respeto, sin vociferar y asi creo que me convertí en un líder y buen amigo de mis colegas.»

Luego de su retiro, manifestó, «Estuve vinculado con Philadelphia y Baltimore a nivel de las Ligas Menores como «coach», instructor y dirigente.

«En las Grandes Ligas fui «coach» de primera base con Philadelphia en el 1996 y con Baltimore en el 2008.»

(En su historial de Grandes Ligas, Dave Cash participo en 1442 juegos, bateo al son de .283 con 1571 imparables en 5554 turnos al bate. Logro 243 dobles, 56 triples y 21 jonrones con 732 carreras anotadas, 426 impulsadas y 120 bases robadas. En su posición prioritaria, la segunda base, vio acción en 1330 juegos y fildeo un muy respetable promedio de .984.)

(Su último juego en las Mayores fue con los Padres de San Diego, el 5 de octubre en el l980, frente a San Francisco en victoria 7 por 3. Su ultimo turno al bate en las Grandes Ligas fue en la octava entrada y frente al derecho Fred Breining recibió una base por bolas.)

Sobre un día rutinario de su vida en el presente, dijo, «Desde el 1994, mi hogar ha estado en Florida. Vivo muy tranquilo…toda mi vida me ha gustado pescar y cada vez que puedo salgo a jugar golf. Soy un hombre feliz.

«Mi esposa, Pamela, falleció hace seis (anualidades) y tengo tres hijos…Carmen, Alexandra y David…repito soy un hombre feliz.»

Finalizando nuestra charla hizo un pedido especial, «Hay un pelotero de Puerto Rico que respeto y quiero mucho desde nuestros días con Philadelphia…»Willie» Montañez…dale mis saludos y dile que nunca me he olvidado de él.»

Haber compartido con Dave Cash ha sido algo como un bálsamo de alegría. Su voz refleja paz espiritual y a la vez solidifica que aún se puede tener confianza en seres humanos.

¡Esta charla ha sido algo como un regalo de Dios!

Al finalizar nuestra charla, Dave Cash comento, «Desde que yo recuerdo, Dios fue parte muy importante en mi vida…en la vida de mi familia. Para haber llegado a las Grandes Ligas…para haber vivido lo que he vivido…Dios me ha bendecido de una forma especial!

(FOTO—El pasado 1ro de septiembre del 2021…en la ciudad de Pittsburgh, Pennsylvania, durante la celebración del medio siglo cuando en el 1971 los Piratas tuvieron una alineación compuesta con sus nueve peloteros siendo de piel «Negra», se reunieron estos hermanos…al frente «Manny» Sanguillen y de pie, de izquierda a derecha, Gene Clines, Al Oliver y Dave Cash. (Foto exclusiva del escritor de sangre «Boricua» de Nueva York, Daniel Torres.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba