Edgar Martínez: legendario pelotero y mejor persona

Durante más de medio siglo involucrado en distintas capacidades en el beisbol de las Grandes Ligas uno se relacionada con distintas personalidades o caracteres. Eso en mi apreciación es una experiencia colectiva «educacional» y marcadamente interesante.

Una de esas experiencias inolvidables es la de un pelotero de sangre «Boricua» nacido un día como hoy, en la ciudad de Nueva York en el 1963, hace 59 anualidades, pero criado en Dorado, Puerto Rico.

Su nombre…Edgar Martínez…defensor de la tercera base, pero más que nada un excelente bateador que puso en el mapa del «Salón de la Fama del Beisbol» de las Grandes Ligas al bateador designado, anterior y mayormente clasificado como un «especialista»…para muchos votantes elegibles de la Asociación de Escritores de Beisbol de América…no dignos de la inmortalidad beisbolera.

En el 2019…al ser elevado a esa «Tierra Sagrada del Beisbol»…Edgar, bateador derecho, recibió el honor merecido desde hacía nueve anualidades de elegibilidad.

Como prueba fehaciente de su grandeza como bateador designado, en su última temporada jugando (18 en total–todas con los Marineros de Seattle) la del 2004…el «Beisbol de Grandes Ligas» nombró el premio anual para el mejor designado de cada temporada…»El Premio Edgar Martínez».

Durante su estadía en las Mayores, Edgar en 2055 juegos bateo al son de .312 con 309 jonrones. 1219 carreras anotadas y otras 1261 impulsadas. Además, conecto 15 triples y 514 dobles. En su carrera obtuvo 5 premios «Bate de Plata» por excelencia ofensiva.

De sus 2247 imparables 838 fueron de extrabases (dobles-triples-jonrones) para un muy aceptable 37%.

Tanto en el 1992 como en el 1995, Edgar se proclamó campeón de bateo de la Liga Americana con promedios de .343 y .356, respectivamente. Otro dato importante en su historial es que fue elevado al «Juego de Estrellas» en representación de su liga en 7 ocasiones. Desde la jornada del 1995, el pelotero que lucía el número 11 en su uniforme, fue utilizado exclusivamente como bateador designado por su equipo.

Con Edgar Martínez no hablo hace algunas anualidades y desde temprano en el presente Siglo 21 no nos vemos en persona. Sin embargo, él es un ser que respeto en grande…en o fuera del uniforme de pelotero.

Nos conocimos allá para el 1984, cuando era miembro de los Metros de San Juan y este servidor ejecutó como el puente del equipo para buscar talento en los Estados Unidos (jugadores importados) para la novena que, bajo el mando del dirigente «Mako» Oliveras, se proclamó campeón de la entonces Liga de Beisbol Profesional de Puerto Rico (1984-1985).

Dato interesante publicó hace pocas horas el sitial MBL.com: Dos lanzadores en el «Salón de la Fama»…Pedro Martínez (Republica Dominicana) y Mariano Rivera (Panamá) (sin prejuicios por ser Latinoamericanos) expresaron que Edgar Martínez fue para ambos uno de los bateadores más difíciles a los que se enfrentaron.

Además, MLB.com publicó lo siguiente: Durante su carrera, en los meses de abril y mayo juntos, bateó .297…en los meses de mayo .323…en los meses de junio .306…en los meses de julio .314…en los meses de agosto .315 y en los meses de septiembre y octubre juntos .310.

¡Al buen entendedor…pocas palabras…bastan!

En el título de este ensayo me refiero a Edgar Martínez como un legendario pelotero y mejor persona.

Como escribí anteriormente…en el 2019 fue exaltado al «Salón de la Fama del Beisbol» en Cooperstown, Nueva York.

Su número de uniforme…el 11…fue retirado por los Marineros el 12 de agosto del 2017!

En el litoral del sur del estadio de los Marineros fue develada una estatua en su honor el 11 de agosto del 2021…¡en la Calle Edgar Martínez!

Y aunque es un dato básicamente «perdido en la historia», en el 2007…en Boise, Idaho, Edgar Martínez fue exaltado al «Salón de la Fama Mundial del Humanismo».

Esos honores respaldan el título de este ensayo y en silencio me enorgullecen de que Dios me regaló la hermandad de otro grande «Boricua»…Edgar Martínez… ¡hace ya casi cuatro décadas!

Hombre noble, decente, humilde…más bien de pocas palabras…así recuerdo a Edgar Martínez. Para este servidor, Edgar, sin ser extrovertido, es un hombre muy inteligente.

Y en el veo que, sin connotaciones políticas, que se puede «hacer patria bonita» lejos de la Isla que amamos.

(Foto—Durante la temporada del 2000, Edgar Martínez y Luis Rodríguez-Mayoral, entonces funcionario de los Tigres de Detroit, se reunieron en el Comerica Park de dicha ciudad. Sus rostros reflejaron mutua alegría. (Foto cortesía de Bill Eisner, fotógrafo oficial de los Tigres de Detroit.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba