Félix Millán: gran pelotero boricua reside feliz en Florida

El muy eficiente defensor de la segunda base que fue Félix Millán, recién cumplió 78 anualidades de vida.  Lleva ya algún tiempo residiendo en el estado de Florida, primero en la periferia de Clermont, a unas 24 millas al oeste de Orlando, y en la actualidad en Kissimmee, a otras 22 millas hacia el sur de dicha ciudad.

Han transcurrido ya cincuenta anualidades desde que le conocí personalmente en Atlanta…donde el militaba con los Bravos de la Liga Nacional…en unión a otros dos recordados Boricuas. Eran ellos el miembro del Salón de la Fama del Béisbol, Orlando Cepeda y el siempre recordado lanzador, Julio Navarro.

Jamás olvido que desde el primer momento en que le conocí me percaté de su humildad…por ende, de que recibió una gran educación social en su hogar durante su crecimiento con toques Cristianos.

Hablo esporádicamente con él y en esta etapa de su vida lleva ya casado con la gentil dama, Mercedes García, desde el 12 de diciembre en el 1962.

Durante nuestra más reciente charla, manifestó Félix, «Vivimos tranquilos. Nuestra rutina es básica y agradezco a Dios todo lo bonito que nos ha permitido vivir.  Aquí en Florida comparto con peloteros de Puerto Rico como David Roselló, Manolo Rodríguez y hasta he jugado ‘golf’ con Eduardo Figueroa y su hermano Tony.  Aquí hay un ambiente con toques de Puerto Rico y uno siempre disfruta toques de nuestra cultura.  Sin embargo, ha sido también bonito compartir con un amigo de mucho tiempo…Sam McDowell, que lanzó en la Isla allá en los 1960.»

Sobre Puerto Rico, comentó: «Hace unos meses visité la Isla. Eso siempre es algo que me alegra. Pero sufro por mi tierra y mi gente…las cosas no son como antes…veo mucho sufrimiento y no sé como solucionar la situación…todo está en las manos de Dios…en las manos del gobierno y en las actitudes de las personas. Mercedes y yo oramos mucho por nuestra gente.»

Continuó Félix, «Visité pueblos como mi Yabucoa, Caguas y otros cercanos que han sido importantes en mi vida.  Y me dio alegría cuando un amigo me dijo que la maqueta para el estadio que lleva mi nombre en Yabucoa (su lugar de nacimiento) afectado por el Huracán María, está bien bonita y que cuando se pueda estará disponible para su uso.»

Félix Bernardo Millán militó en las Grandes Ligas durante 12 temporadas con Atlanta y los Mets de Nueva York (entre 1966-1977). En 1480 partidos bateó al son de .279 con 1617 imparables, 699 carreras anotadas y otras 403 impulsadas.  Defendiendo la segunda base, en 1450 juegos, fildeó un eficiente .980 ganando dos «Guantes de Oro» y siendo elevado a tres «Juegos de Estrellas» en la Liga Nacional.

En Puerto Rico jugó 17 años con Caguas, y es uno de cinco en ganar dos títulos de bateo de forma consecutiva.  Además, en el 2013, fue seleccionado entre los mejores 75 jugadores de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico.  Pueden ver su récord en este enlace https://beisbol101.com/felix-millan/.

Tras su carrera en las Mayores, entre el 1978 y el 1980, se estableció como una gran estrella con «Yokohama Taiyo Whales» en el béisbol de Japón.  Inclusive, durante la jornada del 1979, Félix Millán hizo historia en grande al batear al ritmo de .346…convirtiéndose en el primer pelotero no nacido en Japón en lograr un título de bateo el de la Liga Central.

Como dato curioso, en Japón consumió 1139 turnos oficiales al plato pochándose solamente 53 veces. O sea, un ponche cada 21.4 turnos al bate. ¡Y eso es muy bueno en la liga que sea!  Inclusive, en Grandes Ligas, Millán tuvo 242 ponches en 5,791 para un ponche cada 23.92 turnos, el segundo mejor solo superado por Víctor Pellot que se ponchaba cada 24.48 turnos.

HANK AARON!

Sobre Hank Aaron, el glorioso pelotero, recordó Félix, “Desde mi primer día en las Mayores con Atlanta…hasta el día de su muerte (el 22 de enero del 2021)…fue mi hermano.  Debuté con Atlanta el 2 de junio del 1966 y él me dijo que le informara donde yo iba a vivir. Le dije que no sabía. Entonces me dijo que no buscara donde vivir…pues el quería que viviera en su apartamento.  El próximo día me dijo que tomara uno de sus autos (un Camaro blanco y azul) y que cerca al apartamento había un lugar donde podía desayunar. Es más…me dijo que usara el auto durante la temporada (ya iba para el tercer mes de competencia).  No conforme, le dijo al secretario de viajes, Don Davidson, que él quería que yo fuese su “roomie” (compartir su habitación) en los hoteles cuando estuviéramos jugando fuera de Atlanta…y así fue durante cinco temporadas.  Además, en el vestidor de Atlanta mi “locker” estuvo siempre al lado del suyo. Así fue Hank conmigo hasta que estuve con Atlanta al finalizar la temporada del 1972. Para mí…Hank fue un amigo…”hermano” y consejero. En ese sentido…fui un afortunado de Dios.”

En un día rutinario en la actualidad, Félix vive tranquilamente, “Somos básicamente Mercedes y yo…tranquilos aquí en casa. En ocasiones voy a “shows” de coleccionistas y firmo autógrafos…o juego “golf”…voy a algún juego de “estrellas del pasado” y me mantengo en contacto con los Mets de Nueva York…en las primaveras paso tiempo con ellos en su campo aquí cerca en Port Saint Lucie, Florida. Me mantengo activo lo más posible.”

Tiene un viaje pendiente para el 2021, si Dios quiere, “Mercedes y yo queremos ir a Panamá. Allí vive un gran ser humano y su esposa…Gil Garrido, que jugó conmigo en Atlanta. Nunca hemos visitado a Panamá.”

Hablar con Félix Millán es una terapia para el alma. Mantiene el temple moderado de siempre…la decencia…el respeto…al igual que cuando le conocí en el 1970.

Poniéndolo en otras palabras, “Félix Millán, en este mundo a punto de explotar, hasta cierto punto debido al mucho deterioro en una humanidad falta de Dios…es algo como un “oasis espiritual proporcionado por Dios” en el desierto que en ocasiones vivimos sobre la faz de la Tierra.”

(FOTOS)—–A la izquierda vemos a Félix Millán en prácticas pre-juego con el equipo Taiyo en Japón durante la temporada en el 1978. En el 1979 se convirtió en el primer campeón bate no nacido en Japón con promedio de .346 de la Liga Central. A la derecha, le vemos con sus hijos, Femerlie y Bernie y el autor, Luis Rodríguez-Mayoral, en su hogar en las afueras de Rio Piedras, Puerto Rico, hablando sobre su primer “Guante de Oro”…de dos que obtuvo en la Liga Nacional en su carrera (1969 y 1972). (Fotos del archivo del autor).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba