Félix Millán y Víctor Pellot: históricos bateadores

Ni el defensor de la segunda base, Félix Millán…ni el defensor de la primera base, Víctor Pellot Power…fueron bateadores de por vida de .300 en las Grandes Ligas durante sus destacados historiales.

Ni Millán…ni Pellot Power fueron «maquinas» productoras de anotaciones. Dios no los doto con poderes jonroneriles. Sin embargo, ambos fueron bateadores con «magnificas» habilidades físicas y visuales para hacer contacto ante lanzamientos de los lanzadores en sus respectivas carreras.

De por vida, Víctor bateó al son de un respetable .284 con 126 jonrones en 1627 juegos con Philadelphia-Kansas City, Cleveland, Minnesota, Angelinos de California y Philadelphia entre el 1954 y el 1965.

Por su parte, Félix bateó al son de un respetable .279 con 12 jonrones en 1480 juegos con Atlanta y los Mets de Nueva York entre el 1966 y el 1977.

Como defensor de la primera base, Víctor logró promedio de por vida de .994 en 1304 juegos y fue galardonado con «7 Guantes de Oro» consecutivos en la Liga Americana entre el 1958 y el 1964.

Como defensor de la segunda base, Félix logró promedio de por vida de .980 en 1450 juegos y fue galardonado con «3 Guantes de Oro» consecutivos en la Liga Nacional entre el 1969 y el 1971.

(HISTORICOS LOGROS COMO BATEADORES DE MILLAN Y PELLOT POWER…MUY, MUY POCAS VECES SE PONCHARON.)

En tiempos modernos relacionados con el beisbol de las Grandes Ligas…más bien desde el final de la Segunda Guerra Mundial (1ro de septiembre del 1945…se cumplen durante esta temporada 77 anualidades) según destaca el respetado colega del «Salón de la Fama del Beisbol de las Grandes Ligas, Craig Muder, solamente tres peloteros con por lo menos 6000 presentaciones al cajón de los bateadores se han ponchado menos de 250 veces.

Son ellos Nellie Fox entre el 1947 y el 1965 con Philadelphia. Medias Blancas de Chicago y Houston quien en 10351 presentaciones al plato se ponchó en solamente 216 ocasiones. Entonces, Millán con 242 ponches en 6325 presentaciones al plato. Luego, Pellot Power con 247 ponches en 6461 presentaciones al plato.

Sobre el bateo de Millán, comentó el extraordinario bateador y jonronero que fue Hank Aaron hace décadas al rotativo «Atlanta Journal Constitution», «Cuando se refiere al control del bate, Millán es uno de los mejores. Protege muy bien el plato y también es muy bueno bateando hacia la banda contraria (especialmente hacia la banda el jardín derecho).»

Por su parte, para la misma época su dirigente con Atlanta, Luman Harris, le comento a «Prensa Unida Internacional», «El no batea para largo metraje…pero cuando está en el cajón de los bateadores uno sabe qué hará contacto. Dia tras día…él hace su trabajo.»

Para simplificar los comentarios de Harris entiendo que el arte de batear conlleva estar al tanto de la situación del juego y por ejemplo sabiendo como y cuando tocar la bola, batear detrás del corredor en base y conocer los recursos en lanzamientos del lanzador contrario entre otros detalles.

Para ser un buen bateador no necesariamente hay que tener poder jonroneril o batear sobre los .300. El bateo es una «ciencia» que requiere mucho del conocimiento de juego del pelotero que sea.

De Víctor, recuerdo que fue un bateador agresivo…un bateador muy inteligente…un pelotero con intelecto fuera de lo común…es más, a mi entender poseía un doctorado en el juego de beisbol. Jamás olvido la emoción y el colorido que le «imprimía» a su profesión. Era en mi apreciación un pelotero que a los fanáticos les agradaba ver ejecutando en el terreno de juego.

(MILLAN COMO BATEADOR EN JAPON: Tras su carrera en las Grandes Ligas, Félix Millán jugó durante las jornadas 1978-1979-1980 con la novena «Yokohama Taiyo Whales».

(En el 1979, bateo al son de .346 proclamándose como el primer campeón bate de dicha liga no nacido en la «Tierra del Sol Naciente». De por vida tuvo promedio allá de .306 con 12 jonrones y 92 carreras impulsadas.  En 1297 presentaciones al plato Millán se ponchó en solamente 52 ocasiones en la «Tierra de Shohei Ohtani.»

Con relación a Víctor Pellot Power, manifestó, «Tuve el honor de conocerle bien como persona y como el gran, gran pelotero que fue. Fuimos en el beisbol de Puerto Rico…»Criollos de Caguas»…al igual que fue mi dirigente. Además, como persona fue muy importante en mi vida.

«Víctor fue un eficiente pelotero completo con grandes habilidades…no necesariamente jonronero. Sin embargo para mí fue un gran amigo…consejero…maestro en materias del beisbol y fuera del beisbol.

«Mi bateo fue bastante parecido al de Víctor.

«Me apena pues nunca pudo publicar su biografía… su libro…como él decía. De haberlo logrado hubiese sido una gran aportación al juego y a la humanidad. Repito…Víctor ha significado mucho para mi…hasta el día de hoy y por siempre.»

Víctor Pellot Power falleció víctima de cáncer en Bayamón, Puerto Rico contando con 78 anualidades y 28 días de vida el martes, 29 de noviembre del 2005. Sus restos se encuentran en el Cementerio Porta Coeli de dicha ciudad.

Félix Millán, contando con 78 anualidades de vida reside con su noble esposa, Mercedes, en la periferia de Kissimmee, Florida.

Durante la presente temporada de las Grandes Ligas los Bravos de Atlanta y los Mets de Nueva York le han invitado a sus «Juegos de Estrellas del Pasado».

Al respecto, con su acostumbrada humildad, nos comentó hace pocas horas, «Ser invitado a esas celebraciones es algo que me brinda mucha alegría…pues, en silencio pienso que los equipos y millones de fanáticos supieron apreciar mi trabajo como pelotero.»

Nos conocemos Félix Millán y este que escribe hace más de medio siglo y hablar con el respetado hermano siempre ha sido muy placentero…es algo como un bálsamo de Dios para con mi alma.

(FOTOS—-A la izquierda, Luis Rodríguez-Mayoral con Víctor Pellot Power en Lenexa, Kansas, en las afueras de Kansas City en tiempos de la Serie Mundial en el 1985. En la próxima vemos a Félix Millán en tiempos recientes.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido
Ir arriba