Hank Aaron: genial pelotero que vivió agradecido de Puerto Rico

La noticia me estremeció hace varias horas. Cuando jugaba en el béisbol infantil y juvenil no trataba de imitar bateando a Joe DiMaggio, Mickey Mantle, Roberto Clemente u Orlando Cepeda…¡trataba de imitar bateando a Hank Aaron!

El jardinero derecho de los Bravos de Milwaukee en aquellos tiempos (1955 al 1963) fue de mis favoritos y más que nada sus jonrones y promedio ofensivo, la mayor parte del tiempo, eran como imanes para mi total entrega siguiendo su trayectoria en el juego.

En el 1957, cuando los Bravos vencieron en la Serie Mundial a los Yankees de Nueva York, más me «acerque» a Aaron dado el hecho de que dos Boricuas jugaban con él en la misma novena…su «carnal» jugador de cuadro interior, Félix Mantilla y el prometedor lanzador, Juan «Terin» Pizarro.

En el 1970, gracias al estelar pelotero Boricua de los Bravos de Atlanta, Orlando Cepeda, le conocí por vez primera en mi vida. En silencio en aquel entonces…eso fue como un regalo de Dios. Poco a poco, viéndole esporádicamente en diversos estadios de las Grandes Ligas, nuestra relación se fue incrementando.

Nacido en Mobile, Alabama, el 5 de febrero en el 1934, al fallecer hoy contaba con 86 anualidades de vida y fungía como vice presidente de los Bravos de Atlanta.

Hace menos de dos horas desde mi auto charlaba con el gran golfista Boricua de fama internacional, Juan «Chi-Chi,» Rodríguez, quien me manifestó, «Hank Aaron fue un pelotero extraordinario. Siempre me impresiono, pues jamás escuché de su parte una opinión negativa sobre persona alguna.

«Además, fue un modelo para la conducta de la juventud y jamás olvido que cuando supero el entonces record de jonrones de todos los tiempos Babe Ruth (el 8 de abril del 1974, en Atlanta) que era de 714 jonrones, dijo, «Que nunca se olviden de Babe Ruth. Solamente quiero recuerden a Hank Aaron.»

Por otra parte, de mi archivo de notas, extraigo una del siempre recordado campeón mundial peso completo, Muhammad Ali, «Hank Aaron es el hombre que más idolatro más que a mí mismo.» Comentario ese…típico con jocosidad de buena fe y sincero de parte de Ali.

Varias veces, durante las décadas 1970-1980, coincidimos varias veces con Aaron…Víctor Pellot Power y este servidor…y la química entre ellos era muy efervescente. Jugaron juntos con los Criollos de Caguas durante la jornada invernal 1953-1954 en Puerto Rico.

Hank Aaron conectando uno de los nueve jonrones que dio en Puerto Rico en la temporada 1953-54. Presto a felicitarlo el legendario Cefo Conde.

En grabación efectuada con Aaron en el Comiskey Park de Chicago estando con los Cerveceros de Milwaukee durante su última temporada, comentó, «En Caguas aprendí mucho…en Caguas me hice jardinero derecho gracias a mi dirigente Mickey Owen (antes defendía la segunda base)…en Caguas jugué con un muy buen amigo que éramos como hermanos…Félix Mantilla y en Caguas en el 1954 nació mi hija Gaile.» (Para su récord en Puerto Rico favor de accesar a https://beisbol101.com/hank-aaron-3/)

En mi apreciación, son muy, muy pocos los peloteros con la consistencia que tuvo Hank Aaron…jugó 23 temporadas en las Mayores con Milwaukee y Atlanta de la Liga Nacional y sus últimas 2 con Milwaukee de la Liga Americana.

De por vida bateo al son de .305 con 3771 hits, entre ellos 624 dobles, 98 triples y 755 jonrones (o sea 1477 de sus ‘hits’ fueron de extra bases para un 39%).

Además, anotó 2171 carreras, impulsó otras 2297 (primero en la historia) y sigue siendo el primero con 6856 total de bases acumuladas.

Escribiendo estas líneas me llegó una llamada de otro hermano. El gran receptor nacido en Panamá, prioritariamente de los Piratas de Pittsburgh, «Manny» Sanguillén.

Sobre Hank Aaron nos dijo, «Estoy triste…siempre me llevé muy bien con él. Fue un hombre muy decente y demás está decirte que uno de los mejores, mejores peloteros en la historia.

«Hace rato estoy recordando que al venir a batear en su primer turno saludaba al árbitro…luego me preguntaba que como yo estaba y me deseaba un buen juego. Hank era un hombre de personalidad única…era muy decente y reflejaba una gran seguridad en sí mismo,

«Y hablando de sus jonrones te digo que era asombroso, pues la sacaba en cualquier parque…casi a su antojo y con el poder necesario de para superar la verja…era como si el media la distancia a llevar la bola lo suficiente para lograr un jonrón.»

Retornando al historial de Hank Aaron es admirable que entre el 1955 y el 1975…consecutivamente fue elevado a equipo «Todos Estrellas».

En el plano personal, manifiesto que la vida da sorpresas…como dice el gran cantante e intelectual de Panamá…Rubén Blades.

El 21 de enero en el 1981, coordine y dirigí en el Estadio Juan Ramón Loubriel en Bayamón, Puerto Rico, al igual que el Parque Solá Morales de Caguas, dos clínicas de béisbol para jóvenes a beneficio de los «Niños Escuchas de Puerto Rico» con Hank Aaron gracias a la invitación del respetado amigo, el Lcdo. Tom Haydon.

Imagínese como me sentí…ya con 35 anualidades de vida en esa «experiencia» con el pelotero que yo imitaba bateando como chamaquito en Puerto Rico, Panamá y Seattle, Washington.

Recuerdo con la alegría y sinceridad que este gigante peloteril me recibía…recuerdo que batallo contra la pobreza…como batallo por la igualdad social en y fuera de los Estados. Lo hizo con la elegancia…con el decoro de un hombre de estado…así era el Hank Aaron que en humildad fuese mi amigo.

El Presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, felicita a Hank Aaron luego de honrarlo con la Medalla de Honor Presidencial en 2002. (bushcenter.org)

En el 2002, Hank Aaron fue honrando cuando el Presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, le honro con la «Medalla Presidencial de Honor».

En el 1982, recibió el máximo honor en el béisbol de las Grandes Ligas al ser exaltado al Salón de la Fama en Cooperstown, Nueva York, con un porcentaje de aprobación por parte de los electores de 97.8%.

Jamás escuche comentario alguno negativo de Hank Aaron el pelotero…jamás escuche comentario alguno negativo de Hank Aaron el ser humano.

En silencio, a Dios las gracias le doy por regalarme la amistad de Hank Aaron…un hombre enviado por El para ser emulado por sus congéneres y que desde hoy reposa a Su Diestra Divina!

(FOTOS)—En el centro vemos al inolvidable pelotero de Puerto Rico, Víctor Pellot Power…mientras se saludan Luis Rodríguez-Mayoral y Hank Aaron…en el Comiskey Park de Chicago durante el verano del 1976. En la foto a la derecha vemos a Hank Aaron en tiempos relativamente recientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba