Héctor L. Ortiz Rivera: Custodio de la historia deportiva de Ponce

El Inmortal del Béisbol, Tany Pérez, junto al Director del Museo Pancho Coimbre, Héctor L. Ortiz.

En Queens, condado de la ciudad de Nueva York, nació hace 46 calendarios….Héctor L. Ortiz Rivera. A muy temprana edad, con su madre, Migdalia Rivera, fue a residir a Ponce.

En conversación telefónica reciente recordó, «Desde muy joven me interese en los deportes. Coleccionaba videos, toleteros y me interese en las estadísticas. Jugué pelota de barrio y en el atletismo corría los 100 y 200 metros».

«Era y soy fanático de los Mets de Nueva York. Marginalmente seguía a los Yankees. Además, en Ponce fui apoderado de equipos de softbol y béisbol a nivel municipal.»

Héctor se graduó de la Escuela Superior Dr. Manuel de la Pila Iglesias en el 1990. Ya para el 1995 es nombrado Asistente Administrativo en el Municipio de Ponce al igual que paso ser guía turístico de la pintoresca ciudad.

Allá para el 1992 se estableció en la Avenida Las Américas, no muy lejos del Parque Paquito Montaner, el Museo Francisco «Pancho» Coimbre, honrando a la legendaria figura del mundo peloteril, nacido en Coamo, el 29 de enero del 1909, pero que hizo de Ponce su hogar.

De fama internacional, «Pancho» fue reconocido como una estrella genuina en Canadá, Venezuela, México, Colombia, República Dominicana y las Ligas Negras en los Estados Unidos.

Más o menos comenzando la década de los 1990, el legendario periodista de Ponce y ejecutivo municipal, Pedro Carlos Lugo, se las ideó para que dicho museo fuese ubicado en la periferia del Parque Charles H. Terry, la cuna dorada del béisbol en la ciudad.

En el 1992, con el aval del primer mandatario de la ciudad, el sobresaliente ciudadano y servidor público, Rafael «Churumba» Cordero, dio el visto bueno y la misma edificación custodia en el presente, para la historia, el Museo Francisco «Pancho» Coimbre y la Galería de Inmortales del Deporte de Ponce.

Luego de sus estudios en escuela superior, Héctor curso estudios en diseños gráficos en el 1992 en el Metro College ubicado en Ponce y en el 2016 obtuvo un grado asociado en turismo de la Columbia Central University en Yauco. O sea, sus experiencias le permitieron, con su amor hacia el béisbol y los deportes, ser nombrado Director del Museo Francisco «Pancho»Coimbre en el 2005.

Sobre su labor elaboró, «Tomo muy en serio mi trabajo. Ser custodio de la historia deportiva de Ponce es importante. Tiene que ver muchísimo con la educación.

«Nos visitan jóvenes de escuelas en distintos niveles de su educación de Ponce y otros pueblos de la Isla. Ahora que el Puerto de Ponce recibe grandes cruceros hemos visto un incremento en turistas. Eso es bueno en tantos aspectos para la ciudad.

«Un museo, sea donde sea, necesita ser actualizado, más o menos, cada década. Mi experiencia en diseño grafico me ayuda a mantener «viva en colores» las exhibiciones y eso cala profundo en las mentes de las personas, inmaterialmente de sus edades.»

El «ejercito» que impulsa al caballeroso Héctor L. Rivera Ortiz, tiene en la jefatura a su dama esposa, Doralis Vázquez, a su vez la Coordinadora del Carnaval de Ponce cada mes de febrero.

En el Museo Coimbre cuenta con el respaldo de eficientes profesionales como Catherine Rosa (desde el 1992–guía de turismo), Ivicelys Loyola, Nilda Rivera, Corsino Nazario y Jessie Santos.

El agradecimiento por parte de Héctor esta acentuado en la Alcaldesa de Ponce, la Honorable María E. Meléndez Altieri, «Sin su respaldo sería muy difícil llevar a cabo un labor eficiente como se merecen el Museo Coimbre y la Galería de Inmortales de Deporte de Ponce.

«Cuando uno tiene a la máxima figura gubernamental de Ponce entendiendo la valía cultural, educacional e histórica de nuestra institución uno trabaja con mucha más entrega total.

Agradecido estamos, también, de la ciudadanía que nos respalda, así como de tantas entidades civiles y deportivas. Y no me puedo olvidar, por ejemplo, de los exaltados a la Galería de los Inmortales que hacen posible exhibir tantas posesiones, de grandes valías, de sus respectivas carreras.»

Héctor L. Ortiz Rivera es un noble profesional que enaltece la grandeza, mediante el mundo de los deportes, de la «Capital Quenepera de Puerto Rico…Ponce».

Adelante, hermano, tu trayectoria en la ruta programada por Dios en esta vida la llevas como un responsable ser humano y con gran hombría de bien.

(Este artículo va dedicado a la gran dama, «Cuqui» Acevedo viuda de «Paco» Coimbre, hijo del legendario pelotero y ciudadano que fue. Sus contribuciones han hecho posible la existencia del Museo.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido
Ir arriba