Jerry Morales: hombre noble, excelente pelotero

Su mayor inspiración peloteril la recibió de Roberto Clemente a los catorce o quince calendarios de vida. Al respecto, nos manifestó en al autobús de los Metros de San Juan en el béisbol profesional invernal de Puerto Rico, tarde en la década de los 1980, en un viaje rumbo a Mayagüez: «Un día en Yabucoa el ofreció una clínica de béisbol. No sé la razón, pero como que se concentró en mi persona y me dio algo como lecciones en fildeo, en como tirar, en como posicionarme en los jardines.  Pero más que eso y más que lo que habló del bateo…recuerdo algo que me impactó toda mi vida…hizo énfasis que en el juego de pelota hay que estar despierto en todo momento y que hay que anticipar cada jugada».

Continua Jerry con su interesante relato: «No olvido ese encuentro con Roberto Clemente…pero el pelotero cuyos consejos me «moldearon» fue el gran «Maleante» (expresándose en forma respetuosa y jocosa) fue el gran Víctor Pellot Power. Pero a ambos les debo mucho en esta vida».

Julio Rubén ¨Jerry¨ Morales nació en la Calle Cristóbal Colón en Yabucoa, Puerto Rico, el 18 de febrero del 1949 y correteo bastante en su vecindario en el Residencial Dr. Víctor Berrios. Como muchos chamaquitos de su época jugo pelota juvenil y cursó estudios en la Escuela Teodoro Aguilar Mora.

Jamás ha olvidado que allá para el 1963, vio en persona a los Yankees de Nueva York, durante un partido de exhibición, en el Estadio Hiram Bithorn en San Juan, Puerto Rico.

Contando con unos 16 calendarios de vida militó con los Azucareros de Yabucoa en el béisbol aficionado de Puerto Rico y fue compañero de equipo del lanzador Eduardo Figueroa con la novena de Cidra.

En junio del 1966, Jerry formó parte del equipo de Puerto Rico durante los Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados precisamente en Puerto Rico, y fue descubierto, entre otros, por el otrora estelar pelotero y entonces buscatalentos de los Mets de Nueva York…el gran Saturnino ¨Nino¨ Escalera.

El 23 de junio de 1966, Nino lo firmó para los Mets con una bonificación de $21 mil…dinero que Jerry utilizó para comprarle una casa a su querida madre.

En las Ligas Menores durante siete temporadas (perteneciendo a las organizaciones de los Mets, San Diego y Cachorros de Chicago durante todo su historial) participó en 760 juegos y dejó para la historia un promedio de .264, con 48 jonrones, 373 carreras anotadas y 278 impulsadas.

Su debut en las Mayores fue el 5 de septiembre de 1969 jugando con San Diego frente a los Dodgers de Los Ángeles (en rol de corredor emergente por Al Ferrara) y no tuvo turno al bate. Su primer imparable en Grandes Ligas fue el 8 de septiembre…un sencillo a Larry Dierker de los Astros de Houston.

En otra conversación, de muchas que hemos tenido, recordó, «Ir de chamaquito a los Estados Unidos no fue fácil. Otro país, otra cultura y meterle mano al inglés fue difícil durante las primeras temporadas».

«Recuerdo que estaba contento con ser pelotero, pero solamente esperaba que llegara el final de la temporada para regresar a Puerto Rico. Comí cantidades grandes de «hamburgers» y «hot dogs» hasta que comencé a poder pedir otras comidas».

«De eso, también, te puede hablar el gran Eduardo Figueroa con quien compartí mucho en las Ligas Menores en Marion, Virginia y en Winter Haven, Florida».

En las Mayores, Jerry jugó durante quince temporadas con San Diego, los Cachorros de Chicago, San Luis, Detroit y los Mets. En 1441 partidos bateó al son de .259 con 95 jonrones, 1173 imparables, 516 carreras anotadas y 570 impulsadas.

En el fildeo, mayormente en el jardín central. dónde era un artista con el cuero en la mano como Willie Mays, Joe DiMaggio y en tiempos modernos Ken Griffey, Jr., Jerry, el orgullo de Yabucoa…era un Picasso…un Pablo Casals…un Miguel Ángel…ejecutando atrapadas con el estilo «canasta a nivel de cintura».

En el 1977, por Chicago, fue elevado al Equipo de Estrellas de la Liga Nacional celebrado en el Yankee Stadium de Nueva York. En el mismo, Jerry recibió un pelotazo por parte del estelar relevista de los Yankees, Sparky Lyle. Esa temporada, además, se lesionó su espalda y sufrió la rotura de un dedo.

El último juego de Jerry en las Grandes Ligas fue con los Cachorros frente a Philadelphia el 28 de septiembre del 1983. En un turno al bate se fue en blanco.

Gracias al colega e historiador de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico-Roberto Clemente, Jorge Colón Delgado, mediante su página (https://beisbol101.com) informo que Jerry Morales (https://beisbol101.com/jerry-morales/ ) jugó en Puerto Rico entre las temporadas 1966-1967 y 1988-1989 con Caguas y Santurce.

El bateador y tirador derecho promedió .267 en el bateó, conectó 804 imparables entre ellos 146 dobles,16 triples y 66 jonrones mientras anotaba 318 e impulsaba 397 carreras, respectivamente.  En el 2014, fue seleccionado uno de los 75 mejores peloteros de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente.

Luego de su retiro en los Estados Unidos, Jerry Morales fue adiestrador en la organización de los Cachorros, buscatalentos de los Dodgers de Los Ángeles, «coach» de primera base de Montreal (2002-2004) y de los Nacionales de Washington (2007-2008).

Carta Topps 1981

Dejo para lo último un dato ¨trivia-histórico¨ del Boricua: La firma de tarjetas de béisbol (toleteros) TOPPS en el 1981 registró para la historia que el primer pelotero (no siendo receptor) que apareció en un toletero con la visera de la gorra hacia atrás (al revés)  fue Jerry Morales.

Esa fue la forma utilizar la gorra que hizo famosa a nivel internacional el Miembro del Salón de la Fama (desde el 2016), Ken Griffey, Jr.

No veo a Jerry Morales hace ya unas tres décadas…pero jamás olvido al respetado hermano. Como suelo decir…Jerry es uno de los que vive en mi mente por vida. Pues nuestra cercanía en la Tierra fue dictaminada por Dios. Y lo que Dios crea…así será por siempre.

Un abrazo hermano. Que hoy y siempre, en unión a tus seres queridos, ¡ todos tus días sean bonitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba