José Antonio Pagán: gran pelotero y persona perdida en la historia injustamente

José Antonio Pagan, izquierda, hablando de béisbol en su hogar en Caguas con el autor, Luis Rodriguez-Mayoral, tarde en la década de los 1980.

Una tarde luego de la Serie Mundial 1962, ganada por los Yankees de Nueva York cuatro triunfos por tres frente a los Gigantes de San Francisco, en unión a mis «hermanos alma» Haydee y Julio Navarro, visite el hogar de Delia y José Antonio Pagan en su hogar en la Urbanización Villa Blanca en Caguas, Puerto Rico.

Se encontraba este servidor a pocas semanas de mi decimoséptimo cumpleaños y como ya todo «un súper fiebru del béisbol de Grandes Ligas» sabía que estaba en el hogar del campeón bate (promedio de .368) de la pasada Serie Mundial!

Al presente recuerdo el trato cordial de los Pagan. Recuerdo que me impresiono su toque de humildad y la atención que José Antonio presto a mi persona. Desde ese día…hasta el presente…por esa pareja he sentido un magno respeto.

Al pasar el tiempo mi amistad con José Antonio se solidifico y hasta su muerte el martes, 7 de junio del 2011, en Sebring, Florida, mi respeto hacia el perduro y lo hará hasta que Dios lo permita.

Nació, José Antonio, en Barceloneta, Puerto Rico, el 5 de mayo del 1935, por lo que tendría en el presente 84 calendarios de vida. Fueron sus padres la dama Teresa Rodríguez y el mayordomo en un complejo azucarero…Cruz Pagán.

Desde muy joven quería ser pelotero, José Antonio y gracias a los súper eficientes buscatalentos de los Gigantes de Nueva York (luego San Francisco) Pedrín Zorrilla con la colaboración de Alex Pompez, se convirtió en profesional con dicha novena en el 1955.

Su debut en Grandes Ligas aconteció el 4 de agosto del 1959, estando ya los Gigantes de San Francisco. En esa pelota milito hasta su último partido, con los Phillies de Philadelphia, el 15 de septiembre del 1973.

En su primer turno al bate, frente al legendario zurdo de los Bravos de Milwaukee, Warren Spahn, fue fusilado tras una rolata de tercera a primera base. Spahn ha sido el zurdo con más victorias en (363) en la historia de Grandes Ligas.

En total, Pagan vio acción en 1326 partidos logrando promedio ofensivo de .250. Defensivamente, logro porcentaje muy eficiente de .960%, máxime si consideramos el hecho de que defendió la receptoría, primera base, segunda, tercera, el campo corto y los jardines.

A todo esto le sumo que en dos Series Mundiales (ya mencioné la del 1962) y la del 1971, ganada por los Piratas frente a los Orioles de Baltimore, bateó un respetable .324. Pero más importante es el hecho histórico que en el séptimo y decisivo encuentro en Baltimore….en la parte alta de la octava entrada conectó doble impulsador de carrera en las piernas del glorioso Willie Stargell para darles el triunfo en ese clásico a los Piratas.

Tras su retiro con Philadelphia en el 1973…José Antonio regreso a los Piratas como «coach» entre el 1974-1978.

Celebrando el «Hit 3000» de Roberto Clemente días después de su gran hazaña en el 1972.

José Antonio Pagán paso a la historia como el primer «coach» netamente Boricua en las Grandes Ligas!

En charlas informales al pasar el tiempo recuerdo siempre me manifestaba, «Me gustaría algún día dirigir el las Mayores.

«A veces en el banco me sentaba y dirigía el juego en mi mente. Eso es algo común entre los peloteros, más cuando uno no juega todos los días.»

Para este servidor, José Antonio poseía el amor por el juego y el intelecto para dirigir. Era bilingüe…en gran parte bicultural y sus experiencias desarrollaron su liderazgo.

En otra ocasión, recordó, «Hubo un tiempo cuando el dirigente de los Gigantes (Alvin Dark) le prohibió a los peloteros latinos hablar en español cuando estábamos en el estadio. Eso me motivo a mejorarme en muchos aspectos para algún día dirigir y ayudar a otros peloteros latinos.»

El que fuese su dirigente con los Piratas, Danny Murtaugh, dijo para nuestra grabadora en el 1971, «José es un gran pelotero suplente….pero me gusta que conoce los fundamentos del juego. Comunica bien con el pelotero que sea y es una persona agradable.»

Ahora viene a mente algo que estaba un poco oculto en mi memoria: «José Antonio Pagan fue uno de los primeros genuinos jugadores suplentes latinoamericanos en la historia. Y ese hecho es de una gran valía, pero ignorado, en el béisbol.»

Un caso muy similar en la National Basketball Association (NBA) es el Boricua de los Dallas Mavericks, José Juan Barea, quien no siendo necesariamente un estelar regular…aceptando su rol como un sexto hombre en el elenco de jugadores…está dejando para la historia un legado muy encomiable en su deporte.»

Ya en su retiro, en los Estados Unidos dirigió en la Liga Costa del Pacifico (AAA) en el 1978 y 1979 al equipo Ogden, sucursal de los Atléticos de Oakland.

En el Béisbol Invernal Boricua, José Antonio militó durante 19 temporadas con Santurce, Caguas y San Juan. Durante la jornada 1967-1968 con Caguas fue galardonado como Jugador Más Valioso del campeonato y miembro (como tercera base) del equipo Todos Estrellas.

Según récords del querido y respetado colega-historiador Jorge Colon Delgado (Historiador Oficial de la Liga de Béisbol Profesional en Puerto Rico)…Pagán conectó un total de 1015 imparables con 174 dobles, 85 jonrones, 463 carreras impulsadas y 503 anotadas mientras acumulaba un total de 1486 bases.

Como dirigente en la Isla estuvo al frente de Bayamón, Ponce y Arecibo habiendo sido distinguido como Dirigente Más Destacado, tanto en la jornada 1978-79 con Ponce…así como con Bayamón en la temporada 1981-1982!

En su Isla, José Antonio, entre otros reconocimientos, está exaltado en el Salón de la Fama de Puerto Rico y Salón de la Fama de Caguas.

Pasaron los almanaques y como suele suceder…el legado de José Antonio Pagán se fue perdiendo en la historia. Sus logros, debido a injusticias del destino…se fueron olvidando.

Cada cual siguió batallando con los retos que lanza la vida a todo ser humano y para el 1999, personalmente, hacia algún tiempo no sabía de José Antonio y su gentil esposa, Delia.

Al comenzar la jornada 2000…se encontraba este servidor en Detroit en mis funciones con los Tigres y un buen día recibí llamada de su hijo, José, ubicado en dicha ciudad como miembro de una entidad telefónica.

A José le extendí todas las atenciones que pude en el Comerica Park.

Fue entonces que me entere que sus padres se habían mudado al estado de Florida.

El miércoles, 8 de junio del 2011….me enteré que José Antonio Pagán había fallecido víctima de Alzheimer a los 76 calendarios de vida en Sebring, Florida, el día antes.

Mis intentos de hacer contactos con sus familiares fueron un tanto difíciles….pero lo intenté!

Y mientras los restos del respetado buen amigo que fue, José Antonio Pagán, descansan en el sitial Lakeview Memorial Gardens en Avon Park, Florida….en mi mente le veo feliz a cada rato con su amable e inolvidable sonrisa.

Para este servidor es difícil pensar que José Antonio Pagan ya no existe….pues en mi memoria (gracias a Dios) vive por siempre!

(UN ÚLTIMO RELATO)—-Me comentó hace mucho tiempo José Antonio Pagan algo por estilo: «Creo en Dios. Y la persona que más me puso a estar en la búsqueda de Dios fue Bobby Richardson (segunda base de los Yankees de Nueva York).

Durante la Serie Mundial 1962….en una breve charla alrededor de la segunda base…comenzó a hablarme de Dios. Eso fue algo como que salió de «la nada». Y desde ese entonces no he dejado de buscar a Dios.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido
Ir arriba