Mike Cuellar: estelar lanzador y querendón de muchos

Miguel Cuellar, lanzador zurdo nacido en Santa Clara, Las Villas, Cuba, el 8 de mayo del 1937, fue un ser humano especial como astro beisbolero al igual que poseedor de una alegría contagiosa.

Jamás le vi enfadado…siempre tenía para este servidor una sonrisa y chistes. Siempre recuerdo que en ocasiones se viraba un parpado hacia arriba y esperaba la reacción de uno…y la mía era de susto, pues él lo hacía mientras uno no lo estuviese viendo.

En el presente recuerdo al estelar receptor miembro del Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown, Nueva York, que sobresalió con los Dodgers de Brooklyn, Roy Campanella.

Y lo hago, pues Campanella decía, «Para jugar béisbol hay que tener mucho de un chamaquito viviendo en uno». ¡Esa característica era muy típica de Cuellar!

En el 1955, lanzando para un equipo del Ejército Cubano en los tiempos del dictador Fulgencio Batista, lanzo un juego «sin hits-sin carreras» y eso pavimentó su ruta hacia el profesionalismo en los Estados Unidos con la organización de los Rojos de Cincinnati.

Ya para el 1959 arribó a los Rojos y no tuvo decisiones en dos partidos. Tras incursiones en las Ligas Menores, regreso al máximo nivel beisbolero mundial con San Luis antes de pasar a ser parte de Houston, donde jugo en el 1964, ganado 5 juegos y perdiendo 5.

Entre 1965-1968, milito con Houston y gano 37 juegos frente a 36 reveses acumulando efectividad de 2.74 en carreras limpias por cada 9 entradas lanzadas.

El 4 de diciembre del 1968, Cuellar fue cambiado a los Orioles de Baltimore por John Mason (jugador de Ligas Menores) y Curt Blefary.

Poseyendo entonces un record de 42 ganados y 41 perdidos en las Grandes Ligas….Miguel Cuellar, de 6 pies de estatura y unas 165 libras de peso, con los Orioles entre 1969 y el 1974, triunfó en 125 juegos mientras perdía 63. Así se convirtió en un estelarísimo lanzador para la historia.

Durante la Serie Mundial 1985, en Kansas City entrevistamos al glorioso lanzador que fue de los Orioles, Jim Palmer y sobre Cuellar manifestó, «Fue un gran lanzador…no hay dudas. No fue uno que dominaba a los bateadores con una poderosa recta.  Por el contrario, él los mataba con curvas y curvas, pero más que nada los hacia lucir muy mal con su mejor lanzamiento que fue el «screwball»…el tirabuzón».

Finalizando, dijo Palmer, «Para mi entre 1969 y 1974, él fue el mejor lanzador zurdo de la Liga Americana.»

Al respecto, nos dijo Cuellar en Baltimore durante el verano del 1972, «Le debo muchos de mis éxitos como lanzador al veterano Rubén Gómez…pues él fue quien me educo para tirar el «screwball». Él es un gran maestro del pitcheo».

Por otra parte, al legendario dirigente de los Orioles que fue, Earl Weaver, se le acreditan las siguientes palabras, «Cuando dirigí en el béisbol invernal en Puerto Rico a Santurce, teníamos en la alineación figuras del calibre de Tony (Tany) Pérez, Orlando Cepeda, Davey Johnson y Paul Blair. Pero Mike, lanzando por San Juan, los hacia lucir muy mal con el «screwball». De verdad, los hacia lucir muy mal».

Durante su historial en las Mayores (1959 a 1977), Miguel Cuellar lanzo para Cincinnati, San Luis, Houston, Baltimore y los Angelinos de California dejando para la historia 185 victorias frente a 130 derrotas con efectividad muy buena de 3.14, mientras ponchaba 1632 contrario en 2808 entradas lanzadas.

En Ligas Menores gano 59 juegos y perdió 50. No puedo olvidar que en su carrera, además, lanzó en Nicaragua (1956) y México (1962).

Entre su logros en Grandes Ligas….fue seleccionado al Equipo Todos Estrellas de la Liga Americana en cuatro ocasiones y fue miembro de cuatro equipos de Series Mundiales (1964-San Luis y Baltimore 1969-1970-1971).

El 3 de octubre del 1970, en Minnesota durante un partido post-temporada regular hizo historia al convertirse en el primer lanzador en conectar jonrón con la bases llenas en victoria de Baltimore sobre los Gemelos.

Y en el bateo, Cuellar no fue un superdotado. De por vida en las Mayores logro promedio de .115 en 316 partidos y durante series post-temporada bateo .211.

Durante la jornada 1969 con Baltimore se convirtió en el primer lanzador Latinoamericano y el primero no nacido en los Estados Unidos en ganar el Premio Cy Young como el mejor en su liga (Americana). Durante dicha temporada obtuvo 23 victorias frente a 11 derrotas con efectividad de 2.38.

En Puerto Rico entre 1963-1964 y 1982-1983, Miguel Cuellar logró 59 ganados y 53 perdidos con efectividad de 3.17. Lució los uniformes de Arecibo, San Juan y Bayamón. Para más información al respecto, favor pasar el sitial en el internet del respetado historiador de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico-Roberto Clemente, Jorge Colón Delgado…(https:www.beisbol101.com/Miguel-Cuellar/).

Jamás olvido al lanzador de gran colorido y buen amigo, Miguel Cuellar, que posiblemente ha sido uno de los lanzadores más supersticiosos en la historia de Grandes Ligas:

1. Jamás pisaba las líneas de cal (de ‘foul’) rumbo al montículo o de regreso al banco del equipo.

2. Rumbo al montículo o de regreso al banco del equipo,  seguía, casi a perfección, la misma ruta.

3. Si cuando llegaba al montículo encontraba allí el saquito de pez-griega (para mantener seca su mano de lanzar), algún miembro del equipo en el terreno de juego tenía que removerla de allí para que estuviese sobre la grama adyacente al montículo.

4. Por último, el ganador en cuatro temporadas en las Mayores de por lo menos 20 juegos, siempre que viajaba en avión lo hacía con vestimenta azul cielo..

Figuras respetadas, admiradas como personas y profesionales en su campo…figuras marcadamente queridas como Miguel Cuellar no se olvidan. En Baltimore, donde dejó un precioso legado, Miguel Cuellar es un hombre para la historia.  Tan es así… ¡que es miembro del Salón de la Fama de los Orioles!

El 2 de abril del 2010, Miguel Cuellar Santana, un noble guajiro cubano, pasó a la más Divina Dimensión propiciada por Dios, al fallecer víctima de cáncer en el estómago, en Orlando, Florida, a sus 72 calendarios de vida.

Sus restos yacen en el cementerio Woodlawn Memorial Park en Gotha, Florida…a unas 69.6 millas al noreste de la ciudad de Tampa en el mismo estado.

¡Mis respetos para su viuda Myriam…dama Boricua de Caguas…y sus familiares!

Como acostumbro decir acerca de los que han pasado a mejor vida, «Miguel Cuellar…estará vivo en mi memoria. En la misma hay un lugar especial para el hasta que Dios así lo permita.»

(Fotos)—Verano del 1972—Memorial Stadium, Baltimore, Maryland: A la izquierda en el orden acostumbrado, el pelotero de Panamá, «Chico» Salmón, Rudy Hernández, quien fuese el primer lanzador de Republica Dominicana en la historia de Grandes Ligas, el inolvidable lanzador de Cuba, Miguel Cuellar y el Boricua organizador de los Días del Pelotero Latinoamericano en dicho escenario, Luis Rodríguez-Mayoral. En la siguiente fotografía vemos a Miguel Cuellar, ejecutando un lanzamiento por Baltimore durante sus días de gloria peloteril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba