Rafael Palmeiro: en paz consigo mismo

Cuba ha producido tremendos peloteros para el béisbol de las Grandes Ligas entre ellos Atanasio «Tany» Pérez, el primero exaltado al Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown, Nueva York, en el 2000.

Y escribo esto, Dios lo sabe, sin pretender en nada aminorar el valor y la grandeza de otros peloteros de la «Tierra de José Martí» ya reconocidos como que fueron genuinos miembros del «Mejor Béisbol del Mundo» según el dictamen de la Oficina del Comisionado, Rob Manfred, en el presente 2021.

Hoy recuerdo a otro estelar pelotero nacido en Cuba…allí vino al Mundo en La Habana, la ciudad capital, el 24 de septiembre en el 1964. Me refiero a un buen amigo de nombre Rafael Palmeiro, estelar defensor de la primera base, aunque también en su carrera de 20 temporadas en las Mayores defendió los jardines.

Por cuestiones políticas efervescentes en la preciosa Isla acariciada tanto del Océano Atlántico como el Mar Caribe, en el 1971 el destino permitió que su familia se mudara a Miami, Florida, en los Estados Unidos y en esta tierra fue que «se formó» peloterilmente hablando Rafi, como siempre le he llamado.

Egresado de la Escuela Superior Jackson el 7 de junio en el 1982, fue seleccionado por los Mets de Nueva York en el sorteo anual de prospectos. Sin embargo, Rafi declinó el ofrecimiento y opto por una beca de estudiantil de la Universidad de Mississippi.

En el 2008 fue exaltado al Salón de la Fama de la Universidad de Mississippi State y el 2012 al Salón de la Fama de dicho estado.

A nivel colegial recibió máximos honores como pelotero, incluyendo selecciones a equipos estelares de la Conferencia Southeastern y «All American». En 11 de junio en el 1985, se convirtió en pelotero profesional con la organización de los Cachorros de Chicago.

En la jornada invernal 1986-1987, jugó en Puerto Rico con los Metros de San Juan y estando Rafi y este servidor con los Rangers de Texas, tanto en el 1992 como en el 1996 hablámos varias veces de dicha experiencia y en resumen sus manifestaciones fueron algo como, «En Puerto Rico aprendí mucho. Estaba entre personas muy parecidas a mi gente cubana. La pelota allí era casi del calibre de las Grandes Ligas y disfruté jugar con Mako Oliveras…un gran dirigente y buena persona.»

En su historial de 20 temporadas (1986-2005) con los Cachorros de Chicago (3)…con los Texas Rangers (10) y con Baltimotre (7), Rafi vio acción en 2831 juegos y bateó al son de .288 con 3020 imparables.  Además anotó 1663 carreras, impulsó otras 1835 y conectó 585 dobles, 38 triples y 569 jonrones. O sea, de sus 3020 «hits» un total de 1192 fueron de extrabases…39%.

Igualmente, fue elevado a 4 «Juegos de Estrellas», ganó 2 «Bates de Plata» y fue honrado con 3 «Guantes de Oro».

Una enorme gesta en la carrera de Rafi Palmeiro es haber logrado tanto 3000 imparables como 500 jonrones. En dicho nivel de logros ofensivos se encuentran peloteros como Hank Aaron, Willie Mays, Eddie Murray y Albert Pujols.

Nunca olvido que el imparable 3000 en las Mayores de Rafi fue en Seattle, luciendo el uniforme de Baltimore, la noche del 15 de julio en el 2005, en victoria de su equipo 6 carreras por 3. Le disparó un sencillo al lanzador Boricua…de Rio Piedras…Joel Pineiro.

El destino tuvo para él un capítulo de vinculado con esteroides. Una investigación por el Congreso de los Estados Unidos dirigida por el Representante Republicano del Estado de Virginia, Tom Davis, lo eximio de haber mentido en su ponencia el 10 de noviembre en el 2005.

Hasta el presente, tras ser eliminado de elegibilidad para entrar en el Salón de la Fama en el 2014, luego de no lograr en 5% de los votos necesarios, Rafi ha manifestado, «Hay muchas cosas más en mi vida que son más importantes que el Salón de la Fama…trato de no pensar mucho en eso (de acuerdo al sitial de la Asociación de Investigadores de Béisbol de América en revisión de su biografía este pasado 13 de enero).»

No veo hace ya, más o menos, una década a Rafael Palmeiro…la última vez fue en aquí en Arlington, Texas, al coincidir (de auto a auto) en un semáforo. La alegría en vernos fue mutua.

Presumo continua viviendo con su preciosa familia a unas 10 millas al oeste de Aeropuerto Internacional Dallas-Fort Worth. De vez en cuando voy a Dublin, Texas y en la trayectoria paso por las afueras del pueblo de Cebarme y desde la Carretera Estatal 67 veo un bonito parque de pelota…allí fue donde jugó por última vez Rafi en el 2018 con el equipo «Railroaders»…de la Liga Independiente de Texas con su hijo, Patrick.

Respeto mucho a Rafael Palmeiro desde que le conocí hace unas dos décadas…conmigo, en funciones con los Texas Rangers o como dos simples seres humanos, siempre ha sido un caballero. Mis oraciones ante Dios para con él y su gente querida siempre existirán.

(FOTOS)—-A la izquierda, Rafael Palmeiro luego de recibir en el 1992 el «Premio Roberto Clemente» durante el «Día del Pelotero Latinoamericano» en Arlington, Texas, de manos del ideólogo de la actividad, Luis Rodríguez-Mayoral. A la derecha, Rafael Palmeiro durante sus días de gloria con los Orioles de Baltimore.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba