Recordando a Camilo Pascual

Una de las tristes realidades de la vida es que al pasar el tiempo, en la manifestación que sea, el olvido se apodera de la mentalidad colectiva de los humanos.

Ante ustedes un clásico ejemplo que vino a mi mente tras recibir un mensaje del intelectual y educador Boricua…José A. González Taboada. En el mismo inquirió temprano hoy si este servidor había, en algún momento, conocido al gran lanzador orgullo de Cuba…Camilo Pascual.

Es esa la razón por la cual escribo este breve ensayo.

Desde el 1956, contando con diez anualidades de vida, residiendo con mi familia en la «Tierra del Gran Canal»…Panamá, he sabido quien es Camilo Pascual.

Ya llevaba algún tiempo padeciendo de la bonita «enfermedad»…»Amor hacia el Beisbol de la Grande Ligas» y por instinto entonces inexplicable poseía un interés enorme con relación a peloteros de la América Latina.

Camilo Pascual vino al globo terráqueo en la Habana, Cuba, el sábado…20 de enero del 1934. Por lo tanto ya está en sus 87 anualidades de vida y tengo entendido reside Miami, Florida.

Entre el 1954 y el 1971, milito en las Mayores con Washington, Minnesota, Cincinnati y los Dodgers de Los Ángeles.

Al debutar, el jueves, 15 de abril en el 1954, en las Grandes Ligas lanzando por Washington frente a Boston contando con 20 anualidades de vida, se convirtió en el pelotero número 11,111 en ver acción en dicho nivel.

Como todo lanzador tenía varios lanzamientos en su repertorio, sin embargo, sus rectas y sus curvas eran casi «mortales» para los bateadores.

jamás le vi lanzar…pero un inmortal bateador, Ted Williams de los Medias Rojas de Boston, dijo en una ocasión, «Durante su carrera, nadie tuvo una curva tan sobresaliente como la de Camilo en las Grandes Ligas.»

Por otra parte el gran pelotero Boricua que fue, Víctor Pellot Power, nos dijo en una grabación hace ya más de cuatro décadas, «Camilo fue un gran lanzador…hombre bueno…decente. Su recta fue bien buena…pero su curva fue una curva «bien apestosa” …para mí fue de los mejores lanzadores de su generación pero jugo con un equipo malo…Washington.»

En su carrera en las Mayores el gran lanzador derecho tuvo récord de 174 victorias frente a 170 derrotas y acumulo efectividad de 3.63 mientras ponchaba 2167 contrarios. Representó a la Liga Americana en siete «Juegos de Estrellas»…quedando, líder en ponches tres temporadas consecutivas (1961-1962-1963).

Ha sido exaltado al «Salón de la Fama» de los Gemelos de Minnesota…al de la «América Latina» en la Republica Dominicana…al de la «Serie del Caribe»…al del «Beisbol Cubano» en Miami y honrado por el «Museo de Ted Williams» en St. Petersburg, Florida.

En Series del Caribe, en unión al Boricua, Rubén Gómez y al orgullo de Venezuela, José Bracho, comparte el récord con 6 victorias cada cual en la historia.

No puedo olvidar una joya que logró en el partido inaugural de la temporada del 1960. Dicho encuentro se celebró en lunes, 18 de abril. Lanzando en y por Washington frente a Boston en victoria 10 carreras por 1…Camilo Pascual ponchó un total de 15 contrarios. Así estableció el récord de Grandes Ligas…aún vigente de ponches en un juego inaugural…de eso han transcurrido 61 temporadas.

Corría la «Serie del Caribe 1991» en Miami, Florida. Una tarde y por vez primera en mi vida tuve de frente a Camilo Pascual.

Con mi forma respetuosa de ser…me le acerqué y le pedí una entrevista teniendo mi grabadora en la mano derecha. Con una leve sonrisa acepto mi pedido. Al concluir la misma, para mi sorpresa, me dejo saber que sabía de mis ejecutorias en las Grandes Ligas de sobre dos décadas (entonces) a favor de la masa peloteril de la América Latina. ¡WOW…que sorpresa!

Varios meses después, tras un viaje beisbolero por las Mayores de varias semanas, regrese a Puerto Rico y en mi apartado localizado en la estación de correo de la Calle Loíza en Santurce recibo con una nota la foto que pueden apreciar. En esa estación, más o menos unas dos décadas antes charlaba, esporádicamente, con el inmortal cantante Boricua…Tito Rodríguez…un gran fanático del beisbol que residía a poca distancia con su familia en la legendaria «pagoda»…su casa japonesa ubicada en la Avenida McLeary.

Desde chamaquito allá en Panamá…hasta el presente…hace ya unas 65 anualidades…mi admiración y agradecimiento para con el gran lanzador que fue y por el trato que me brindó en Miami en el 1991, mi respeto es vitalicio.

(FOTO)—-Camilo Pascual…sencillamente el gran lanzador…orgullo de Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba