Rubén Gómez: ícono del béisbol boricua

El legendario lanzador derecho Rubén Gómez, nacido en Arroyo, Puerto Rico, el 13 de julio en el 1927, tendría en el presente 93 anualidades de vida.

Le recuerdo con gran respeto y como un hombre y pelotero cubierto de «ferocidad e intelecto» que no le gustaba en nada perder. A todo esto, poseía toques de gracia que aun en ocasiones me traen alegría a la vida.

Me comentó hace algún tiempo el mutuo amigo Juan «Chi-Chi» Rodríguez, el máximo exponente del golf a nivel mundial en representación de Borinquen, «Rubén era un natural. Tal vez, el atleta más grande de Puerto Rico en sus tiempos…pues estaba totalmente entregado a su acondicionamiento físico y poseía la inteligencia para hablar sobre tantos temas.»

Como lanzador, posee la marca de todos los tiempos en juegos ganados en la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico con 174 durante temporadas regulares. Pueden ver su récord en este enlace https://beisbol101.com/ruben-gomez-3/.

Recuerdo que en una ocasión poco después de retirarse me comento con un toque verbal sutil, «Yo fui lanzador durante unas 31 temporadas (incluyendo veranos e inviernos) y por eso pienso que jugué en un total de 62.»

En las Grandes Ligas milito entre el 1953 y el 1967 con los Gigantes de Nueva York y San Francisco, Philadelphia, Cleveland y Minnesota acumulando 76 victorias frente a 86 derrotas en 289 juegos.

Personas que le conocieron durante su juventud han manifestado que Rubén era un gran atleta en pista y como pelotero, también,  obtuvo una beca en la Universidad de Puerto Rico. Sin embargo, allá para la jornada 1947-1948 el propietario de los Cangrejeros de Santurce, el legendario «Piedrín» Zorrilla, lo convenció a dar el salto hacia el profesionalismo.

Han transcurrido muchas décadas, pero jamás olvido lo que me relato el Boricua miembro del Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown, Nueva York, Orlando Cepeda, «Mi padre (Perucho) fue un gran pelotero y por eso desde muy joven conocí a Rubén…él se convirtió en un ídolo para mí y muchos en Puerto Rico.»

Creo que no tantos fanáticos recuerdan que, aunque brevemente, Rubén ante de debutar en las Mayores con los Gigantes de Nueva York el 17 de abril en el 1953, perteneció a la organización de los Yankees de Nueva York y jugó con Kansas City-AAA a nivel de las  Ligas Menores.

Su firma con los Yankees se llevó a cabo el 3 de diciembre en el 1951 gracias la figura del legendario buscatalentos del equipo, Tom Greenwade…el mismo que descubrió al legendario Mickey Mantle para dicho equipo.

Kansas City le permitió ver acción en un solo juego en el cual salió victorioso, no lo utilizaron más y fue dejado libre en el mes de junio del 1952.

Para esa época el racismo estaba rampante en los Estados Unidos y muchísimos peloteros de la raza Negra e Hispanos fueron víctimas de los que «portaban» dicho cáncer social.

Hablando con Rubén allá durante los 1970, recuerdo me relató algo así, «Una vez durante un entrenamiento primaveral con los Gigantes estábamos en Texas y el hotel donde me tuve que quedar era tan asqueroso que tuve que dormir con mi uniforme puesto.

«Me quede dormido y llegue tarde al parque. Entonces los peloteros comenzaron a burlarse de mí y les dije, «Ustedes son blancos…yo no. De noche ustedes duermen como personas decentes. Yo no lo soy…anoche dormí como un animal.»

De pronto el dirigente Leo Durocher se le acercó y le dijo, «Rubén, mientras yo me llame Leo Durocher eso jamás te pasara a ti. Próximamente, todos en el equipo nos quedaremos en el mismo hotel.»

Willie Mays felicita a Rubén Gómez luego de su triunfo en el tercer partido de la Serie Mundial de 1954.

Entre sus mayores logros, Rubén Gómez se convirtió durante la Serie Mundial 1954, Nueva York versus Cleveland, en el primer lanzador negro latino en iniciar y ganar un partido de Serie Mundial. Ante 71,555 fanáticos en Cleveland…los Gigantes vencieron 6 carreras por 2…aquel memorable 1ro de octubre.

Para ese tiempo Rubén estaba interviniendo con Willie Mays, jardinero central de los Gigantes, para que jugara con Santurce, al igual que el propietario del equipo «Pedrin» Zorrilla. El campeón bate de la Liga Nacional y su «Jugador Más Valioso»… Mays…jugó ese invierno (1954-1955) en Puerto Rico.

Sobre Mays, comentó Rubén, «Willie, que no se acercaba al licor…en días libres jugaba pelota con chamaquitos en las calles con palos de escobas como bates (stickball). El verdadero Willie,  siendo la estrella que fue, visitaba escuelas y muchas veces la prensa no le trataba muy bien (se entiende que por ser de piel Negra).»

Un relato jocoso. El 17 de junio en el 1956 en Milwaukee, Rubén le dio un pelotazo a Joe Adcock en la primera entrada y el bateador derecho se dirigio al monticulo para confrontarlo. Rubén, según se cuenta, salió corriendo a las millas hacia el banco de los Gigantes y obtuvo un «picahielo». Jugadores intervinieron y así finalizó la posible gran trifulca. De ahí en adelante todo fue paz entre ellos.

Como pelotero profesional, el apodado «Divino Loco» jugó en los Estados Unidos, Puerto Rico, México, Republica Dominicana y Venezuela. En total…ganó 372 juegos y perdió 270 en  temporadas regulares, y en post temporadas obtuvo 36 victorias frente a 12 fracasos.

El que también fue utilizado en su carrera como jugador de los jardines, corredor y bateador emergente, media 6 pies en estatura y pesaba unas 170 libras. Recuerdo que ya retirado su físico era como que si aún estuviese activo. En ocasiones le veía por Santurce en uno de sus autos antiguos. Es bueno apuntar que luego de sus días como pelotero activo de destacó en el campo de los seguros con la firma Aetna Life Insurance Company en Puerto Rico tras cursar estudios en las oficinas centrales en Hartford, Connecticut.

Con admiración le recuerdo como un ser humano practico, sin temor a expresar su sentir y a la misma vez orgulloso de ser quien era…sin menospreciar a persona alguna.

Víctima de un mal renal, el 26 de julio del 2004, contando con 77 anualidades y 13 días de vida…Rubén Gómez falleció en el Centro Medico de San Juan, Puerto Rico. Sus restos están sepultados en Cementerio Municipal de Guayama.

El 9 de febrero del 2009, fue exaltado en el Salón de la Fama del Béisbol Latinoamericano en la Republica Dominicana. En Puerto Rico su número 22 está retirado por los Cangrejeros de Santurce.

Vive en mi memoria por siempre, Rubén Gómez, tras haberle reclamado Dios. El día en que falleció este servidor residía en Kansas City, Missouri. Al conocer la mala nueva en la ciudad en la cual el jugó un partido con el equipo AAA de los Yankees de Nueva York…entristecí y al pasar los días…las semanas… me fue satisfactorio ver como los grandes rotativos de los Estados Unidos publicaron obituarios en su honor.

Jamás olvido que pocas veces me llamaba por mi nombre. Casi siempre me preguntaba con un toque bien familiar, «¿Como estas, Negro? Ven…vamos a hablar un rato.»

(FOTOS)—A la izquierda vemos a Rubén Gómez haciendo el primer lanzamiento oficial en el primer juego de Grandes Ligas en la Costa del Pacifico…15 de abril del 1958…en el Seals Stadium de San Francisco…frente al bateador de los Dodgers de Los Ángeles, Gino Cimoli. El receptor, nacido en Santurce, Puerto Rico, aunque culturalmente de las Islas Vírgenes, fue Valmy Thomas. En la próxima foto vemos a Rubén en sus días de gloria con los Gigantes de Nueva York.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba