Triste día aquel 1 1 de septiembre de 2001

Como era y aun es mi rutina…en martes, 11 de septiembre del 2001…me levante a eso de las cinco, antes de que el sol saliera, en mi residencia en Cleveland, Ohio.

Ante una taza de café, un vaso de jugo de naranja y un par de huevos hervidos para apaciguar mi hambre, comencé la lectura de los diarios «Cleveland Plain Dealer» y el «USA Today»…comenzando por las secciones del beisbol de las Grandes Ligas.

Estaba en un muy buen estado anímico ya que pasado el mediodía tomaría un avión hacia Dallas, Texas, para atender asuntos personales y ver a personas importantes en mi vida. Experimentaría, además, algo como unas vacaciones minúsculas.

De pronto mi hija, Eukaris, me llamó telefónicamente desde Dallas y me dijo algo como, «Papi. prende tu televisor y mira lo que está pasando en Nueva York.»

Mi amigo…el reloj…marcaba casi las nueve y ese fue el momento en el que mi físico quedo inerte al ver el ataque de las «Torres Gemelas»!

Minutos después, más o menos cuando el reloj marcaba las la 9:00 AM, la gerencia del Edificio Chesterfield, donde este servidor residía en Cleveland (#1801 de la Calle 12-Este), ordeno a los inquilinos abandonar la facilidad inmediatamente.

Se temía que el vuelo #93 de United Airlines iba en dirección hacia la ciudad. Por tiempo indefinido nos mantuvimos en un parque cercano antes de regresar a nuestros hogares. Se dice que ese avión tenía como destino la Casa Blanca, el hogar del presidente de los Estados Unidos, George W. Bush en Washington, DC.

La noche anterior presencie el juego en Cleveland cuando las Medias Blancas de Chicago vencieron a los Indios 7 carreras por 1 en el «Jacobs Field» a muy poca distancia de mi hogar.

En derrota de los Indios…el Boricua, Juan «Igor» González conecto un imparable en cuatro turnos al bate y defendió el jardín derecho. Otro estelar Boricua, el intermedista Roberto Alomar, también, se fue de cuatro uno.

El partido duro 3 horas con 26 minutos y fue presenciado por 38,224 fanáticos.

Al concluir la acción, «Igor» castigaba la pelotita blanca al son de .343 y Roberto hacía lo propio con promedio de .335.

Luego del partido el equipo de Cleveland voló hacia Kansas City para comenzar una serie frente a los «Royals» el próximo día…11 de septiembre del 2001!

Jamás olvido que en Cleveland, aquel día el sol brillo con elegancia y la temperatura fue una muy agradable de 72 grados en la escala «Fahrenheit».

Exactamente dos décadas más tarde, hoy 11 de septiembre, los recuerdos de dicho ataque aun siembran en mi mente que existe una «Guerra Satánica Contra El Sistema Democrático» de vida y contra los Estados Unidos», por ende Puerto Rico y una legión de países alrededor del globo terráqueo. Pienso, más que nada, que dicha guerra aun latente, es en contra de los seres que creen en Dios!

Según dicta la historia de los ataques a las «Torres Gemelas» en Nueva York, traigo ante ustedes datos de interés: <Los mismos fueron ejecutados bajo la dirección de un Osama Bin Laden, perteneciente de un grupo conocido como Al Qaeda». Entre las 8:46 y 10:20 ese día.

<Dos aviones de American Airlines y dos de United Airlines fueron secuestrados para atacar a la ciudad de Nueva York…el Pentágono (centro directriz militar en los Estados Unidos ubicado en su ciudad capital, Washington, DC) …mientras que otro avión se estrelló en un campo de Shanksville, en el Condado de Somerset a unas 65 millas al sureste de Pittsburgh, Pennsylvania.

Poco después se supo que el vuelo 93 (un avión Boeing 757-222 de «United Airlines» que luego se estrelló en las cercanías de Pittsburgh) se dirigía directamente hacia Cleveland…antes de hacer un viraje rumbo hacia Washington, DC, para estrellarse contra la Casa Blanca, residencia oficial del presidente George W. Bush.

<Minutos después de ver por la pantalla chica lo acontecido en Nueva York la gerencia del Edificio Chesterfield en la Calle 12, número 1801 en el centro de Cleveland donde este servidor residía, ordenó desalojar el mismo inmediatamente. Eso fue provocado por el rumbo del vuelo de «United Airlines», como mencione, #93.

< De los aviones secuestrados, el vuelo #77 de American Airlines de estrello contra el «Pentágono» en Washington, DC, a las 9:37 según datos de lo acontecido ese día.

<Los otros dos aviones, fueron piloteados por suicidas-terroristas, habían ya impactado las «Torres Gemelas»>.

Aquel 11 de septiembre del 2001…aun esta tatuado en mi memoria. Contaba este servidor con 55 anualidades de vida y ese día percibí, como nunca, la maldad que vive en algunos seres humanos.

Se dice que unas 3,000 vidas se perdieron y que un total de $10 billones fueron las perdidas con relación a infraestructuras y propiedades. Además, unas 25 mil personas sufrieron heridas.

(BREVES RECUERDOS DE JUAN «IGOR» GONZALEZ——NO SE JUGO DURANTE SEIS DIAS EN EL BEISBOL DE LAS GRANDES LIGAS.)

Hace pocas horas hable con «Igor» González y al tocar el tema recordó, «Después del juego en Cleveland contra los Medias Blancas (el 10 de septiembre) llegamos de madrugada a Kansas City. Tras dormir algunas horas, al salir de mi habitación me encontré en el pasillo con Luis Isaac («coach» Boricua de los Indios) y me informo de lo acontecido.

«Regrese a mi habitación y comencé a ver por la televisión la tragedia en Nueva York y luego me entere de otros detalles…increíbles…de lo que estaba pasando.

«Como ya habían cerrado todos los aeropuertos el equipo salió en «guaguas» de regreso a Cleveland (a unas 807 millas al noreste de Kansas City). El viaje duro hasta bien tarde en la noche y recuerdo que en una o dos paradas que hicimos, al bajarnos de las guaguas, muchas personas o fanáticos como que no creían que éramos nosotros…los Indios de Cleveland.»

Entonces dijo «Igor», «además de Roberto Alomar y mi persona en nuestro equipo había otro pelotero de Puerto Rico…Wilfredo Cordero.

«El país…muchas personas…se afectaron emocionalmente…como estoy seguro aconteció en muchísimos lugares alrededor el Mundo…incluyendo en Puerto Rico.»

Para concluir, comento «Igor» con un toque de tristeza en la tonalidad de su voz, «Ese fue un día inolvidable para mí. Pensé en tantas personas afectadas emocionalmente, en tantas muertes…el sufrimiento de sus familiares. Ese día para mí…como que la humanidad tomo un curso muy negativo…como que la humanidad cambio en grande en cuestión de pocas horas.»

Al escribir este ensayo, dos décadas luego del funesto 11 de septiembre en el 2001, recuerdo que regrese a Texas, donde estoy establecido oficialmente desde abril del 1992, un mes más tarde.

Pienso en muchas ocasiones que lo que acontece en la vida de cada cual no es de forma accidental…sugiero, respetuosamente, que no olviden eso. Todo está basado en el plan de vida para todo ser humano planificado por Dios!

Y el que tenga fe en El…verá sus necesidades complacidas. El suplirá, todo lo necesario…calmará la sed…el hambre…la ansiedad…suplirá vestimenta…y protegerá en todo momento a los seres humanos.

Pienso, además, que en las batallas de la vida…Dios peleara por uno. Cada vez le veo con una proximidad, alarmante y positivamente cercana, a todo ser humano.

Algún día, pienso, Dios dejara saber sus razones para todo!

(FOTOS)—-El estelar pelotero que fue de Grandes Ligas, Juan «Igor» González, jugaba con los Indios de Cleveland cuando aconteció el ataque el 11 de septiembre del 2001. En este ensayo recuerda datos de ese día. A la derecha…»Las Torres Gemelas en Nueva York»…antes de ser derribadas por enemigos de la democracia y de la Cristiandad…hoy hace exactamente 20 anualidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba