La verdadera historia del #21

En varios de los muchos libros que se han escrito sobre Roberto Clemente, dicen que el decidió utilizar el 21 porque un día, al principio que llegó a Pittsburgh, sumó su nombre y dos apellidos y totalizaba 21 letras. Esa es la razón, la suma de las letras, pero fue en Puerto Rico, no en Pittsburgh.

Cuando Clemente comenzó su carrera profesional con los Cangrejeros de Santurce, en 1952-53, el primer número que adoptó fue el 39 y dos temporadas después, 1954-55, comenzó a utilizar el 21.

A finales de febrero de 1955, Clemente llega a Fort Myers, Florida, lugar donde estaba ubicado el nuevo campo de entrenamiento de los Piratas de Pittsburgh. El 21 lo tenía un guardabosque de nombre Anthony «Tony» Bartirome quien intentaba ganarse un puesto con los Piratas, luego de servir dos años en el ejército. A Clemente, según Bartirome contó en el libro «Roberto Clemente», escrito por Jim O´Brien, le dieron el 50 o el 55, pues a los novatos le asignaban números altos.

Bartirome se lesionó y fue dado de baja y al comenzar la temporada de 1955, le asignaron el 21 a otro guardabosque, Earl Smith, mientras a Clemente le dieron el 13. Smith tampoco duró con los Piratas pues no produjo (bateó un raquítico .063), y fue dejado libre el 29 de abril. Entonces Clemente pidió el 21 y el 24 de mayo, en partido frente a los Esquivadores de Brooklyn, Clemente utiliza por primera vez el 21 y por 18 temporadas fue el único número que custodió el bosque derecho de los Piratas.

El 6 de abril de 1973, apenas tres meses después de su trágico fallecimiento, los Piratas de Pittsburgh retiraron el 21 para siempre.

Para completar la información de los números usados por El Astro Boricua, en Montreal, utilizó el 5.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba