Víctor Pellot Power: ¡Figura para la historia beisbolera!



La foto que acompaña fue tomada con el lanzador Miembro de Salón de la Fama, Jim Palmer, durante la Serie Mundial 1985 en Kansas City, Missouri.

El 29 de noviembre del 2005, víctima de cáncer, falleció a los 78 años de edad en el Hospital San Pablo en Bayamón, Puerto Rico…Víctor Pellot-Pove (Power)……posiblemente el mejor defensor de la primera base en la historia de Grandes Ligas. Sin bombos y platillos partió hacia la inmortalidad a la diestra de Dios.

Cada vez que pienso en el admirado «hermano del alma» me rio y en silencio disfruto a plenitud su recuerdo. Vic, como le llamaba, era un «gato intelectual de otra estirpe» Nunca me llamó por mi nombre Luis….siempre me llamaba Louis.

Francisco «Pancho» Coimbre, el inmortal pelotero Boricua, nos presentó en el Estadio Hiram Bithorn en San Juan durante el invierno 1970-71 y tras hablar con el sobre el libro de Norman Vincent Peale…»The Power of Positive Thinking»…aquella tarde supe que Víctor poseía un intelecto positivamente distinto.

Lo primero que ya admiraba en Víctor, aun antes de conocerlo, era que vivía su vida a su manera…como escribió Paul Anka! Con un toque jocoso sabia como poner a cada cual en su lugar y lo hacía con elocuencia. Así lo escribí para «La Vida Baseball», una ramificación en el Internet del Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown, Nueva York, dirigida por el sobresaliente profesor universitario de raíces boricuas en Illinois, Adrián Burgos, Jr., y Scott Smith.

Víctor era un chiste andante. En una de nuestras muchas caminatas por la Avenida Ashford en El Condado durante los años l970-80, me comentó, «Dominé el juego de pelota y la natación simultáneamente en el Barrio Jarealito de mi pueblo, Arecibo. Nuestro terreno de juego improvisado quedaba a poca distancia del Océano Atlántico…yo jugada en los jardines…y cada vez que había un batazo largo llegaba al mar y yo tenía que tirarme de cabeza y nadar y nadar hasta alcanzar le pelota».

Durante las temporadas 1949-50 jugo para el equipo Cachorros de Drummondville en la Liga Provincial en Quebec, Canadá y como su apellido Pellot-Pove en francés sonaba como una parte intima femenina…lo bautizaron Vic Power!

Entre 1951-53 perteneció a la organización de los Yankees de Nueva York e inmaterialmente de que su labor en Ligas Menores fue muy buena…fue canjeado a los Atléticos de Philadelphia (luego de Kansas City), pues la gerencia de los Yankees quería que el negro que derribara su barrera de color fuese un negro sumiso y tímido.

Al respecto siempre decía, «Ese no era yo…aun soy así. Los que perdieron fueron los Yankees pues se privaron de tener al mejor primera base del mundo durante esos años».

En otra ocasión durante una primavera en Florida lo arrestaron por cruzar una calle indebidamente y cuando el juez le pide que dijera si era culpable o inocente, Víctor manifestó, «Soy inocente. Vengo de Puerto Rico….conozco poco de Florida…siempre veo rótulos que indican (Para Blancos o Para Negros) y si vi a blancos cruzando con la luz verde….supuse que la luz roja era para un negro como yo». Quedo en libertad!

En otra ocasión recordó en su apartamento en el Condado, «Un día jugaba con Cleveland en Nueva York y Ryne Duren el relevista de ellos me tiró a dar duro y hacia la cabeza en varias ocasiones.  Eso no me gusto y anduve hasta el banco de los Yankees y le dije al dirigente Casey Stengel que si Duren me daba un pelotazo que se cuidara…pues no iba a pelear con Duren…que vendría a pelear el (con Stengel).  Luego me contaron que Stengel le dijo a sus peloteros que me dejaran quieto…que no me despertaran». Entonces se rio a mas no poder».

En su historial de Grandes Ligas (1954-65) militó con Kansas City, Cleveland, Minnesota, los Angelinos de California y Philadelphia. Bateó al son de .284 con 126 jonrones y 658 carreras impulsadas mientras era honrado con seis selecciones a Juegos de Estrellas.

Otro recuerdo jocoso de Víctor viene a la mente. Jugando con Cleveland frente a Detroit el 14 de agosto de l958, se robó el plato en dos ocasiones…tercer pelotero en la historia en lograr dicha hazaña. Su secreto para lograr esa gesta, «Era de noche, había alguna niebla y en las dos ocasiones que salí al robo…como soy tan negro…cerré mis ojos…mantuve la boca cerrada y de mi físico no se vio nada blanco…como todo era negro no me vieron y así lo logré».

Sobre su fildeo (con un magnifico porcentaje de .994% de por vida) solía decir con orgullo, «Gane 7 Guantes de Oro y si el premio hubiese sido instituido antes hubiese ganado 12 en total…el número de años que estuve en las Mayores».

Al hablar de su labor alrededor de la primera base, le escuche decir, «Tengo buenas manos…pero más que nada me catalogo como un bailarín de ballet alrededor de la primera».

Al retirarse en el 1965 se quedó viviendo en California y recordaba siempre con alegría, «El dueño de los Angelinos, el vaquero Gene Autry era mi buen amigo. Él era estrella de cine, cantante también y le gustaba cuando yo le cantaba un bolero o una ranchera.

«Al retirarme le dije que yo quería ser estrella del cine y me consiguió un rol en una película. Sin embargo, mi papel era el de un vaquero negro…me filmaron sobre el caballo en un desierto por varios días…largas horas…un calor increíble.

«Yo estaba tan orgulloso….le di las gracias a Gene…pero cuando fui a ver la película al tiempo….habían cortado mi parte y no salí en la película. Al instante enterré a Hollywood».

Uno de sus momentos inolvidables lo relataba de la siguiente manera, «Allá en los l970…fui dirigente de una selección de Puerto Rico en Habana, Cuba. Luego de un juego unos militares me vinieron a buscar y aun en uniforme, me dijeron que había una persona que me quería conocer.

«De momento apareció ante mi Fidel Castro (primer mandatario de su país) y me comentó que para él era un honor conocer a la mejor primera base del mundo.

«Le dije que era un honor conocerle también y que sabía que el había sido un gran pelotero. Nos tomamos una foto. Momentos así no se olvidan». Víctor Pellot Power siempre creyó en la estadidad para su Isla.

En los 1980, Víctor fue mi fotógrafo oficial en unas diez Series Mundiales que cubrí para Puerto Rico y en cualquier lugar siempre lo reconocían y con alegría venían a compartir con él.

En esos 1980, fue pionero en tramitar becas para escuelas superiores y colegios de dos años para jóvenes peloteros boricuas.
El recordado lanzador zurdo, Juanchi Nieves, fue su primer descubrimiento en esa misión. Ejecuto como escucha de los Angelinos por muchos años y con el tiempo, como suele suceder, fue entrando al olvido. Aun así, disfrutaba dar clínicas de béisbol para peloteros jóvenes en la Isla y dirigir en el béisbol amateur.

Jamás olvido que siempre admire su intelecto…su astucia en eso de confrontar el «racismo hipócrita-escondido» que pulula en mi querido Puerto Rico. Y con sus palabras dejaba pasmados a tantos que venían hacia su diestra con esos aires de superioridad racial. En más de una ocasión me dijo, «Si supieran que he hecho más por Puerto Rico que ellos.»

Vic Power fue parte importante en mi vida…supe valorar a ese hermano….me hace falta hablar con él….y su hermandad es como un tesoro para mí. Y no olvido como les decía a muchas personas, «Oye, maleante». Lo hacía con cariño…con alegría!

«El Maleante Vic» esta tatuado en mi mente por siempre. Lo veo bien vestido y riéndose. Duerme tranquilo en los brazos de Dios…tu misión fue muy bien cumplida.

(Este ensayo va dedicado a un deportista y caballero que admiro mucho a Víctor y a quien respeto…Konga Cepeda).

(Vaya la dedicatoria, también, para mi hermano del alma durante casi medio siglo…el CPA Sigfredo Pellot…primo de Víctor…Orgullo Boricua…¡decencia personificada!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba