Barry Bonds: el hombre, el pelotero y un análisis personal

Hace pocos días la figura del otrora estelarísimo pelotero, Barry Bonds, salió a relucir.

El nativo de Riverside, California, de 55 calendarios vividos, habló de su sentir por no haber sido exaltado al Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown, Nueva York, inmaterialmente que muchos conocedores del béisbol de las Grandes Ligas lo conceptúan como el mejor pelotero en la historia.

Sus comentarios fueron, básicamente, los siguientes, «Me siento como un fantasma…un fantasma en una casa vacía…estoy sentenciado a muerte…mi corazón está roto».

La inconformidad del jardinero y pelotero completo lo produce el hecho de que sus vínculos con el escándalo «Balco», relacionado con esteroides en el 2003, al igual que otros en las Grandes Ligas, produjeron su acusación por perjurio y obstrucción de la justicia en el foro Federal en California.

El 15 de noviembre del 2007, Barry fue acusado por lo antes mencionado. El juicio por obstrucción de la justicia comenzó el 2 de marzo del 2009 y fue hallado culpable el 13 de abril del 2011, sin penalidad de cumplir tiempo encarcelado por el Distrito Federal de California del Norte.

El 22 de abril del 2015, dicha decisión fue anulada por un margen de 10-1.

Y así ha seguido la vida para Barry Bonds, quien ha servido de «coach» con las novenas de Miami y San Francisco.

Conocí a Barry Bonds allá para la temporada primaveral del 1987, en el campo de los Rangers de Texas, en Port Charlotte, Florida, gracias al recordado buen pelotero de sangre Boricua, Bobby Bonilla. ¡De inmediato nació entre nosotros gran afinidad!

Compartimos hasta tarde en los 1990 en lugares como Pittsburgh, San Francisco y Arlington, Texas, (durante juegos interligas en los últimos dos lugares). En el 1996, fuimos en gestiones de relaciones públicas y en manejo de prensa al ¨Tour de Exhibición en Japón» durante dos semanas donde compartimos con él y figuras como Juan «Igor» González, Ivan Rodríguez, Alex Rodríguez, Cal Ripken y Pedro Martínez, por mencionar algunos.

Entre una cosa y otra, percibí que su padre, Bobby Bonds, que tuvo una buena carrera en las Mayores, fue de gran importancia para Barry inculcándole ese deseo de ser el mejor de los peloteros.

Bobby, tal vez, no fue uno de quien emanada afecto, pues tuvo muchos problemas de alcohol….sin embargo, estimulada a su hijo a su manera.

En una ocasión dijo Barry, «Cuando bien chamaquito le informé que conecté dos jonrones y el me ripostó que esta bueno de mi parte…pero que en el próximo juego conectara dos más.»

En su carrera, entre muchos logros maravillosos, Barry conectó de por vida .298, fue elevado a equipos ¨Todos Estrellas¨ en catorce ocasiones, gano ocho «Guantes de Oro», doce «Bates de Plata» y posee el record de todos los tiempos con siete premios de «Jugador Más Valioso»…todos en la Liga Nacional.

Su carrera fue de veinte y dos temporadas con Pittsburgh y San Francisco. Posee el record de todos los tiempos con 762 jonrones, 2558 bases por bolas recibidas…y en temporadas regulares con 73 jonrones el 2001 y 232 bases por bolas recibidas en el 2004.

En unión a su padre, Bobby (quien conectó 332 jonrones) y los 762 de Barry…¡poseen la mayor cantidad de cuadrangulares para una combinación de padre e hijo, con un gran total de 1094!

Mi análisis personal es que el béisbol de las Grandes Ligas se hizo para que hombres imperfectos lo jugaran. Jamás he sabido que se creó para santos u hombres perfectos. Estamos ya en el 2020 y siempre recuerdo lo siguiente: figuras, por mencionar algunas, como Ty Cobb…Cap Anson…Babe Ruth y Gaylord Perry, están en el Salón de la Fama por sus ejecutorias entre la líneas de cal sin haber sido San Martines de Porres. Hay otros que han sido marranos sociales…que han abusado de mujeres, que han tenido problemas con sustancias prohibidas e inclusive que se rumora, marcadamente, han utilizado esteroides.

Sin embargo, los peloteros antes mencionado, en un disparate y falsedad de la vida…con sus conductas indebidas…¡son recordados como héroes y modelos!  Mentira…¡es parte de una gran obra teatral en Broadway, Manhattan, Nueva York!

Para este servidor… ¡Pete Rose debe ser perdonado! El no perjudicó al béisbol…el perjudicó a Pete Rose.  Lleva ya casi 31 calendarios de castigo…eso es una ridiculez por haber apostado dinero en juegos…mientras el béisbol de Grandes Ligas devenga millones y millones desde el 2019 permitiendo apuestas en casinos en los Estados Unidos.

Barry Bonds no tiene, aparentemente, entrada permitida al Salón de la Fama, sin embargo, dicho Salón permite que su nombre este en la lista de elegibles…para que entonces miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de América sean los verdugos que miles y miles de seguidores del béisbol entienden no son perfectos!

Entiendo que eso de ser exaltado a la inmortalidad….es algo como la política…¡un gran concurso de popularidad!

Si Dios perdona… ¿cuál es la razón que el Salón de la Fama y los votantes no pueden perdonar?

Hace mucho tiempo, tengo tranquilidad y paz mental al expresar todo lo anterior.

Y más, cuando dos caballeros con quienes he compartido piensan como yo….en orden alfabético… ¡Hank Aaron y Willie Mays!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba