César Cedeño: exaltado al Salón de la Fama de los Astros de Houston

Con setenta anualidades de vida, este pasado sábado, 7 de agosto del 2021, fue exaltado al Salón de la Fama de los Astros de Houston el gran pelotero de la Republica Dominicana, que fue Cesar Cedeño.

Merecido el honor para con el estelar jardinero central que fue, mayormente, durante su carrera de 17 temporadas en las Grandes Ligas (1970-1986) con Houston, Cincinnati, San Luis y los Dodgers de Los Ángeles.

Desde el principio de su carrera, Cesar dio muestras de ser un pelotero completo. corría, fildeaba y tiraba como un superdotado. Robaba bases con efectividad, poseía poder jonroneril ocasional y bateaba para buen promedio. Cesar era un diamante, prácticamente, pulido.

Como todo pelotero de países foráneos que viene a los Estados Unidos a ganarse la vida jugando pelota, sin dominio del idioma de Shakespeare y sin conocer su nueva cultura, supongo la adaptación a esa nueva vida se le hizo un tanto difícil.

Lo mismo experimentaron, entre otros, grandes astros de la Republica Dominicana como Juan Marichal, Rico Carty y Felipe Alou…al igual que los Boricuas, Roberto Clemente, Orlando Cepeda y Víctor Pellot Power…así como los baluartes de Venezuela, Luis Aparicio y David Concepción…así como los de Cuba, Orestes Minoso y Tony Pérez…el estelar bateador de Panamá, Rod Carew y de México, Roberto “Beto” Ávila.

Desde entonces, el beisbol de Grandes Ligas debió haber establecido un “puente cultural” para el beneficio de peloteros de la América Latina. ¡Algo como lo viene haciendo durante unas tres décadas con peloteros de Japón!

además de venir de otros países y culturas nuestros peloteros prácticamente no están preparados para confrontar la fama, el dinero y la adulación de millones de fanáticos. Escribo de estos temas, pues estoy casi seguro de que Cesar Cedeño experimentó situaciones de esta naturaleza.

José “Cheo” Cruz, otrora estelar pelotero de Puerto Rico y de los Astros, me presentó a Cesar allá para el 1981 en Houston…hace ya cuatro décadas… y desde entonces me percate que era un joven amable, jocoso, de buen verbo y aunque ya era una gran, gran estrella…me trató con un toque de hermandad sincero. Y hasta el presente esa relación aún está latente, aunque no nos vemos con regularidad.

Los Astros de Houston emitieron datos sobre la carrera de Cesar relacionados con motivo de su exaltación: <Si se hubiese mantenido saludable muy bien pudo haber sido el mejor pelotero en la historia del equipo. Debuto en el 1970 contando con 19 anualidades de vida y ya para el 1972 estaba considerado como uno de los mejores peloteros en la Liga Nacional.

Él ha sido el único pelotero de los Astros en batear para el ciclo dos veces. (Batear para el ciclo es conectar un sencillo, doble, triple y jonrón en un juego). Tres veces fue líder de bateo del equipo (1971-72-73) …dos veces en jonrones (1974-76), “hits” conectados (1971-1972) y carreras impulsadas (1970-74). En el 1972 fue el “Jugador Mas Valioso de los Astros” y en la historia del equipo es líder con 487 bases robadas.

Al dirigirse a los fanáticos desde el terreno de juego luego de ser galardonado, manifestó entre otras cosas, “Me alegra ver que me recuerdan como aquel joven impetuoso que jugaba en el jardín central por los Astros de Houston.”

En total en las Mayores bateó .285, con 199 jonrones, 976 carreras impulsadas y se robó 550 bases. Fue elevado a cuatro “Juegos de Estrellas” en la Liga Nacional y ganó cinco “Guantes de Oro”.

En el fildeo, en 1976 juegos tuvo un gran promedio de .985 y cometió solamente 91 errores…o sea 1 error para cada 21.7 partidos.

Tras su retiro, luego de la jornada del 1986, entre otros empleos, fue adiestrador (“coach”) de bateo y fildeo en las Ligas Invernales de Republica Dominicana y Venezuela. Además, trabajó en gestiones iguales con los Nacionales de Washington y los propios Astros.

En el plano personal, no olvido que durante el “Dia del Pelotero Latinoamericano 1981” en Houston, tuve el honor de presentarle a Cesar el “Premio Roberto Clemente” basado en su historial entre las líneas de cal y en la filosofía del propio Roberto de servirle de estímulo a los seres humanos.

No hablo con Cesar hace algún tiempo, pero esporádicamente nos mantenemos en contacto por la magia de las comunicaciones electrónicas. Mi admiración y respeto para con el jamás han sido tronchados desde que nos conocimos. Han pasado calendarios sin vernos…pero seguimos hermanados ante la presencia de Dios…pues las hermandades creadas por El nadie las destruye.

¡Ambos sabemos que no somos perfectos…que Dios nos escucha y que Dios no se nos esconde!

Felicidades, hermano…que hoy y siempre lo pases bonito con El en mente.

(FOTOS)—A la izquierda, vemos a Cesar Cedeño y Luis Rodríguez-Mayoral, cuando el primero fue exaltado al “Salón de la Fama del Beisbol de Texas” en el 2007 en la ciudad de Houston. A la derecha, le vemos en sus días de gloria con los Astros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba