Chuck Meriwether: Un árbitro que honró al béisbol de las Grandes Ligas

Los árbitros beisboleros de Grandes Ligas como que tienen enemigos por doquier! La fanaticada está en su contra casi siempre….lo mismo acontece con los peloteros. Sus vidas, más bien, son solitarias. Viajan solos y que recuerde no se podían hospedar en hoteles donde lo hacen los equipos.

Este servidor siempre les ha admirado y respetado….pues aunque no lo entienda la gran mayoría de los fanáticos…le brindan decoro al juego.

El 26 de octubre del 2019, en su ciudad natal de Nashville, Tennessee, falleció víctima de cáncer, el que fuese el quinto árbitro Negro en la historia de Grandes Ligas….Chuck Meriwether.

Jugo, Chuck, baloncesto colegial en la Universidad de Vanderbilt con su físico de 6’5″ con 230 libras. Ya para el 1979, el gentil caballero nacido el 30 de junio del 1956, debutó como árbitro peloteril en las Ligas Menores.

En «El Mejor Béisbol del Mundo» ejerció su profesión entre el 1987 y el 2009….para luego durante los próximos nueve calendarios ser supervisor de árbitros en las Grandes Ligas.

Su hoja de servicios conserva para la historia que trabajo en las Series Mundiales 2004 y 2007 y en los Juegos de Estrellas 1996 y 2002.

Conocí a Chuck en la década de los 1980, pues trabajó en la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico. En los parques charle con el muchas veces y solía verle en Santurce y otras ciudades en la Isla.

Hombre de correcto hablar y de espíritu liviano…así era Chuck.

Luego, en mis incursiones en Grandes Ligas con Texas y Detroit charlé con él varias veces…hoy recuerdo que siempre mantuvo su humildad.

Pocos días luego de una jornada invernal en Puerto Rico, coincidimos en el Aeropuerto Luis Muñoz Marín (no puedo precisar que temporada fue) y le vi un tanto triste. Percibí que su corazón estaba roto!

Recuerdo le comenté algo por estas líneas, «Eres una buena persona. El que te insultó no puede ser buena persona, ni merece estar en el juego. Dios se encargará de él.»

Tras una decisión sobre el terreno de juego, el ejecutivo de uno de los equipos, molesto con Chuck, dijo públicamente, «Meriwether es un Negro sucio.»

A eso le comenté, «Tienes un futuro. Llegarás a la Grandes Ligas y él se perderá en la historia.»

Con una leve sonrisa…me dio un abrazo y con su típica humildad en voz baja me dijo, «Gracias, Luis.»

Hoy recuerdo a Chuck Meriwether con respeto…admiración y cariño de hermano!

Ruego a Dios por su Paz Eterna y le doy gracias por haberme regalado su amistad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba