Compartiendo con Minnie Miñoso en el Día de las Madres de 1983

Era el domingo, 8 de mayo del 1983, y me encontraba en la ciudad de Chicago, Illinois, invitado por el perenne astro beisbolero, nacido en la Tierra de José Martí…Cuba, Saturnino Orestes Miñoso Arrieta de Armas…mejor conocido como Minnie en el internacional mundo de los deportes.

Un par de meses antes, me había llamado, el ¨hermano mayor¨ que fue para este servidor, a mi hogar en Puerto Rico para compartir la nueva buena que los Medias Blancas de Chicago retirarían su número de uniforme (9) en el Comiskey Park en la fecha ya mencionada. Me dijo, ¨Quiero que estés conmigo ese día.¨

Tras conducir la ceremonia del ¨Día del Pelotero Latinoamericano¨ 1983 en las Grandes Ligas en el hogar de los Dodgers de Los Ángeles en California el viernes, 6 de mayo, con mi muy respetado amigo, Sigfredo Pellot Zeno, el próximo día volamos hacia ¨La Ciudad de los Vientos¨.

A eso de las 10 AM el próximo día, Minnie nos fue a buscar el Hotel Conrad Hilton y Pellot y este servidor le escuchamos comentar en su auto, ¨Todavía como que no creo el hecho de que mi número 9 será retirado esta tarde.¨

En ese instante comprendí, una vez más, que su grandeza, precisamente, originaba de su humildad.

Entre el 1949 y el 1980, ¨Minnie¨ jugó en las Mayores con Cleveland, Medias Blancas de Chicago, San Luis y Washington siendo activado por razones promocionales tanto en el 1976 con en el l980 por los Medias Blancas. Fue elevado a nueve ¨Juegos de Estrellas¨ por la Liga Americana y gano tres ¨Guantes de Oro¨ por excelencia fildeando en el jardín izquierdo.

De por vida bateo un muy respetable .298 con 186 jonrones y 1023 carreras impulsadas. Además, le imprimió un colorido, prácticamente jamás antes visto, al máximo nivel peloteril a nivel mundial.

Ese 8 de abril del 1983, hacia muchísimo frio en Chicago y el sol brillaba con una alegría con toques típicos del Caribe. Un sol que a Minnie le hizo recordar a Perico, Matanzas, Cuba…donde nació el 29 de noviembre del 1922.

Al pisar el terreno del histórico Comiskey Park salude a muchos colegas de la prensa norteamericana y vi caras sonrientes entre peloteros y fanáticos. Todos sabían de impacto histórico de Minnie el juego de pelota dentro y fuera de los Estados Unidos y se sentían orgullosos del gran toletero campeón en relaciones humanas.

La ceremonia, con toques de realeza comenzó pocos minutos pasada la una de la tarde. Presentes, entre otras, figuras, se encontraban Monte Irvin en representación del Comisionado del Béisbol, Bowie K. Kuhn…Bob Fisher, ejecutivo de la Liga Americana…Billy Pierce buen amigo y compañero de Minnie con los Medias Blancas…Jack Brickhouse, legendario miembro de la prensa de dicha ciudad…y un representante del Alcalde de Chicago, Harold Washington.

Como dato muy interesante…el Presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, le envió una misiva oficial a MInnie en un marco plateado precioso.

La historia dicta que ese pelotero…con muy poca escolaridad formal…en ocasiones fue encomendado por el Gobierno de los Estados Unidos en misiones de buena voluntad a países donde el béisbol es practicado y seguido por miles y miles de fanáticos.

Este servidor fue elegido para clausurar la ceremonia y tras un breve mensaje…tuve el inmenso honor de entregarle a Minnie una placa especial representativa del orgullo que sentía la masa colectiva de peloteros Latinoamericanos en las Grandes Ligas.

Al finalizar la ceremonia…¨Minnie, Pellot Zeno (primo del glorioso pelotero fue el Boricua (Víctor Pellot Power—muy, muy amigo del homenajeado), nos dirigimos al vestidor de los Medias Blancas.

Allí…sentado en una banqueta, Minnie lloró por algunos minutos, se repuso y expreso para nuestra grabadora manual, ¨Esto ha sido lo más grande en mi vida. Han pasado tantos recuerdos por mi mente…mi madre Cecilia…mi padre…mis hermanos…Cuba. Jamás me imaginé, cuando comencé de muchacho a jugar pelota, que viviría lo vivido hoy. Entiendo que he cumplido bien mi misión con la ayuda de Dios y me siento orgulloso de que mi labor sirva de estímulo a los cubanos y Latinoamericanos.

¨En la vida casi todo se puede logar si uno es dedicado y si se tiene a Dios en mente. No he sido, ni soy perfecto, pero de mis errores he aprendido.¨

Minnie Miñoso con su gran amigo Victor Pellot Power

¡Minnie jamás dejó de ser cubano! Pero el destino le llevó a residir en Chicago, tal vez unos sesenta y seis calendarios de los 93 que vivió…aunque hay quien indica que vivió 89.

En Chicago convivio con una legión de Boricuas y por Puerto Rico sintió un respeto profundo. Y Minnie hablaba de Cortijo y su Combo, del Gran Combo de Puerto Rico y Rafael Ithier, de Ismael Rivera, de Joe Valle y de Chucho Avellanet, entre otros.

Nunca olvidó que en 1958…jugando por Cuba en la Serie del Caribe en el Estadio Sixto Escobar en San Juan…contribuyó en grande a lograr que su tierra natal se proclamara campeón de dicho clásico al vencer a Puerto Rico.

Que quede para la historia, Minnie bateó al son de .318…fue de vital importancia en el juego decisivo, al igual que Solly Drake (en victoria 2 carreras por 0) y seleccionado como el jardinero izquierdo en el equipo ¨Todos Estrellas¨.

En el 1977…intervine con José Julián Álvarez, máximo líder de la Cruz Azul de Puerto Rico y gracias a él…Minnie regresó la Isla y ofreció clínicas de béisbol para chamaquitos en un residencial de San Juan y en la Urbanización Country Club.

Al pasar el tiempo, muchas veces cuando visitaba a Chicago en mis viajes como periodista o funcionario de los Rangers de Texas o de los Tigres de Detroit…tocaba bases con el respetado ¨hermano mayor¨ y me comunicaba con ¨Aceres-Minnie¨ como solía llamarle en muchísimas ocasiones.

El 1ro de marzo del 2015…de madrugada, luego de compartir con un amigo que había festejado el día en que había nacido, Minnie fue encontrado sin vida en su automóvil en una estación de gasolina cerca de su residencia en Chicago. ¡Murió víctima de un mal cardiaco y enterrado a los pocos días luciendo su uniforme número 9 de los Medias Blancas!

Y como siempre manifiesto, ¨A Dios le doy las gracias por regalarle en don de la memoria a los seres humano. En la mía…Minnie…vive por siempre.¨

(FOTOS)—-En la foto superior, Miñoso recibe una placa especial de manos de Luis Rodríguez-Mayoral en representación de los peloteros de América Latina durante la celebración del retiro de su número 9 en Chicago. En la segunda foto vemos a un feliz Miñoso en Puerto Rico con dos felices amantes del béisbol y admiradores del gran pelotero de Cuba…al centro el glorioso cantante Chucho Avellanet y Rodríguez-Mayoral. (Foto superior cortesía de los Medias Blancas de Chicago.—–La segunda foto cortesía de Andy Simounet).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba