Catfish Hunter: de una finca al Salón de la Fama

La diabólica plaga que arropa el globo terráqueo, por lo menos, me ha brindado más tiempo para entrar en mi mundo de los recuerdos vía pasados escritos, entrevistas grabadas y fotografías. Esta madrugada me fui de viaje con un lanzador derecho que conocí en el 1976, miembro de los Yankees de Nueva York.

Jim ¨Catfish¨ Hunter, tras militar con la organización Kansas City-Oakland entre el 1965-1974 y establecerse como uno de los mejores en las Grandes Ligas se convirtió en un Yankee ese diciembre del 1974, dado el incumplimiento contractual por parte del propietario de Oakland…Charlie Finley.

De esa forma, ¨Catfish¨, nacido en Hertford, Carolina del Norte, se convirtió en el primer agente libre en la historia de las Mayores según dictamen en una vista de arbitraje. Ese mismo mes de diciembre llegó a un acuerdo contractual de cinco temporadas con los Yankees.

Nacido el 8 de abril del 1946, su padre era agricultor en la periferia de su pueblo natal. Cuando chamaquito, entre otras aventuras, se dedicaba en tiempos libres a cazar…sapos-ranas…para vender en restaurantes cercanos a su hogar. Con el dinero devengado compraba pelotas para jugar béisbol.

El Día de Acción de Gracias 1963..se fue de caza con su hermano, Pete, a quien se le zafo un tiro de su escopeta que fue a dar en el pie izquierdo de ¨Catfish¨. Resultado final…la pérdida del quinto dedo de dicho pie.

Producto del equipo de béisbol de la Escuela Superior del Condado Perquimans y del torneo de la Legión Americana, el buscatalentos de Kansas City, Clyde Kluttz, lo firmó el 8 de junio del 1964 con bonificación de $75 mil. Casi de inmediato el equipo le brindó atención médica para corregir totalmente el mal ocasionado por el accidente en su viaje de caza con su hermano.

Hunter jamás jugó a nivel de Ligas Menores. Su debut como profesional fue el 13 de mayo de 1965, cuando en Kansas City lanzó 2 entradas sin permitir imparables y carreras. Contaba con 19 calendarios de vida.

Catfish Hunter

Corría el verano del 1976 y en una charla grabada respondió a varias preguntas nuestras para la antesala de una transmisión para Puerto Rico con el fenecido colega, Josué ¨Elevadito¨ González, por WAPA-Radio, «No estoy lanzando como antes (terminó con 17 victorias frente a 15 derrotas esa temporada). La culpa es mía…pues soy el que tira la bola».

¨Sobre los momentos grandes en mi carrera hasta hoy, diría que me siento orgulloso de mi juego perfecto en el 1968 (8 de agosto) frente a Minnesota. Mi ¨Premio Cy Young¨ en el 1974 con Oakland…las tres Series Mundiales que ganamos con Oakland (1972-1973-1974)…(ganaría dos más con los Yankees en el 1977-1978)…y las cinco temporadas corridas (entre l971-1975) ganando 20 juegos (4 con Oakland y en el 1975 con Nueva York)¨.

¡En dichas cinco temporadas obtuvo 111 victorias frente a 49 derrotas!

En total, durante quince jornadas en las Mayores, ¨Catfish¨ ganó 224 juegos y perdió 166 con efectividad de 3.26. En 500 partidos lanzó 3449.1 entradas, logrando 2012 ponches, y un total de 42 blanqueadas, A nivel de Series Mundiales obtuvo 5 triunfos frente a 3 fracasos.

Dijo en una ocasión Reggie Jackson, miembro con el de Kansas City-Oakland y los Yankees, «Con ambos equipos en esas temporadas que ganamos Series Mundiales diría que él fue el ¨papᨠdel equipo…él era el veterano…el líder. Cada vez que lanzaba creíamos que la victoria seria nuestra.  Como persona….era un hombre de honor, un muy buen hombre…un hombre de principios¨.

Dicta la historia que su recta era respetable, sin tirar tan duro…pero el ¨slider¨ (la deslizadora) era sobresaliente y con el cambio de velocidad no era fácil batearle. A eso hay que sumar que su gran control fue clave en su éxito.

Su último juego en las Mayores fue con los Yankees el 17 de septiembre del 1979, visitando a Cleveland. Con 33 calendarios de vida, lanzó 6 entradas y permitió 4 carreras limpias.

Lanzó en exactamente 500 juegos en las Mayores. El tiempo que pasó con los Yankees, hizo su residencia en Nueva Jersey…al otro lado del Rio Hudson. La vida allí era más bien campestre. ¡Nunca, se dice, mezcló con la vida en la Gran Ciudad!

No puedo olvidar lo que le comentó en otra ocasión al querido y fenecido amigo que fue el periodista, Dave Anderson, ¨El bateador más difícil para mí ha sido Tony Oliva (natural de Cuba–bateador zurdo de los Gemelos de Minnesota)…tenia poder y conecta muchos imparables. Ganó tres títulos de bateo. Me enfrenté a Mickey Mantle y a Rod Carew (orgullo de Panamá), pero no tenía el poder de Tony Oliva¨.

¨Catfish¨ paso el resto de sus días en su pueblo natal…Hertford, Carolina del Norte. En su ambiente de finca…de campo…vivía feliz con su esposa e hijos.

Paso el tiempo y la diabetes invadió su cuerpo…luego vino el mal de Lou Gehrig (enfermedad que destruye las celulas de los músculos) y finalmente una caída en su hogar lo mantuvo inconsciente durante varios días.

Tumba de Catfish Hunter

El 9 de septiembre de 1999, falleció contando con 53 calendarios de vida. Sus restos descansan en el Cementerio Cedarwood en Hertford…a muy, muy poca distancia de donde jugó béisbol durante sus días en la escuela superior.

¨Catfish¨ está exaltado en el Salón de la Fama de la Bahía San Francisco-Oakland desde el 1990, en el de los Atléticos de Oakland, póstumamente, desde el 2018 y desde el 1987 en el de Cooperstown, Nueva York…hogar de los inmortales de Grandes Ligas.

Le recuerdo siempre como un ser noble, accesible, con mucha clase y sobre todo con un gran toque de honorabilidad. En otras palabras…con los pies en la tierra…que jamás me ignoró o negó un saludo. Reposa en paz abrigado por Dios… ¡te lo mereces!

(FOTOS)—-A la izquierda, ¨Catfish¨ Hunter con Luis Rodríguez-Mayoral en el camerino de los Yankees en Nueva York durante la temporada del 1977 y a la derecha Hunter durante sus gloriosos días con Oakland. (Primera foto cortesía de Lou Requena.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba