Guillermo Montañez: Pelotero para la historia y respetado ser humano

Cuando sale de su merecido sitial en mi memoria….Guillermo Montañez Naranjo…se deja ver con alegría, una confianza gigante-contagiosa y un lenguaje corporal con un «tumbao» Boricua sano.

En el Béisbol de Grandes Ligas…en el Béisbol Invernal de Puerto Rico militó, respectivamente, durante catorce y dieciocho temporadas.

Con el guante en la mano y con sus movimientos defendiendo la primera base, Guillermo era todo un espectáculo. Por su colorido se ganó el sobrenombre de «Showboat» al igual que el de «Hot-Dog».

En una ocasión, allá durante la década de los 1970, me comento el respetado hermano a quien hace ya unos treinta calendarios no veo en persona, «Así soy yo….siempre he sido así…y soy feliz.»

En otra ocasión me indicó, «Víctor Pellot (Vic Power) siempre ha sido mi inspiración y me siento orgulloso de eso y de que he recibido sabios consejos como persona y pelotero de él.

«Sobre el béisbol….sobre jugar primera base…de todo eso mi maestro lo ha sido Víctor. Y he aprendido todo eso de quien es reconocido como el mejor defensor de la primera base en la historia de este juego.»

Nació Guillermo…el 1ro de abril del 1948…en el simpático pueblo de Cataño, Puerto Rico….pueblo conocido mundialmente por ser el hogar de la Destilería del Ron Bacardí.

Conocí al toletero zurdo, tanto tirando como bateando, al arribar a Puerto Rico tras su primer temporada completa en las Mayores con los Phillies de Philadelphia.

Al poco tiempo, además, conocí a sus distinguidos padres Julio y Felicita. Todo esto sin olvidarme de su admirada esposa, Marta, con quien se casó en el 1968.

El 1ro de marzo del 1965….fue firmado como agente libre amateur por los Cardenales de San Luis. Sin embargo, ese próximo 29 de noviembre fue seleccionado en el Sorteo Regla 5 por los Angelinos de California.

Así, pues, comenzó su trayectoria en Grandes Ligas (1966-1982) con California, Philadelphia, San Francisco, Atlanta, Mets de Nueva York, Rangers de Texas, Padres de San Diego, Montreal, Pittsburgh y Philadelphia una vez más.

Sus estadísticas fueron buenas….en 1632 partidos castigó la pelotita blanca al son de .275 con 645 carreras anotadas, 1604 imparables, entre ellos 279 dobles, 25 triples, 139 jonrones y 802 carreras impulsadas.

Su posición primordial fue la primera base y en 1164 partidos promedio un buenísimo .992%. En sus juegos en los tres jardines que fueron 352 abono para que porcentaje total-final en fildeo fuese un destacado .991%.

Jamás olvido que en el 1980, jugando con San Diego, los medios informativos dejaron saber que la gerencia del equipo había tomado una decisión injusta con relación a Guillermo (no recuerdo los detalles) y de inmediato me comunique con la novena y a los pocos días la justicia fue adjudicada en su caso.

Recuerdos y recuerdos ha revivido de Guillermo mientras escribo:
(Willie Mays fue un glorioso pelotero…pero un tanto difícil en su trato con la prensa. Allá durante los 1970, en dos oportunidades se puso medio «perrón» cuando este servidor en Pittsburgh y Nueva York (con mi acostumbrado respeto) le solicite entrevistas. Me trato mal!

Allá para el 1979, Willie Mays visitó a Puerto Rico con los Mets de Nueva York para la Serie Ciudad Deportiva Roberto Clemente. No queriendo pasar otro mal rato con Mays le pedí ayuda (cosa nada usual en mi persona) para que me ayudase en lograr una charla con Mays.

Guillermo intervino de inmediato y le dijo a Mays, «Willie, este es mi amigo. Por favor, habla con él.» Así fue que logre mi única entrevista grabada con el legendario pelotero. La misma esta en mi archivo al igual que la foto tomada durante la misma.

Como dato interesante, traigo ante ustedes el hecho de que cuando debutó en Grandes Ligas, el 12 de abril del 1966, con California, frente a los Medias Blancas de Chicago, entró como corredor emergente por Norm Siebern, en la entrada número catorce. Rápidamente se robó la segunda base aunque no tuvo presentación como bateador.

Lo interesante es que ese día Guillermo contaba con 18 calendarios y 11 días de vida…para aquel entonces (y tal vez aun) el pelotero Boricua más joven en militar en el «Mejor Béisbol del Mundo».

Guillermo Montañez en sus comienzos con los Criollos de Caguas.

En el Béisbol Invernal Boricua, militó durante dieciocho jornadas con Caguas y Santurce acumulando promedio ofensivo de .266 con 86 jonrones y 396 carreras impulsadas.  En el 2014 fue seleccionado como uno de los mejores 75 jugadores de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente.

Ahora estoy viendo en mi mente a Guillermo frente a su hogar en la carretera vieja de San Juan a Caguas estando Marta a su lado…lo veo con su «tumbao» Boricua sano sobre tantos estadios de las Grandes Ligas y en Puerto Rico.

Recuerdo, que como su carnal y gran pelotero que fue, Jerry Morales, usualmente me llamaba….Mayooo!

Hoy y siempre ruego por Guillermo y su familia y por tantos hermanos que Dios me ha regalado en este viaje beisbolero-periodistico por la vida.

Jamas olvido, que sobre todo, lo que más ha impactado mi vida es el hecho de la seguridad que emanaba de su existencia.

Y que como este servidor….Guillermo…con Dios en mente…ha vivido su vida….como escribió el inmortal cantante de Canada, Paul Anka….»A Su Manera».

(Foto de arriba)—-Temprano en la década de los 1980….tras ofrecer una clínica de béisbol en Caguas con el jonronero, Hank Aaron, se ve a Guillermo Montañez siendo entrevistado por el autor, Luis Rodriguez-Mayoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba