Jun Juarbe comenta el tercer juego de la Serie Mundial 2022

Durante tres horas y ocho minutos los fanáticos de los Filis explotaron sus cuerdas vocales y disfrutaron a sus anchas el tercer partido de la Serie Mundial. Los Filis conectaron cinco jonrones, que recorrieron 1,950 pies, para aplastar a los Astros de Houston 7-0. Nunca en la historia de la Serie Mundial un equipo había conectado tres jonrones en las primeras dos entradas. Nunca en la historia de la Serie Mundial un equipo había bateado cinco jonrones en las primeras cinco entradas.  Nunca en la historia de la Serie Mundial un equipo había bateado cinco jonrones contra un mismo lanzador, el abridor de los Astros, Lance McCullers. El primero fue de Bryce Harper con uno abordo en la primera entrada que estremeció al Citizen Bank Park y a toda Filadelfia. El jonrón de Harper de 402 pies al primer envío que le sirvió Lance McCullers alumbró aún más al Citizen Bank Park y puso a rugir a la inmensa mayoría de los 45,712 fanáticos que pagaron por presenciar el juego. 

Lance McCullers nunca se recuperó de ese jonrón. Se enfrentó a 16 bateadores adicionales, permitiéndole jonrones a cuatro de ellos, y salió en la quinta entrada con un “out” y su equipo perdiendo 7-0. En la segunda entrada permitió jonrones solitarios a Alec Bohm y a Brandon Marsh. El de Bohm fue el número 1,000 en Series Mundiales. En la quinta entrada se la sacaron, Kyle Schwarber a 443 pies del plato y Rhis Hoskins. La electrónica Campana de la Libertad del estadio sonaba una y otra vez con los jonrones de los Filis, pero no se escuchaba porque su sonido era ahogado por los bulliciosos fanáticos de los Filis.

Nuevamente afloró la interrogante de por qué Dusty Baker tardó tanto en relevar a McCullers. Esa fue la misma interrogante sobre la prolongada permanencia en la loma de Justin Verlander en el primer juego. Opino que McCullers no debió abrir la quinta entrada.

Posteriormente, se conjeturó que McCullers estaba retratando sus lanzamientos. En la regular solo permitió un jonrón a un bateador zurdo y ayer, tres zurdos en nueve turnos se la sacaron; Harper, Marsh y Schwarber. Parecía como si los bateadores supieran el tipo de lanzamiento que realizaría. Cuando Harper llegó al “dugout”, luego de conectar el jonrón, llamó a Alec Bohm y le murmuró un mensaje al oído. Abriendo la segunda entrada, Alec Bohm le conectó un jonrón a McCullers. ¿Qué le dijo Harper? No lo sabemos, pero concluido el juego Alec Bohm fue entrevistado por el personal de Fox Sports y le preguntaron qué le había dicho Harper y respondió: “eso es entre nosotros miró la cámara”, y sonrió con picardía.

Lo cierto es que los Filis mantuvieron su invicto en su parque en la postemporada (6-0) y tomaron ventaja de 2-1 en la serie.

El iniciador zurdo de los Filis, el venezolano Ranger Suárez, esparció tres “hits” en cinco dominantes entradas en cero. Necesitó solamente nueve (9) lanzamientos para colgar un cero en la primera entrada, siete de ellos para ponchar a Yordan Álvarez. Retiró a nueve bateadores seguidos hasta que otorgó boleto gratis a Chas McCormick con dos “outs” en la quinta. Le siguió Martin Maldonado y cuando arribó al plato, los fanáticos de los Filis, que no dejan pasar nada, comenzaron a gritar: “¡Revisa su bate!” Aludían al bate qué le regaló Albert Pujols y por cuestiones de seguridad fue prohibido su uso. “Machete” Maldonado ignoró el estribillo y conectó un sencillo al central. Ranger Suárez se apuntó la victoria con cinco entradas en cero y se convirtió en el segundo abridor venezolano que gana un juego de Serie Mundial; el otro fue Freddie García con las Medias Blancas de Chicago en el 2005.

El relevo de ambos equipos volvió a dominar. Por los Filis Connor Brogdon lanzó la sexta entrada, Kyle Gibson la séptima, Nick Nelson la octava y Andrew Bellatti la novena. Por los Astros, Ryne Stanek (2/3) y José Urquidy (3 entradas), lanzaron 3.2 entradas sin permitir carreras. En los primeros tres juegos, el relevo de los Filis no ha permitido carreras en 12.2 entradas. El de los Astros, dos carreras en 9.2 de entradas y solamente una limpia, el jonrón de JT Realmuto a Luis García para ganar el primer juego.

Bryce Harper, que se fue de 4-1, ha montado un espectáculo en la postemporada. Batea para .382 con seis jonrones, 13 impulsadas y un astronómico OPS de 1.232. De los seis jonrones, cuatro le han dado ventajas a los Filis. Sus números son tan impresionantes que el propietario de los Filis, John Middleton, declaró que su contrato de 330 millones de dólares está por debajo de su valor real.

Los Astros con sus 106 victorias en la regular no se amilanan cuando enfrentan la hostilidad, pero tendrán que ganar uno de los próximos dos juegos para devolver la serie al Minute Maid Park.

Los Filis se han colocado a dos victorias para ganar la Serie Mundial.

Para el cuarto juego, los Astros enviarán al derecho Cristian Javier, 1-0 y 1.35 en la postemporada; nunca ha enfrentado a los Filis. El derecho Aaron Nola, 2-1 y 4.57 en la postemporada, abrirá por los Filis buscando recuperarse de su pésima salida en el primer juego cuando permitió cinco carreras en solo 4 1/3 entradas. 

Los Astros están prácticamente obligados a ganar porque en las series a un máximo de siete juegos los equipos que dominan 3-1 han ganado la serie en el 85% de las veces (78 de 92).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido
Ir arriba