La Primera Base

En menos de dos semanas tres destacados guardabosques de Grandes Ligas se lesionaron al tropezar con la de primera base. 

El 2 de mayo de 2021, Luis Robert, guardabosque central cubano de las Medias Blancas de Chicago, sufrió rotura en el flexor de su cadera derecha al impactar la primera base mientras intentaba anotarse un “hit” dentro del cuadro. Estará ausente varios meses.

El 7 de mayo, Byron Buxton, valioso guardabosque central de los Mellizos de Minnesota que atraviesa por su mejor campaña en las Mayores, .370/.408/.772 con 10 dobles, nueve jonrones y cinco bases robadas; seleccionado jugador del mes (abril) en la Liga Americana, sufrió una lesión en su cadera derecha en una jugada similar. Esa lesión lo envió a la lista de lesionados y perderá varias semanas.

El pasado jueves, 13 de mayo, Ronald Acuña Jr., líder en ese momento en jonrones (12), sufrió una severa lesión en su tobillo izquierdo al tropezar con la primera base mientras intentaba anotarse un “hit de pierna” y tuvo que abandonar el partido contra los Azulejos de Toronto. Tercer jardinero de relieve que sale lastimado del juego luego de impactar la primera base.

Frecuentemente se producen lesiones cuando los bateadores-corredores intenten llegar a salvo a la primera base. Ello obedece en gran medida a la altura de la almohadilla.

Las alturas de las almohadillas (primera, segunda y tercera) rondan entre 5 pulgadas (altura máxima) y tres pulgadas (altura mínima). Regla 1.06 del Béisbol.

En las Grandes Ligas suelen tener tres pulgadas (3) de altura. Esa altura suele provocar tropezones, en la primera base, como los sufridos por Acuña, Robert y Buxton. Si se redujese la altura de la primera se reducirían sustancialmente los tropezones de esa naturaleza y, por ende, lesiones como las sufridas por esos tres valiosos guardabosques. La almohadilla de primera base es la más pisada en un juego y muchos de esos contactos se producen cuando los corredores imprimen el turbo a sus piernas en el recorrido entre “home” y primera.

Reducir la altura de la primera base, sería novedoso pero el “home”, que es otra base, también ha sufrido varias metamorfosis. Hasta 1868, el “home” era redondo. De ahí, surge el nombre del plato; “home plate” en inglés.  En el 1869 cambió su forma a un cuadrado de 12 pulgadas, que era de mármol blanco.  

En 1985, para evitar lesiones en los deslizamientos, se sustituyó el mármol por caucho blanco (goma).

En 1901 se aumentó su tamaño a 17 pulgadas, pero dejó de ser cuadrado y se convirtió en pentágono. Robert Keating creó el “home plate” de cinco lados. Esa nueva forma geométrica abonó a que la zona de “strike” fuese más visible para el lanzador y para el árbitro. El lado del “home” que está frente a la loma de lanzar mide 17 pulgadas de longitud, los dos lados adyacentes miden 8 1/2 cada uno y los restantes dos lados que forman la punta del pentágono miden 12 pulgadas de cada uno.

La base del “home” está a nivel de la superficie del terreno de juego y sus bordes son biselados. Regla 1.05 del Béisbol.

Creo que si se redujese la altura de la primera base se minimizarían las lesiones de los corredores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba