Larry Doby y Monte Irvin…pioneros negros en las Grandes Ligas

En el 1947, la segunda base de los Dodgers de Brooklyn, Jackie Robinson, derribo la barrera racial en las Grandes Ligas el 15 de abril. así pues, los peloteros Negros fueron aceptados en el «Mejor Beisbol del Mundo».

En esa misma temporada, el jardinero de los Indios de Cleveland, Larry Doby, se convirtió en el segundo de su raza en lograrlo el 5 de julio, luciendo el uniforme de los Indios de Cleveland. Al mismo tiempo fue el primer Negro en la Liga Americana.

El décimo de ellos en la historia lo logro el 8 de julio en el 1949, con los Gigantes de Nueva York. Su nombre, Monte Irvin, defensor de los jardines como Doby.

Nota Aclaratoria: El 16 de diciembre del 2020, el Beisbol de las Grandes Ligas reconoció a peloteros de la Ligas Negras en los Estados Unidos como peloteros de Grandes Ligas como las conocemos desde sus principios.

Supongo que esa decisión fue tomada basándose la Oficina del Comisionado en influencias políticas del presente. Respeto esa decisión…pero a mi entender las Ligas Negras fueron las Ligas Negras y las Grandes Ligas han sido las Grandes Ligas. Dos entidades completamente distintas con historiales distintos. Para este servidor, esto es algo tan simple que se cae de la mata! Y respeto la opinión de cada persona sin necesidad de entrar en controversias.

Mi opinión en nada está basada en cuestiones raciales…Dios lo sabe.

Entre el 1947 y el 1959, Doby militó en las Mayores con Cleveland, Medias Blancas de Chicago y Detroit. Bateo al ritmo de .287 en 1533 juegos logrando 273 jonrones y 1094 carreras impulsadas. Fue miembro en el 1948 de Cleveland cuando gano la Serie Mundial y fue honrado al ser seleccionado siete veces para integrar el equipo «Todos Estrellas» de la Liga Americana.

Cleveland retiro su número de uniforme 14 y en el 1998 fue exaltado al Salón de la Fama del Beisbol.

En el beisbol profesional de Puerto Rico vio acción en la temporada 1946-1947 con San Juan y bateo .349 con 12 jonrones y 42 carreras impulsadas. (Provenientes son estos datos de la labor del historiador oficial de la Liga de Beisbol Profesional de Puerto Rico, el respetado colega Jorge Colon Delgado…aquí su récord https://beisbol101.com/larry-doby/  

Por su parte, Irvin vio acción en las Mayores con los Gigantes de Nueva York y los Cachorros de Chicago entre el 1949 y el 1956. En un total de 764 juegos, bateó al son de .293 con 99 jonrones y 443 carreras impulsadas. Fue miembro de los Gigantes cuando ganaron la Serie Mundial de 1954 y participó en un «Juego de Estrellas» por la Liga Nacional.

Los Gigantes (en San Francisco) retiraron su número de uniforme 20 y fue exaltado al Salón de la Fama del Beisbol en el 1973.

En la liga invernal de Puerto Rico vio acción en 4 temporadas entre las jornadas 1940-41 y 1946-1947 con San Juan bateando al ritmo de .322 con 20 jonrones y 118 carreras impulsadas, estadísticas gracias a Jorge Colon Delgado, también.  Aquí su récord https://beisbol101.com/monte-irvin-3/.

En el plano personal este servidor conto con las hermandades tanto de Doby como de Irvin en el plano de «tú a tú». A Doby le conocí comenzando la década de los 1970 en San Juan y a Monte a mediados de la misma en mis funciones como organizador del «Dia de Pelotero Latinoamericano» en las Grandes Ligas siendo Monte Irvin ejecutivo en la Oficina del Comisionado. Bowie K. Kuhn.

Desde principios de nuestras relaciones me percate que ambos eran seres humanos de clase…educados con muy buen verbo. Larry curso estudios en la Universidad de Long Island en Nueva York mientras que Monte hizo lo propio en la Universidad Lincoln en Chester, Pennsylvania. Presumo que no obtuvieron grados dado el hecho de que en la Segunda Guerra Mundial, Larry sirvió en la marina de los Estados Unidos y Monte en el ejército.

Durante muchas conversaciones, con ambos, al transcurrir el tiempo pude descifrar las cualidades muy similares que poseían. Eran personas serias con toques de jocosidad. Hablaban con tonos de mucha seguridad en el plano personal, mientras que dejaban saber su empatía y respeto hacia las demás personas.

Sobre sus recuerdos al llegar a las Grandes Ligas, Larry manifestó en ocasiones, «Fue muy difícil, pero le hice frente al gran reto de ser el segundo Negro.

«Estuve incomodo por un tiempo, pero todo fue cambiando cuando peloteros se comenzaron a dar de cuenta como yo era como pelotero y más importante como persona.»

Por su parte, Monte siempre sostuvo, «Para esa época, era muy, muy difícil ser Negro en los Estados Unidos.

«Lamento haber perdido mucho tiempo de mis mejores días como pelotero debido al racismo. Pero no guardo rencor. Por lo menos, logre llegar a las Mayores y tener una buena carrera.»

Durante los tiempos que compartimos siempre hablaron elocuentemente con alegría de sus experiencias en Puerto Rico en la década de los 1940.

Jamás olvido que en ocasiones Monte, con su rostro reflejando toques de satisfacción y tristeza, recordaba, «Alla en Puerto Rico muchas veces un jovencito me esperaba al yo llegar al parque (Estadio Sixto Escobar el San Juan) …yo le daba mi bulto con pertenencias para el juego y el me lo cargaba hasta llegar al vestidor del equipo.

«Jamás olvidé su cara. Cuando yo entré en el Salón de la Fama en Cooperstown (Nueva York) el 6 de agosto en el 1973…el también recibió el mismo honor…Roberto Clemente.»

Tanto Larry como Monte, deduje durante nuestras charlas, eran muy sinceros al referirse a sus luchas por la igualdad de los Negros. Sin embargo, se expresaban con mucho decoro al respecto y jamás sentí que de ellos emanaba odio.

Es más, percibí de ambos que por sus carreras en el beisbol entendían habían contribuido con sus comportamientos de hombres de bien, a crear conciencia sobre el «cáncer social» del racismo!

El miércoles, 18 de junio en el 2003, Larry Doby, contando con 79 anualidades de vida, falleció víctima de cáncer en Montclair, Nueva Jersey.

El presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, a su vez un hombre genuino del beisbol manifestó, «Larry Doby fue un gran hombre…un gran pelotero. Tuvo una influencia profunda en el beisbol. Fue un hombre muy honorable.»

El lunes, 11 de enero del 2016, Monte Irvin contando con 96 anualidades de vida falleció de causas naturales en Houston, Texas.

El glorioso pelotero Willie Mays, que jugó con Monte siendo miembros de los Gigantes de Nueva York, dijo, «Él fue mi amigo de por vida. Monte fue mi segundo padre. Lo quería mucho…lo admiraba y respetaba mucho.»

En el plano personal es la creencia firme de este servidor que ambos, Larry y Monte, aunque reconocidos por ser inmortales peloteros…jamás recibieron en vida créditos merecidos por sus logros y aportaciones a la humanidad tanto dentro…como fuera de los terrenos de juego.

NOTA PERSONAL: Comparto con ustedes mis memorias para informar, entretener, orientar y opinar según los designios de Dios…utilizando en beisbol como vehículo. A la vez, en humildad, me percato que en realidad soy muy afortunado de viajar en la vida por el «boulevard» que Él pavimentó para este servidor.

De conversaciones con ellos continué fortaleciendo mentalmente el hecho de que la fuerza espiritual que Dios nos regala supera, entre otras cosas, la maldad…el racismo…los prejuicios que ellos confrontaron.

Mas que nada sus amistades fortalecieron en mi mente algo muy sencillo. Todo ser humano está hecho de carne, huesos y sangre. ¡Todos somos iguales ante Dios!

Desde chamaquito sabía de Larry Doby y Monte Irvin…jamás pensando que Dios me regalaría algún día sus hermandades!

(FOTOS)—-A la izquierda, tarde en la década de los 1990, en el «Ballpark» en Arlington, Texas, vemos a Larry Doby con su esposa Helyn y Luis Rodríguez-Mayoral. A la derecha, en Atlantic City, New Jersey, vemos a Luis con su otro gran amigo, Monte Irvin, en el 2011. (Primera foto cortesia de Brad Newton,)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba