Los Boricuas Inmortales vs. los lanzadores del Salón de la Fama

En mi último blog escribí sobre como lucieron los jugadores con 3000+ imparables frente a los lanzadores que están en el Salón de la Fama.

Veamos como los Inmortales puertorriqueños batearon frente a este selecto grupo de excelentes serpentineros.

Roberto Clemente

Ganador de cuatro campeonatos de bateo, el siempre Astro Boricua lució bien contra ambos grupos.    A los mejores que le bateó fueron a Warren Spahn (.425) y Don Drysdale (.361); y de los 39 jonrones que conectó, seis fueron a Sandy Koufax e igual cantidad a Ferguson Jenkins.  En la década de los 60, Clemente posee el mejor promedio ofensivo con .331.

Orlando Cepeda

No es sorpresa que del grupo, Cepeda haya sido el de más cuadrangulares.  De los 42 que bateó, 10 fueron contra Warren Spahn y 5 contra Sandy Koufax.  Su mejor ofensiva fue contra Juan Marichal (.375), Warren Spahn (.344), Phil Niekro (.333) y Tom Seaver (.313).  Todavía es el boricua con los mejores siete años iniciales en las Grandes Ligas.

Roberto Alomar

Tuvo su mejor ofensiva frente a Jack Morris (.412), Mariano Rivera (.385) y Nolan Ryan (.280).  Entre 1992 y 2001, Alomar fue el que más imparables conectó entre los intermedistas con 1704 y el de mejor promedio con .315.  Difícil encontrar una segunda base más completa que Alomar.

Iván Rodríguez

El receptor con más imparables de por vida (2,844), frente a los lanzadores del Salón de la Fama alcanzó sus mejores promedios contra Jack Morris (.500), Tom Glavine (.400) y  Roy Halladay (.359). Además, en su posición, de 1995 al 2004, fue líder en imparables con 1634 y llegó empate con Mike Piazza en promedio con .315. Al igual que Alomar, difícil encontrar un receptor tan completo.

Edgar Martínez

De los cinco Inmortales boricuas, es el único que tiene mejor promedio de bateo contra los lanzadores del Salón de la Fama que el que registró de por vida.  Le conectó muy bien a Mariano Rivera (.579), Roy Halladay (.444), Dennis Eckersley (.429) y Mike Mussina (.307). Considerado el mejor bateador derecho de su época, fue líder de bateo en dos ocasiones.  En la década de los 90, tuvo el cuarto mejor promedio ofensivo acumulativo con .325. 

Fuente de información: baseball-reference.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba