Manny Sanguillen: conquistó a millones con su juego en la receptoría y con su humildad

Manny Sanguillen recibe el «Premio Roberto Clemente 1976» durante el Día Del Pelotero Latinoamericano en el Estadio Tres Ríos en Pittsburgh. La presentación estuvo a cargo del autor e ideólogo de estos actos…Luis Rodríguez-Mayoral. (Foto oficial de los Piratas de Pittsburgh por Les Banos).

Recuerdo a Manny Sanguillen con frecuencia y más que nada por su humildad…por su alegría genuina y por su inolvidable sonrisa. Sin embargo, reconozco que fue uno de los mejores receptores de su generación!

Nacido en Colón, Republica de Panamá, en la entrada del Océano Atlántico al Canal de Panamá, el 21 de marzo del 1944, Manny cuando chamaco fue jugador de baloncesto, de futbol-soccer y se las dio de boxeador ganado 5 combates y perdiendo 2.

Su padre, Helio, era pescador. Su madre, la distinguida dama Zoila, era ama de casa. No creció Manny en riquezas…su familia fue muy noble y fue educado desde muy joven utilizando como guía las filosofías de Dios y de la Biblia,

Manuel de Jesús Sanguillen me dijo en una ocasión hará unos 48 calendarios, «Yo vine a jugar béisbol por vez primera cuando tenía unos 18 o 19.»

«Herb Raybourne era escucha de los Piratas de Pittsburgh en Panamá y bajo la supervisión de Howie Haak (súper escucha de la organización en América Latina) me firmaron en el 1964.»

Raybourne luego firmaría a otros peloteros de Panamá como Omar Moreno para los Piratas y al miembro del Salón de la Fama en Cooperstown, Nueva York, Mariano Rivera…estelar relevista de los Yankees.

En su historial de Ligas Menores (1965-1968), Manny jugó en las clasificaciones A y AAA con el Batavia en la Liga New York-Penn, Raleigh en la Liga Carolina y Columbus en la Liga Internacional. Mientras se pulía como receptor castigo la pelotita blanca al son de un respetable promedio de .288.

Su debut en Grandes Ligas fue el 27 de julio del 1967, frente a los Astros de Houston con los Piratas y se fue de 1-0 a la ofensiva.

Aunque hace algunos calendarios no le veo personalmente…en innumerables ocasiones en mi vida he compartido con él.

Sobre momentos inolvidables en su historial, ha manifestado Manny para nuestra grabadora, «Fue importante para mi recibir el juego «sin hits-sin carreras» de Bob Moose el 20 de septiembre del 1969…. (fallecido Moose en un accidente de autos el 9 de octubre del 1976, en Martins Ferry, Ohio).

«Jamás podre olvidar cuando el 1ro de septiembre del l971, fui parte con los Piratas de la primera alineación compuesta por Negros en la historia de Grandes Ligas que el dirigente, Danny Murtaugh, puso en el terreno de juego frente a Philadelphia.»

«Como lanzador Dock Ellis, Al Oliver estaba en primera base, Rennie Stennett en segunda, Dave Cash en tercera, Jackie Hernández (cubano) en el campo corto, Willie Stargell en el jardín izquierdo, Gene Clines en el central, Roberto Clemente en el derecho y yo como receptor.»

A eso siempre ha sumado su orgullo en haber sido miembro de los Piratas de Pittsburgh que coparon los campeonatos de las Series Mundiales 1971 y 1979!

En su historial de Grandes Ligas (1967-1980) Manny bateó con Pittsburgh y Oakland un muy respetable .296, producto de 1500 imparables en 5383 turno al bate. Además, logró 205 dobles, 57 triples y 65 jonrones con 566 carreras anotadas y 585 impulsadas.

Como receptor fildeó un eficiente .987 mientras fusilaba a 39% de corredores en intentos de robos de base. En las Grandes Ligas fusilar un 30% es bueno.

En tres temporadas fue elevado al Juego de Estrellas por la Liga Nacional (1971-1972-1975).

Escribir y recordar al respetado hermano Manny Sanguillen sin pensar en su relación con el inmortal pelotero Boricua…Roberto Clemente…seria para mí faltarle el respeto a la historia.

En charla grabada durante la temporada 1976 en Pittsburgh, recordó Manny, «Roberto fue mi hermano. Fue como un padre para mí. Tanto, tanto aprendí de él.»

«Roberto me dio consejos como bateador…me dio a conocer como los lanzadores piensan hacia los bateadores. Me enseñó como vestir, como intercambiar con personas…también, me hablaba sobre lo que debiera comer. Él era un dedicado al cuido de su físico y tenía una mente muy sana y muy fuerte.»

Temprano…a eso de las 7 de la mañana…el 1ro de enero del 1973, tras conocer de la muerte de Roberto Clemente horas antes tras caer el avión en el cual viajaba hacia Managua, Nicaragua, con bienes para ayudar a víctimas de terremotos días antes…me dirigí a los apartamentos de Manny Sanguillen y Rennie Stennett a poca distancia de mi residencia en el Condado, Santurce, Puerto Rico. Ellos militaban con los Senadores de San Juan en la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico.

Esos fueron de los días más tristes en nuestras vidas. En el plano personal me entregué totalmente a mis funciones como representante en la Isla de los Piratas y Manny, en su dolor y desespero, se entregó como voluntario a bucear en la aguas del Océano Atlántico en la búsqueda de los restos de Roberto.

Tan fue así…que se olvidó estar presente días después cuando el Béisbol de Grandes Ligas y los Piratas de Pittsburgh le rindieron una despedida a Roberto Clemente en la Iglesia Católica de su pueblo natal….Carolina, Puerto Rico.

En mi mente….Manny Sanguillen y Roberto Clemente…aun caminan por el Mundo cada cual con un brazo sobre el hombro del otro.

Manny Sanguillen hace muchos calendarios reside en Pittsburgh, Pennsylvania. En esa ciudad es una figura legendaria y muy respetada. Se le ve frecuentemente en el Parque PNC…sentado en una silla, firmando autógrafos y compartiendo con fanáticos.

Como escribí anteriormente…..no le veo hace algún tiempo. Como siempre le deseo lo mejor…que Dios le bendiga….mientras le doy gracias por su hermandad que me regaló hace ya casi medio siglo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba