Memorias del Clásico de Verano (Parte III)

Muestra de tarjetas conmemorativas del Juego de Estrellas de la década de los 90’.  De izquierda de derecha tarjeta de Roberto Alomar Score 1992, Sandy Alomar Sports Illustrated de 1998, Iván Rodríguez, Fleer de 1995. Foto Colección Personal

En los pasados artículos hemos comentado sobre los orígenes del Juego de Estrellas y de cómo desde la década de los cincuenta (50’) las principales compañías manufactureras de tarjetas han utilizado dicho evento para emitir distintas piezas conmemorativas.  En el transcurso del tiempo vimos cómo fue que la empresa Topps Chewing Company entre las décadas de los cincuenta (50’) y los setenta (70’) emitió las primeras tarjetas conmemorativas como parte de la producción de sus conjuntos o “sets” regulares.[1]  En aquella ocasión acotamos que la emisión de estas tarjetas conmemorativas se hizo bajo el auspicio de las prestigiosas revistas “The Sports Magazine” y “The Sporting News” que duro hasta el año 1970.[2]  A partir del año 1974, la Topps Chewing Company reinició la publicación de tarjetas conmemorativas del “Juego de Estrellas” como parte de la publicación de sus conjuntos o “sets” principales.  Es menester recordar que la Topps Chewing Company entre los años de 1975 hasta el 1981 recurrió al uso de sellos distintivos para identificar las tarjetas de los jugadores que participaron en el clásico de verano.[3]  El devenir histórico en el periodo que comprende las décadas de los ochenta (80’) y noventa (90’) plantearon nuevos senderos en la producción de tarjetas relacionadas con el “Juego de Estrellas”.  En dicho periodo la feroz competencia de las empresas Topps Chewing Company, Fleer Corporation y la Donruss Trading Cards por el liderazgo del mercado de tarjetas de béisbol tuvo el efecto de hacer que las cartas alusivas al evento proliferasen aceleradamente.[4]  La popularidad de dichas tarjetas provocó que entre los años de 1983 hasta el 1991 cada una de las empresas mencionadas publicase varias ediciones de tarjetas especiales o “inserts” dedicadas al clásico de verano.[5] 

Los años que comprendieron la década de los noventa (90’) atestiguaron una nueva ola de expansión por parte de las compañías manufactureras en la producción de tarjetas conmemorativas al “Juego de Estrellas”.  Sumado a ello, la incursión de nuevas empresas manufactureras de tarjetas como fue el caso de la Score Trading Cards, la Pacific Trading Cards, la Pinnacle Brand Inc. y la Upper Deck Trading Cards Inc., trajo consigo innovaciones en la presentación y diseño de dichas piezas de colección.[6]  En principio, la aportación de estas empresas en el desarrollo de las tarjetas relacionadas con el “Juego de Estrellas” puede resumirse en tres (3) aspectos o áreas esenciales.  En primer lugar, estas empresas ampliaron el concepto de tarjetas conmemorativas sobre el “Juego de Estrellas”.  Ello se debió a que estas empresas comenzaron a utilizar el concepto de “Todos Estrellas” con el cual crearon una serie de diseños y tarjetas alusivas a las hazañas de los jugadores durante la temporada anterior, incluyendo su participación en el clásico de verano.  Así por ejemplo, la empresa Score Trading Card comenzó a crear conjuntos o “sets” de tarjetas como “Rising Stars”, “Dream Team”, “The Franchise”, “Score All Stars”, y “Gold Stars” entre otrosLa empresa Pinnacle Brand Inc., estableció tarjetas alusivas bajo el nombre de “Pinnacle Team”, “Pinnacle Rookie Team”, “Team Pinnacle”, y “Epix All Stars” entre otrosPor su parte, la Pacific Trading Cards formuló su grupo de tarjetas incluyendo diseños que señalaban a las nuevas estrellas latinas bajo sus líneas principales es “Pacific Prism”, “Crown Royale”, “Pacific Gold” y “Cramer’s Choice” entre otros.[7]  Por último, la Upper Deck Trading Cards se distanció de sus competidoras al evitar establecer una línea particular de tarjetas conmemorativas del “Juego de Estrellas” y en su lugar emplearon la línea “All Star Heroes” para resaltar sus tarjetas de jugadores todos estrellas con la presencia de jugadores legendarios.[8]  En segundo lugar, entre los años de 1994 hasta el 2001 las principales empresas de tarjetas (Donruss, Fleer, Pinnacle, Topps y Upper Deck) se unieron para ofrecer a la fanaticada conjuntos especiales que se distribuyeron durante las actividades relacionadas con el clásico de verano.[9]  En adición, la empresa Pinnacle Brand Inc., produjo por separado conjuntos alusivos a este evento entre los años de 1995 hasta el 1998.[10]  Vale la pena recordar que en este periodo múltiples empresas como “Sunoco”, “Barry Cola”, “Tombstone Pizza” y “Procter and Gamble” comisionaron a las principales empresas manufactureras la emisión de tarjetas conmemorativas al evento.[11] En tercer lugar, estas empresas acuñaron sellos y diseños llamativos que se incorporaron en las tarjetas de los jugadores que participaron del juego de estrellas.  En este tercer y último artículo de la serie veremos la evolución de las tarjetas conmemorativas al “Clásico de Verano” en este nuevo milenio.

            Los años que comprendieron la segunda parte de la década de los noventa (90’) atestiguó la salida del mercado de algunas de las principales empresas manufactureras de tarjetas de béisbol.[12]  Así las cosas, al sonar las doce campanadas que anunciaban la llegada del año 2000, habían salido del mercado las compañías Score Trading Cards, Pinnacle Brand, Pacific Trading Cards y Donruss Trading Cards.[13]  En este nuevo escenario, las empresas Topps Company Inc., Fleer Corporation, y la Upper Deck Trading Cards se encargaron de satisfacer la demanda del mercado de tarjetas incluyendo nuevas líneas de productos de tarjetas.  Así por ejemplo, la Topps Company Inc., dio rienda suelta a la creación de productos como la marca “Topps Heritage”, “Topps Pristine”, “Topps Tribute”, “Topps 205”, “Topps Total”, “All Fan Favorites”, “Topps Signatures”, “Topps Gallery” y “Topps Museum Collection” entre otros productosEn adición, la empresa relanzó varias de las líneas de productos que se iniciaron en la década anterior como “Stadium Club”, “Finest” y “Opening Day”.  De igual manera, la empresa les infundió nuevos bríos a los productos “Bowman” y “Topps Traded” que en adelante se enfocarían principalmente en la producción de tarjetas de jóvenes prospectos y novatos.[14]  La Fleer Corporation produjo las líneas de tarjetas “Fleer Platinum”, “Fleer Premium”, “Fleer Focus”, “Fleer Authority”, “Fleer Legacy” y “Fleer” entre otros productos.  A su vez les ofrecieron nuevos bríos a productos establecidos en el decenio anterior como “Greats of the Game” y “Fleer Ultra” entre otros productos.  Por su parte, la Upper Deck Trading Cards desarrolló una estrategia corporativa en la cual se enfocaron en productos de alta tecnología y numerados.  Entre los productos crearon la línea “Exquisite”, “Sweet Spot”, “MVP”, “Legacy”, “NY Legends”, “Sp Signature”, “Sp Legendary Cuts”, “Sp Spectrum”, “UD Ultimate”, y “UD Vintage” entre otros productos.  Además, reformularon varios productos que se lanzaron durante la década anterior como “Sp” y “UD Baseball Heroes”.  Por último, la compañía Donruss Trading Cards en su retorno al mercado de tarjetas se enfocó en llamar la atención de los coleccionistas con productos como “Donruss Team Heroes”, “Donruss Classic”, “Donruss World Series” y “Donruss Originals” entre otrosEn adición, volvieron a traer a la consideración del coleccionista conjuntos como el icónico “Diamond Kings”. 

Tarjeta conmemorativa de Derek Jeter All Star Donruss de 2005.
Foto Colección Personal

Resulta interesante acotar que a pesar de que durante la primera década del siglo XXI la producción de tarjetas de béisbol aumentó exponencialmente no así la cantidad de emisiones de piezas relacionadas con el clásico del verano.  Ello fue así debido a dos razones fundamentales.  La primera razón, es que las distintas empresas manufactureras se enfocaron en el concepto de jugadores “Todos Estrellas”, produciendo gran variedad de tarjetas especiales que resaltaban las habilidades y gestas de los peloteros en el terreno de juego.  La segunda razón se refiere a que buena parte de las tarjetas conmemorativas al juego de estrellas se reservaron a la producción de los conjuntos principales de las compañías.  En ese sentido la Donruss Trading Cards produjeron dos conjuntos especiales o “inserts” conmemorativos al juego de estrellas durante los años de 2004 y 2005.  Por su parte, la Upper Deck Trading Card promovió que en su conjunto o “set” principal se identificasen los jugadores que participaron del juego de estrellas con un sello conmemorativo.  Una estrategia similar fue empleada por la Fleer Corporation para la presentación de tarjetas alusivas al clásico de verano.  Es menester recordar, que en ocasiones estas empresas utilizaron versiones especiales para conmemorar las gestas realizadas en el evento.  Así por ejemplo, merece una mención particular la emisión de tarjetas especiales “Upper Deck Documentary All Star” distribuidas en el año 2008. 

Tarjeta de Roberto Clemente con memorabilia conmemorativa del Juego de Estrellas de 1962. Foto Colección Personal

La segunda década del milenio tuvo ante sí una dramática reducción en cuanto a la oferta de tarjetas de béisbol.  Ello se debió a que las Grandes Ligas y la Topps Company Inc., acordaron un nuevo contrato de licenciamiento que le proveyó esta última la exclusividad para producir tarjetas de béisbol.[15]  No obstante, en los pasados años la empresa ha hecho grandes esfuerzos por retomar la tradición de producir tarjetas conmemorativas con el juego de estrellas.  La Topps Company Inc., que a la sazón es que mayor longevidad tiene en el mercado de tarjetas de béisbol entre los años de 2000 hasta el 2003 habían dejado de producir tarjetas alusivas al juego de estrellas.  El relanzamiento de estos objetos de colección regresó en las ediciones subsiguientes del producto “Topps Traded” correspondiente al año de 2004.  Esta costumbre de introducir tarjetas conmemorativas al juego de estrellas en su conjunto “Topps Traded” se ha convertido en una tradición que aún perdura en nuestros días.  Durante el periodo en que la Topps Company Inc., no incluyó en sus conjuntos principales tarjetas conmemorativas del clásico de verano se enfocaron en la emisión de tarjetas que conmemoraban las hazañas o los “highlights” de los peloteros en la temporada anterior.  En una interesante movida, la Topps Company Inc., a partir del año 2006 comenzó a incluir en algunos conjuntos pedazos de memorabilia como pedazos de uniforme, guantillas, parchos y bates del jugador.  En adición, la empresa ocasionalmente ha incluido en sus tarjetas especiales medallones, monedas y otros objetos relacionados con el clásico de verano.  En los pasados años, la empresa ha impreso nuevamente conjuntos conmemorativos al clásico de verano en sus productos recreando tarjetas de sus conjuntos regulares con sellos conmemorativos a la celebración del emblemático juego.  Sumado a ello, a partir del año 2014 regresaron a producir tarjetas conmemorativas al juego de estrellas que se distribuirían como parte de las actividades previas a la celebración del evento.  Ello es sin contar que recientemente ha provocado gran arraigo dentro de la grey de coleccionistas, la adquisición de tarjetas alusivas al juego de estrellas que se distribuyen en formato electrónico a través del servicio de tarjetas por demanda “Topps Now”. 

Tarjeta de Yadier Molina conmemorativa del Juego de Estrellas emitida en 2018. Foto Colección Personal

En fin, hemos hecho un breve recorrido por la evolución de las tarjetas conmemorativas del juego de estrellas.  Hemos visto que estas piezas conmemorativas relacionadas al juego de estrellas han constituido una pieza clave dentro de la estrategia de mercadeo de las empresas manufactureras de tarjetas de béisbol.  A pesar de que durante los pasados años las compañías manufactureras de tarjetas se han movido a producir otro tipo de tarjetas bajo el concepto de “Todos Estrellas”, aún se mantiene en el gusto de la grey de coleccionistas una marcada preferencia por la adquisición de estas piezas de colección.  Ello ha provocado que cada día más, las compañías manufactureras de tarjetas se esmeren por ofrecer a los coleccionistas diseños y modelos innovadores en la producción de estas piezas de colección.  La evolución de estas piezas de colección nos remonta a un pasado lleno de historias y emociones que perdurarán en la mente de los coleccionistas y los fanáticos en general.  Les corresponde a los coleccionistas la ineludible misión de rescatar y preservar para futuras generaciones las memorias del clásico de verano.

Hasta la próxima,

Trivia de la semana anterior

¿Quién fue el primer jugador puertorriqueño en obtener el premio del novato del año?

El primer jugador puertorriqueño en obtener el galardón de novato del año en las Grandes Ligas fue Orlando “Peruchin” Cepeda en el año de 1958.  Información provista por Rubén A. Rodríguez en el artículo titulado Correa es el sexto boricua Novato del Año”. Publicado en el portal electrónico: https://www.ligapr.com/correa-es-el-sexto-boricua-novato-del-ano/

Algo de Humor

Un pelotero le preguntó al otro ¿Cuál es el colmo de un pelotero?  El otro pelotero le dijo no sé.  El que hizo la pregunta contestó que el colmo de un pelotero es ser arrestado por robarse las bases.


[1] Véase nuestro artículo: “Memorias del Clásico de Verano” Parte I.  Publicado el 11 de julio de 2020.  Obtenido del portal electrónico:  https://beisbol101.com/2020/07/memorias-del-clasico-de-verano-parte-i/

[2] Id.

[3] Id.

[4] Véase nuestro artículo: “Memorias del Clásico de Verano” Parte II.  Publicado el 18 de julio de 2020.  Obtenido del portal electrónico: https://beisbol101.com/2020/07/memorias-del-clasico-de-verano-parte-ii/

[5] Id. Vale la pena resaltar que la empresa Donruss Trading Cards emitió tarjetas especiales relacionadas con el “Juego de Estrellas entre los años de 1983 hasta el 1989.  Por su parte la empresa Fleer Corportation público estos conjuntos conmemorativos como tarjetas especiales entre los años de 1983 hasta el 1995.  Por último, la Topps Company Inc., hizo lo propio entre los años de 1985 hasta el 1991. 

[6] Id.

[7] La Pacific Trading Cards posiblemente fue la compañía manufacturera de tarjetas que con mayor efectividad produjo varios diseños de tarjetas especiales.  Experimentaron con modelos de hologramas, prismas, terminaciones cromadas e incluso canvas.  Al principio las líneas conocidas como “Prism” y “Crown Royale” eran tarjetas especiales o “inserts” limitadas a jugadores estrellas, en particular peloteros latinos.

[8] La Upper Deck solamente emitió un conjunto alusivo al juego de estrellas en el año 1992.  Sin embargo, utilizó el formato de “All Star Heroes” entre los años de 1990 hasta el 1995.  En estos años se trajeron a jugadores como Reggie Jackson, Ted Williams, Hank Aaron, Babe Ruth, Johnny Bench, Willie Mays y Mickey Mantle entre otros.  En el año 1994 por ejemplo se usó la figura de Mickey Mantle bajo el conjunto de “Mickey Mantle Long Shots” para traer a colación a los principales exponentes del juego.

[9] Los conjuntos conmemorativos se hicieron en honor a jugadores legendarios que participaron en estos clásicos.  A saber, se distribuyeron de la siguiente manera: Roberto Clemente (1994), a Nolan Ryan (1995), Steve Carlton (1996), Jackie Robinson (1997), Lou Brock (1998) y Carl Yastrzemski (1999) y Hank Aaron (2000).

[10] El conjunto conmemorativo se distribuyó bajo la marca Score.

[11] De igual forma comisionaron tarjetas de jugadores “Todos Estrellas”

[12] Algunas de estas salidas del mercado se debieron a la quiebra de varias de estas empresas como fue el caso de Score y Pinnacle.  En adición, la empresa Pacific Trading Cards se vio envuelta en pleitos legales que culminaron con la pérdida de su licencia para producir tarjetas de béisbol.

[13] La última edición de tarjetas producidas por la empresa Donruss salió al mercado en el año de 1998.  Durante el año de 2001 la marca resurgió en un nuevo intento de consolidar sus productos.  Esta nueva incursión en el mercado de tarjetas se mantuvo hasta el año de 2006.

[14] A partir del año 2005 la línea “Topps Traded” comenzó a conocerse como “Topps Update”.

[15] Este acuerdo se extendió hasta el año de 2025.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba