Nuevas reglas de la MLB

      

Señala MLB que realizó una investigación que demuestra que los fanáticos claman porque se introduzcan cambios que estimulen el robo de bases, que incrementen los promedios de bateo, que produzcan más batazos de triple mérito… Sin embargo, la música de fondo es agilizar el ritmo del juego; reducir el tiempo de un juego de béisbol. Por ello, MLB nombró un Comité de Competencia compuesto por seis miembros designados por MLB, un árbitro y cuatro jugadores de Grandes Ligas. Con el beneficio de los experimentos realizados recientes en las Ligas Menores, el Comité de Competencia votó el pasado viernes, 9 de septiembre, a favor de introducir tres nuevas reglas dirigidas a mejorar el ritmo de juego, incrementar los promedios de bateo, estimular el robo de bases y mejorar la seguridad de los jugadores. Las tres reglas son:

a. Utilizar un reloj que dictará el tiempo que tendrá un lanzador para efectuar su envío al plato.

b. Prohibir las formaciones especiales defensivas de los jugadores del cuadro interior (“shift”).

c.  Aumentar el tamaño de las bases.

           Los cuatro jugadores del Comité le votaron en contra a dos de las tres medidas; al uso de un reloj y a la limitación en las formaciones defensivas (“shifts”) sí votaron a favor de aumentar el tamaño de las bases.

Contrario albaloncesto, al fútbol (balompié), al fútbol norteamericano, al hockey sobre hielo… el béisbol, hasta ahora, no se rige por minutos, ya que no utiliza reloj. Precisamente, la ausencia de un reloj que controle las incidencias del juego es uno de sus maravillosos encantos. Sin embargo, procurando reducir la duración de un desafío de béisbol, MLB pondrá en vigor en la próxima temporada de 2023:

  1. Un reloj que obligará a los “pitchers” a lanzar la pelota al plato dentro de 15 segundos con las bases vacías y dentro de 20 segundos con corredores en base. Ello exige a los bateadores estar en el cajón de bateo cuando resten 9 segundos en el reloj y en la caja de bateo y enfocados en el lanzador cuando resten 8 segundos. Un bateador puede pedir tiempo solo una vez durante un turno al bate. La sanción por violar la regla: al lanzador se le cargará una bola y al bateador un strike.
  • Las colocaciones defensivas (“shifts”) con la tercera base jugando corto en el jardín derecho y los otros fildeadores del cuadro jugando cargado hacia un lado del cuadro interior o fuera de posición no tendrá cabida en 2023.  La nueva regla requiere que los cuatro defensores del cuadro interior estén con los dos pies sobre la tierra del cuadro interior, sin tocar la grama exterior cuando el lanzador ejecute el envío al plato. Además, solo se podrán colocar dos “infielders” a cada lado de la segunda base (izquierda y derecha) y se les prohíbe cambiar de posición durante una entrada. La sanción por violar esta regla: se decretará una bola a favor del bateador, a menos que llegue a base. Si el bateador conecta un elevado de sacrificio o coloca un toque de sacrificio, el equipo tendrá la opción de validar la jugada o que se decrete bola a favor del bateador. Imagínese un toque de sacrificio en conteo de tres bolas y un “strike”. Uno optaría por anular el toque de sacrificio y que se le acredite una bola al bateador, lo que en ese conteo equivale a una base por bolas.

Resalto que la reglamentación sobre la formación defensiva (“shifts”), solamente alude a los jugadores del cuadro (“infielders”). Ello significa que un dirigente no está impedido de traer a un guardabosque a jugar defensivamente en el cuadro interior. Esa estrategia defensiva que se utiliza desde los años de “María Castaña” no fue prohibida porque se utiliza por excepción y no como práctica común.

  • Las bases aumentarán su tamaño en tres pulgadas; de 15 pulgadas a 18 pulgadas cuadradas. El aumento en el tamaño de las bases procura evitar lesiones y promover el robo bases. Dicho sea de paso, le sugerí a MLB en un escrito que le envié, que se eliminara la altura de la primera base; esto es que, la primera base fuese plana como lo es el “Home”. Ello evitaría los tropiezos que se producen frecuentemente con los bordes o altura de la primera base. 

Además de esas tres reglas se modificaron otras dos. Se limitará el número de intentos de pick-off(virajes de los lanzadores a las bases) durante un turno al bate. Este es un cambio muy novedoso y también procura ahorrar tiempo evitando los múltiples virajes que realizan en ocasiones los lanzadores frente a un corredor durante un turno al bate. Los lanzadores podrán sacar el pie de la goma y tirar a una base o simplemente sacar el pie y virarse dos veces durante un turno al bate. No obstante, se les permitirá realizar o intentar un tercer “pick off”, pero se les anotará un “balk”, si no saca de “out” al corredor. Obviamente, esta norma abonará también a aumentar el robo de bases por cuanto:

             a. Una vez el lanzador consuma sus dos virajes evitará en lo posible el tercer viraje para no incurrir en “balk”.

             b. Una vez el corredor sabe que el lanzador ha realizado sin éxito los dos virajes, las oportunidades de que realice el tercer viraje se reducen marcadamente.

Otra modificación para acelerar el tiempo de juego consiste en que las visitas al montículo se limitarán a 30 segundos para el dirigente, para el entrenador de pitcheo o para un jugador defensivo cuando abandona su posición para subir a la loma de lanzar.

Aunque no favorezco el reloj en el béisbol, sí le doy la bienvenida a esa regla porque ciertamente, es efectiva para acelerar el ritmo de juego. Quedó demostrado en las ligas menores durante esta temporada de 2022, que la utilización del reloj, redujo en 26 minutos promedios la duración de los juegos, de 3:04 en 2021 a 2:38 en 2022. A manera de ejemplo, Justin Verlander se toma en promedio 27 segundos entre lanzamiento y lanzamiento. Partiendo de la premisa que Verlander efectúa entre 90 a 100 lanzamientos en un juego, con la regla del reloj, se reduce el tiempo de su presencia en el juego en 20 minutos, aproximadamente.

Aunque soy tradicionalista, estoy de acuerdo en que se acelere el tiempo de juego siempre y cuando no interfiera con la esencia del juego. Por ello, estuve de acuerdo con que se otorgara una base por bolas intencional sin la ejecución de cuatro envíos al plato porque evidentemente, reduce el tiempo de juego sin afectar su esencia.

Ahora bien, aprovechando las implementaciones de estas medidas que reducen el tiempo de juego, invito a MLB a que elimine la absurda regla que exige a un lanzador enfrentar a un mínimo de tres bateadores o lanzar hasta que concluya la entrada. Esa regla, que perseguía acelerar el juego, no logró su cometido, no redujo en lo absoluto el tiempo de juego. Por el contrario, adulteró la esencia del juego, mutiló las estrategias de los dirigentes a la hora de planificar el uso de sus lanzadores y prácticamente, eliminó al relevista especialista.

En 2019, cuando esa regla no existía, la duración promedio de un juego de nueve entradas fue de tres horas y cinco minutos, según Baseball-Reference. Con esa regla implementada en 2020, la duración de un juego de nueve entradas se elevó a un récord de tres horas y siete minutos. No redujo en lo absoluto el tiempo de juego. Tan pobre fue el resultado, que el béisbol japonés que la había adoptado inicialmente, la eliminó porque no aceleraba el tiempo de juego.

Pero hay más… el miércoles, 28 de abril de 2021, un relevista zurdo de los Cardenales, el dominicano Génesis Cabrera, entró a relevar en la sexta entrada frente a Filadelfia, con el juego empatado a tres carreras. En el primer envío impactó, peligrosamente, a Bryce Harper en su rostro con una recta de 96.9 mph. El próximo bateador al que enfrentó Génesis Cabrera, Didi Gregorius, también fue impactado en el primer envío con otra recta poderosa en su costado derecho. Esos fueron los dos primeros envíos del relevista Cabrera. El dirigente de Filadelfia, Joe Girardi, salió al terreno y le dijo al árbitro del plato, Chris Segal: “esto es atemorizante, no estoy diciendo que lo hizo a propósito, pero tengo que proteger a mis peloteros y debe salir del montículo porque en estos momentos no está apto para lanzar”.

Desafortunadamente, por haber enfrentado a solamente dos bateadores, de la única manera que podía ser removido de la loma era si el árbitro Segal lo expulsaba del juego por propinar pelotazos intencionales, lo que no había ocurrido. El propio dirigente de los Cardenales, Mike Shildt, deseaba sacar a Cabrera, pero tampoco podía por esta absurda regla. Inclusive, Génesis Cabrera temblaba en la loma y quería salir del juego, pero no podía por esta regla.Esa absurda regla, que obligaba a ese lanzador a permanecer en el montículo, no solo era cruel para él mismo, sino desagradable para los fanáticos que observaban atónitos a un lanzador perturbado emocionalmente que quería abandonar la loma de los suspiros y no podía. 

Habiendo quedado evidenciado que, contrario al uso del reloj, esa regla no acelera el tiempo de juego, MLB debe aprovechar esta coyuntura para eliminarla. Máxime cuando MLB clama por mejorar la seguridad de los jugadores y por la integridad del juego. Con esa regla las valiosas aportaciones de los zurdos “Mon” Hernández y Pedro Feliciano, se hubiesen reducido dramáticamente. Se hubiese limitado las estrategias de los dirigentes que los trajeron a relevar circunstancias apremiantes. Se hubiese privado a los fanáticos de presenciar sus exquisitas y en ocasiones decisivas ejecuciones. De ahí, que es tiempo de exigirle a MLB que de la misma manera que se le da bienvenida al uso del reloj para acelerar los juegos, elimine la absurda regla que exige a un lanzador enfrentar a un mínimo de tres bateadores porque demostró que no reduce el tiempo de juego y sí adultera la esencia del béisbol. Como dicen en Utuado, dando y dando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba