Phil Dorsey: un inseparable hermano de Roberto Clemente

Bob Friend fue un eficiente lanzador de los Piratas de Pittsburgh entre el 1951 y el 1965. De sus 197 victorias en las Grandes Ligas obtuvo 191 con los Piratas y en el 1966 las otras 6 con los Yankees y los Mets de Nueva York.

Friend, hombre de principios cristianos, en el 1957 obtuvo un bachillerato de la Universidad de Purdue en West Lafayette, Indiana, en economía y antes de Roberto Clemente debutar con los Piratas en Pittsburgh en el 1955, en su misión de vida estaba ayudar al gran pelotero de Puerto Rico habiéndose percatado de que el nuestro necesitaba un «puente cultural» para su transición a la cultura de los Estados Unidos, máxime cuando aún no dominaba el idioma de Hemingway!

Siendo miembro de la Reserva del Ejercito de los Estados Unidos recurrió a su amigo, el Sargento Phil Dorsey, de piel Negra, para que se convirtiera en asesor, traductor y guía de Roberto.

Sin estar de estilo en esa época para un pelotero tener un «agente»…por dictamen de Dios…Phil se convirtió en uno para Roberto en el 1955.

Desde que se conocieron, Roberto y Phil se convirtieron en más que amigos. ¡Se convirtieron en hermanos! Relación que duró hasta el fallecimiento del «Boricua», el 31 de diciembre del 1972.

Lo que, inteligentemente, primero Phil hizo por Roberto fue lo siguiente: Siendo supervisor en el sistema postal federal, introdujo al «Boricua» a un cercano amigo que trabajaba en la misma facilidad…Stanley Garland y a su esposa Mamie. Teniendo ellos en su hogar una habitación disponible, allí vivió Roberto por un tiempo hasta que se mudó a los Apartamentos Pennley, previo a su matrimonio con Vera Cristina Zabala, el 14 de noviembre en el 1964.

Los Garlands eran personas de gran calidad humana y muy respetadas en su comunidad.

Volviendo a Bob Friend tuve el honor de conocerlo y compartir con él entre el 1969 y en 1973 en varias ocasiones. En su historial con los Piratas fue elevado en cuatro ocasiones al «Juegos Todos Estrellas» por la Liga Nacional…fue miembro con Roberto del equipo de los Piratas cuando en el 1960 gano la Serie Mundial…quedo primero en victorias en el 1958 con 22 en las Mayores y en el 1955 con una efectividad de 2.83 (carreras limpias permitidas por cada 9 entradas lanzadas) en la Liga Nacional.

Phil Dorsey, también, con este servidor se convirtió en «hermano del alma». Antes y después de la desaparición de Roberto compartimos en muchas ocasiones y siempre me charlaba de la nítida relación que existía entre ellos.

Como dato interesante, dos noches después de la muerte de Roberto, recogí en mi auto a Phil en el Aeropuerto Internacional de Puerto Rico. Él estuvo en la Isla durante unos cuatro días e inclusive, con la decencia que le caracterizaba, ayudó a la familia del difunto en mantener el orden en la periferia del hogar en la Urbanización San Agustín en Rio Piedras.

El desfile de personas, muy apenadas, fue gigante al llevar sus respetos a la viuda, Vera Cristina y restantes familiares durante varios días. Soy testigo del dolor que estaba experimentando durante su estadía en la Isla…Phil Dorsey.

Tarde, una de esas noches, frente al hogar de los Clemente…no sentamos en mi auto aun habiendo una fila de personas para llevar sus pésames…y me repitió una vez más una interesante historia: <«Durante la temporada del 1955, íbamos al cine de vez en cuando. Un día antes de la función en un papel escribio su nombre completo…Roberto Clemente Walker y me dijo que como su nombre tenía 21 letras…ese era el número que él quería en su uniforme. A Roberto antes de la temporada del 1955 le habían asignado en numero 13.»

(La historia dicta que Earl Smith, jardinero central de los Piratas en el 1955, nativo de Sunnyside, Washington, utilizó el numero 21 durante cinco juegos y en 21 presentaciones a la caja de bateo conectó un sencillo y anotó una carrera. Fue bajado a las Ligas Menores y jamás volvió a jugar en las Grandes Ligas.)

Phil Dorsey y este servidor estábamos con Roberto en su habitación en el poblado de Greentree, Pennsylvania, la noche del 30 de septiembre de 1972, horas después de su «Hit 3000».

Mientras se arreglaba la corbata, preparándose para una reunión con el propietario de los Piratas, Dan Galbreath, nos comentó, «Ahora…ellos saben qué clase de pelotero soy…el pelotero que soy.»

Otro acontecimiento que jamás olvido es que más o menos un mes luego de la muerte de Roberto, en nuestro rol como representante en la Isla de los Piratas, viajé con el asesor legal de Vera Cristina, Lcdo. Efrén Bernier, a Pittsburgh para una reunión con el gerente general del equipo, Joe L. Brown, relacionada con los dineros del pelotero en materias de pagos diferidos en poder del equipo.

Los «pagos diferidos» fueron una movida muy inteligente para así asegurar el futuro de su familia inmediata.

Tras cenar temprano una noche en el Pittsburgh Hilton, Phil me condujo al vecindario «The Hill». Allí me presentó a un viejo amigo, que tras charlar un largo rato, puso en mis manos un busto de Roberto hecho por él.

Me lo regaló…pero recuerdo claramente…le puse $50.00 en sus manos. Dicho busto cumplirá con este servidor 49 anualidades en más o menos un mes.

La última vez que vi en persona a Phil Dorsey, aunque hasta su muerte nos comunicamos telefónicamente, fue durante junio 5,6 y 7 del 2000. Estando en funciones con los Tigres de Detroit en el «Estadio Tres Ríos», jugamos en Pittsburgh frente a los Piratas.

Allí me esperaba Phil Dorsey…le presenté a Juan «Igor» González…y le vimos en esas tres fechas. El segundo juego frente a Pittsburgh lo ganamos 2 carreras por 1. Esa fue la primera vez que él jugaba en el mismo terreno que Roberto Clemente tuvo como su ultimo hogar en el «Mejor Beisbol del Mundo».

«Igor» conectó un imparable en cuatro turnos e impulsó una carrera.

Al finalizar el juego me comentó, «Cuando salí a jugar en el «right field»…donde Roberto Clemente jugó…en el mismo estadio…sentí que como que Dios me «arropó» en una nube divina.»

Entonces, dijo, «Conocer a Phil Dorsey…su mejor amigo…¡ha sido un gran honor!»

El jueves, 9 de octubre en el 2003, víctima de un incidente cardiaco en la ciudad de Pittsburgh, falleció Phil Dorsey…el mejor amigo de Roberto Clemente durante sus 18 temporadas en las Grandes Ligas.

Sus restos reposan en el Cementerio Allegheny de Pittsburgh.

(Desde hace unas seis anualidades, gracias al colega Danny Torres de Nueva York, quien me lo presentó en Delaware, mantenemos una bonita hermandad con su hijo, Phil.)

(FOTOS)—A la derecha, Phil Dorsey ayudando a Roberto Clemente mientras firmaba unas bolas. En la otra foto, de izquierda a derecha, Phil (el hijo), Luis Rodríguez-Mayoral y el escritor, Daniel Torres en Newark, Delaware, hace varios veranos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba