Uno-dos con Félix Mantilla

Nota del autor: Esta es una entrevista abreviada ofrecida a Beisbol101.com. La versión más larga fue publicada originalmente en Memories of Winter Ball, Interviews with Players of the Latin American Leagues of the 1950s (2013) por Lou Hernández.

Históricamente hablando, la mejor prueba de béisbol de Félix Mantilla ocurrió a los 19 años en la Liga del Atlántico Sur. En 1953, Mantilla, Henry Aaron y Horace Garner, como compañeros de equipo de los Jacksonville Braves, integraron la liga racialmente intolerante por primera vez. (Fleming Reedy y Al Israel, jugando con Savannah el mismo año, también representaron para la posteridad los primeros hombres de color que jugaron en la «Madre de los menores»). Ese mismo invierno, Mantilla y Aaron jugaron juntos de nuevo, vistiendo los colores de Los Caguas Criollos. Fue la segunda de las 12 temporadas que Mantilla pasó en los diamantes profesionales de su país de origen. Después de diez campañas con Caguas, Mantilla jugó sus dos últimas temporadas con los Senadores de San Juan. Sus años con Caguas llevaron a Mantilla a cuatro Series del Caribe, ganando una, en 1954, en suelo natal.

            Un jugador de cuadro versátil que también patrulló el jardín, Mantilla pasó 11 veranos en el ligas mayores, más de la mitad de ellos con los Bravos de Milwaukee. En 1959, fue la rola de Mantilla al tercera base Don Hoak en la entrada número 13 que Hoak falló al tiro a primera base que inicialmente arruinó el «mejor juego lanzado» de Harvey Haddix.

            Cinco años después, Mantilla, participante en dos Series Mundiales, conectó 30 jonrones con los Medias Rojas de la Liga Americana.

            Félix, quien ha vivido en los Estados Unidos por más de 50 años, reside en Wisconsin y vivía con su segunda esposa Kay cuando se conduce esta entrevista en 2011.

¿De dónde eres en Puerto Rico?

Nací en Isabela y crecí en Isabela.

¿Y cuántos había en su familia?

Mi hermana y mi madre y mi padre, que hace mucho fallecieron.

¿Quiénes fueron sus jugadores favoritos?

En la escuela secundaria, los jugadores que admiraba eran Luis «Canena» Márquez, El Jibaro Olmo –Luis Olmo, Víctor Pellot, Rubén Gómez. Había muchos.

¿Fue en la escuela secundaria cuando empezaste a jugar béisbol en serio?

Empecé en Isabela en un equipo de Police Athletic League. Tenía unos 14 años. Luego jugué con los Lobos de Arecibo. Ese fue un nivel más alto que el P.A.L. Después de dos años en Arecibo, fuimos a jugar un torneo en México y nuestro equipo lo ganó. Luego fui fichado profesionalmente por El Jibaro Olmo, quien era gerente de campo con Caguas en ese momento. Jugué con Caguas durante diez años. Olmo también fue entrenador de los Boston Braves. También firmé con los Bravos. Hughie Wise, un cazatalentos de los Bravos, me firmó. Los Bravos me enviaron a Evansville, de liga clase D. Eso fue en 1952.

Esa fue su primera temporada de invierno también.

Mi primer año [1952-53] con Caguas no fue bueno. Terminamos último y no jugué muy bien en el campocorto. Entonces Olmo me cambió al jardín. Fue entonces cuando aprendí a jugar en el jardín.

Henry Aaron se convirtió en un compañero suyo en 1953 con Caguas.

            Aaron jugó segunda y yo jugué en el campocorto. Aaron y yo habíamos jugado en Jacksonville a principios de año. Luego jugamos pelota de invierno. Cuando conocí a Aaron, él bateaba con las manos cruzadas. Su mano izquierda estaba por encima de su derecha en el mango del bate.  Buster Clarkson era el manager de Santurce, y quería firmar Aaron. Pero hablé con Aaron y le pedí que esperara hasta que hablara con los propietarios de Caguas. Lo hice, y los propietarios estaban interesados en Aaron, por lo que firmó con nosotros en lugar de Santurce.

            Aaron no comenzó bien y Caguas lo iba a despedir. Hablé en su nombre, y el equipo acordó darle un poco más de tiempo. La familia Márquez era propietaria del equipo de Caguas, eran grandes propietarios de tiendas de muebles. Aaron se superó a [casi] liderar la liga en bateo. Y Caguas fue el campeón de la liga. Aaron no participó en la Serie del Caribe. Firmamos a Canena Márquez como reemplazo. Cuando ganamos la Serie del Caribe, había una caravana de autos y fanáticos desde San Juan hasta Caguas. Mucha gente.

            Mickey Owen fue nuestro manager. Lo recuerdo [victoriosamente] montando a nuestra mascota “yegüita” después de la Serie. Owen fue un receptor para los Dodgers. Cuando fue a Puerto Rico, tenía una dudosa reputación. Supongo que desde su tiempo en México, Owen tenía fama de ser un poco racista. Pero en Puerto Rico, era un tipo tremendo. Nunca hubo problemas con él. Trataba a todos por igual.

            El equipo nos alquilaría una casa. Yo vivía en Villa Turabo. Luego, viví en Villa Blanca. Pagán vivió allí. José Pagán, quien murió recientemente.

El invierno siguiente también fue memorable en Puerto Rico con la llegada de Willie Mays.

Al año siguiente, Santurce lo ganó todo. Tenían a Willie Mays y Bob Thurman; Mays era como un dios. La mitad de la alineación de Santurce [Mays, Thurman, Clemente, Clarkson y George Crowe] se llamaba El Escuadrón del Pánico. También tenían a Rubén Gómez y Sam Jones. Fue un equipo tremendo. Nos ganaron en la final.

En 1955-56, Caguas ganó su segundo campeonato en tres años. El equipo viajó a la ciudad de Panamá para competir en la Serie del Caribe.

Fuimos campeones de la liga, nuevamente, pero no jugamos bien en la Serie del Caribe. Creo que teníamos [record] 2-4. El equipo cubano ganó. Siempre tuvieron un gran equipo. Todo lo que recuerdo del estadio en Panamá es que el cuadro interior era muy guijarroso. Fue difícil jugar en ese cuadro.

En el invierno de 1956-57, Sandy Koufax lanzó para Caguas.

            Sandy, lo recuerdo. En uno de los juegos de una doble encabezada contra Santurce, apenas cedió un hit, pero perdió 2-0, debido a las bases por bolas. Increíble velocidad pero poco control. Pizarro y Clemente fueron intercambiados entre Santurce y Caguas [con Ronnie Samford] esa temporada en un acuerdo gigante.

            En 1957-58, Pizarro lanzó para nosotros toda la temporada. Pizarro lanzó un juego sin hits contra Mayagüez, y ponchó a 17 en otro juego contra Ponce. Ted Norbert fue nuestro manager. Su hijo también jugó con nosotros. Norbert era un buen tipo. Pero muchos de los jugadores no estaban de acuerdo con cómo se las arregló. Pero nuestro equipo fue tan bueno que lo ganamos todo de todos modos. En la Serie del Caribe [1958], Pizarro ponchó a 17 contra Panamá. Jugué en ese juego. Nadie podría siquiera darle un foul con el bate a sus lanzamientos. Fue ponche tras ponche tras ponche. En ese momento Pizarro era joven [20 años] y era un lanzador que tiraba durísimo.

            Hubo un juego en esa Serie donde ocurrió otra tremenda riña. Un árbitro dictaminó que un jardinero no había atrapado una pelota, y los fanáticos comenzaron a tirar botellas en el campo. Perdimos la Serie contra Cuba en el último día.

¿Cómo fue viajar a las otras ciudades y jugar en sus estadios?

Viajamos en carro. Cinco o seis en un auto. Los nativos estarían en un auto. Los jugadores norteamericanos estaban en otro. Se trataba de un viaje de cinco horas a Mayagüez desde Caguas. [Equipos] San Juan y Santurce tenían sus propios autobuses. Solá Morales [estadio de béisbol de Caguas] tenía una capacidad de aproximadamente 7,000. En todos los parques las cercas estaban muy lejos. Por cada línea de foul era 340 pies. Me imagino que se ha reducido ahora. El problema con el estadio Sixto Escobar era con las pelotas altas, la brisa del mar llevaría la pelota, a veces sobre la cerca. El estadio estaba justo al lado de la playa.

Terminaste tu carrera con San Juan, entonces recibiste una muestra de la rivalidad entre los dos equipos de la capital.

Cuando San Juan jugaba contra Santurce, era la guerra. Hubo un campeonato de la ciudad involucrado. Los fanáticos, cuando compraron sus boletos, tuvieron que informar a quién apoyaban para que pudieran ser dirigidos a un lado particular del estadio. Los fanáticos de Santurce se sentaron a un lado y los fanáticos de San Juan se sentaron al otro. Pero eso no mantuvo a los fanáticos separados con demasiada frecuencia cuando un equipo tomó la delantera.

¿Cuáles son tus mejores recuerdos de la liga de invierno?

            En Caguas, solíamos decir que jugaríamos contra cualquier equipo de la liga solo con nuestros jugadores nativos. Tuvimos a Víctor Pellot en la primera. Yo estaba en segunda. Pagán, campo corto. Félix Torres jugó tercera. Teníamos a Luis St. Clair, que era dominicano-boricua, como receptor. Pedro Alomar, Jim Rivera, en el jardín. Jugaríamos a cualquiera con ese equipo de nativos. Ponce tenía buenos jugadores nativos pero no el calibre competitivo de nuestro equipo. Pellot fue la mejor primera base en las grandes ligas y la mejor primera base en Puerto Rico.

            Rubén Gómez fue tremendo lanzador en la Liga Puertorriqueña. Lanzó, según recuerdo, 27 años en la liga. Rubén y Pizarro y Tite Arroyo. Pantalones Santiago. Julio Navarro. Todos tuvieron largas y excelentes carreras.

            Fue un gran momento para todos los jugadores. El objetivo realmente era jugar en la Liga Puertorriqueña, donde habían jugado todos los grandes jugadores puertorriqueños. Como Canena Márquez, Carlos Bernier, [Francisco] Coimbre. Y ahí es donde quería jugar. Realmente nunca soñé con jugar en las ligas mayores. Quería jugar en la liga puertorriqueña.

Record de Félix Mantilla https://beisbol101.com/felix-mantilla/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba