Uno-dos con Julio Navarro

Nota del autor: Esta es una entrevista abreviada ofrecida a Beisbol101.com. La versión más larga fue publicada originalmente en Memories of Winter Ball, Interviews with Players of the Latin American Leagues of the 1950s (2013) por Lou Hernández.

Ganador de 98 juegos en la Liga Invernal de Puerto Rico, la carrera de Julio Navarro abarcó los dos sitios principales de béisbol de San Juan. Como novato con los Cangrejeros de Santurce en 1955-56, Navarro actuó en el estadio Sixto Escobar durante cuatro campañas. Un intercambio a Caguas en 1959 vio a Navarro continuar su carrera de más de dos décadas en el Estadio Hiram Bithorn como lanzador visitante, comenzando en 1962.

Una persona amistoso, Navarro, durante nuestra conversación telefónica, colocó a su «mayor admirador», su esposa de 53 años, en la línea para saludarme, una persona que no me conocía de nada. La negra, como Navarro se refería con cariño a ella, me contó todo sobre sus seis nietos y cuatro hijos, incluido el ex lanzador de Grandes Ligas Jaime Navarro, empleado como entrenador de pitcheo para los Marineros de Seattle.

Navarro, padre fue un lanzador de relevo en su carrera en las ligas mayores con los Angelinos de California, los Tigres de Detroit y los Bravos de Atlanta.

Navarro falleció en enero de 2018, seis años después de que se realizara esta entrevista. Tenía 84 años.

Cuéntame sobre ti y tus ascendencias familiares.

Nací en el distrito de Vieques en 1934 y crecí en St. Croix. En nuestra familia éramos ocho, yo era el segundo. Uno de los niños ha fallecido.

¿Cómo se convirtió el béisbol en parte de su vida?

Fui a la escuela católica. Jugué al cricket y al softbol. La iglesia en St. Croix forma un equipo de béisbol y así es como comencé con el béisbol. Tenía 15 o 16 años. Me invitaron a participar en una prueba que tenían para una liga profesional compuesta por jugadores que habían jugado en Puerto Rico y jugadores de St. Croix. Joe Christopher jugó en esa liga. Christopher jugó para los Medias Rojas y los Mets de Nueva York. Alfonso Gerard y Horace Clarke también jugaron en esa liga. Impresione lo suficiente en un juego de exhibición que terminé lanzando para el equipo de St. Croix contra más o menos un equipo estelar de Puerto Rico, compuesto principalmente por jugadores de San Juan y Santurce. Nino Escalera me vio lanzar en el juego y quiso firmarme. Pero Gerard vino a mí y me dijo: «No firmes con nadie». Ya he hablado con Santurce y ellos quieren firmarte. Nos vamos a Puerto Rico mañana». Y así es como comencé mi carrera en el béisbol.

¿Qué recuerdas del comienzo de su carrera en la liga como un joven lanzador?

Santurce me envió a Florida, a un campo de instrucción. José Pagán estaba allí. Me ayudó el hecho de que sabía inglés, gracias a mi educación en St. Croix. Yo conocía el lenguaje del criollo también. Pedrín Zorilla era el dueño de Santurce. Tenía una conexión con los Gigantes de Nueva York. Me lastimé el brazo debido al clima frío. No estaba acostumbrado a eso. Un quiropráctico en Puerto Rico, el Dr. Sierra, me ayudó a recuperarme. Después de un año, pude lanzar en mi primer juego con Santurce. Lancé de relevo en Sixto Escobar. Fue en 1955.

Con Santurce, conocí a Roberto Clemente, Terín Pizarro, Rubén Gómez. Luis Rodríguez Olmo. Conocí a Pantalones Santiago, quien era mi ídolo. Yo escuchaba juegos en St. Croix cuando Santiago lanzó para Ponce. Buster Clarkson, Bob Thurman. Vi a Willard Brown, pero era viejo, al final de su carrera. Santurce me puso en un regimiento de aumento de peso, porque pesaba 150 libras, empapado.

Vivía con otros novatos, jugadores jóvenes en un apartamento en Santurce en la parada diecinueve. Yo estaba solo. Bromeo con mi esposa, Ana, para que no se preocupe por las novias que tuve cuando llegué a Puerto Rico, porque todas están muertas ahora. Mi esposa es mi mayor fan. Cuando llegué a San Juan desde St. Croix, fue como llegar a la calle 42 en Nueva York. Fue muy lindo. La gente fue muy agradable.

¿Recuerdas un infame incidente de un juego de playoffs entre Santurce y Mayagüez?

Sí, recuerdo ese partido de playoffs con Santurce. Luego, los fanáticos de Mayagüez arrojaron rocas a nuestro autobús. Rubén Gómez comenzó ese juego y le pegó con un lanzamiento a Joe Christopher, mi antiguo compañero de equipo en St. Croix. Eso es lo que lo inició. Un pelotazo a la cabeza. Fue gracias a la policía de Mayagüez que nuestro equipo pudo salir de allí en una sola pieza. La policía nos escoltó fuera del estadio y hasta las afueras de la ciudad. Ganamos los playoffs, y jugué en mi primera Serie del Caribe, en Caracas.

Esa fue la Serie del Caribe de 1959.

En mi primer inicio de la Serie, blanqueó al equipo panameño. Conocí a Orlando Peña y Camilo Pascual en esa serie. También me encontré por primera vez en Caracas con Norman Cash, con quien luego jugué en Detroit. La Serie del Caribe se jugó en el Estadio Universitario. Fuimos derrotados en un juego por una jugada que no debería haber contado. Le pregunté a Norman Cash sobre la pelota que dictaminaron que capturó en el jardín central, que resultó ser la jugada que cambió el juego, y Cash me dijo que no la capturó. Le pregunté a Cash cuando estábamos con Detroit. ‘Dime la verdad. ¿Cogiste la pelota? “Me dijo: «No, no la cogí».

Lo mismo le había sucedido a otro equipo puertorriqueño [Caguas] el año anterior [Serie del Caribe 1958] en Puerto Rico. No participé, pero yo resulto estar sentado cerca del bullpen del campo derecho cuando Canenita Allen coge la pelota que [el árbitro] dijo no lo hizo. Yo estuve ahí. Lo vi capturar. Fue una línea baja. Tiró nuevamente para una doble jugada, pero el árbitro dictaminó que no lo había capturado. Todos lo vieron menos el árbitro.

También participó en la última de la serie original del Caribe en 1960.

Fue durante la temporada 1959-60 que me convertí en abridor, lo que le debo a Monchile Concepción [manager de Santurce], quien me dio la oportunidad original. Ocurrió después de que me cambiaron a Caguas. Esa misma temporada, fui a mi segunda Serie del Caribe, en Panamá, con Caguas.

Te diré cómo terminé siendo cambiado a Caguas. Zorrilla había vendido el equipo [Santurce] a un hombre llamado Ramón Cuevas, quien había vendido a Terín Pizarro a Caguas. José Pagan y yo estábamos en una disputa contractual. Santurce quería recuperar a Pizarro, así que nos enviaron a mí y a Pagan a Caguas por Pizarro. Pagan y yo jugamos muchos años para Caguas. Yo lancé hasta la década de 1970.

Durante su larga carrera, ¿quiénes fueron los mejores jugadores en Puerto Rico?

Vi varios. Nunca vi a Willie Mays. Vi a Roberto Clemente. Podía batear, correr, fildear y tirar. Jugador inteligente. Y jugaba para ganar. Recuerdo haber escuchado a Clemente decir que siempre hacía todo lo posible, para que nunca tuviera dudas sobre si lo daba todo. Creo que las mismas palabras fueron atribuidas a Willie Mays o Joe DiMaggio. Vi a Olmo, no mucho. Pero por lo que vi, la forma en que jugó el jardín izquierdo, no lo olvidarás. Olmo era elegante. Eran Clemente y Olmo.

Había muchos buenos lanzadores. Terín Pizarro. Un lanzador norteamericano, Ellis «Cot» Deal, que jugó con los Cardenales. Tite Arroyo con Ponce. Pantalones Santiago. Recuerdo a Sandy Koufax. Cuando vi a ese zurdo con ese levantamiento de piernas alto, él soltaba la pelota con tanta facilidad. Koufax era salvaje en ese entonces, porque no se había desarrollado. Más tarde lo vi cuando yo estaba con los Ángeles en Chávez Ravine. Compartimos el parque con los Dodgers. Koufax me dijo que lo pasó muy bien en Puerto Rico. Comentó que todos fueron tan amables con él. Cómo los negros podían moverse por todas partes.

¿Como fueron las relaciones raciales para ti?

Los fanáticos blancos tendieron a apoyar a San Juan. Los seguidores de Santurce eran de piel oscura. Pero era «en familia». La división tenía más que ver con los límites geográficos.

En ese momento, era trabajo y béisbol. Eran fiestas, con baile. No hubo problemas de drogas ni mucho crimen. La economía fue buena. Fueron grandes años. Doy gracias a Dios por haberlos vivido y por las amistades que hice en todo momento.

Record de Julio Navarro en Puerto Rico y las Grandes Ligas.

Julio Navarro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba