Denny McLain: sus logros beisboleros se opacaron

A la izquierda, Dennis McLain en sus días de gloria beisbolera y a la derecha varias décadas después.

Temprano durante el mes de septiembre del 1972, me encontré un día haciendo escala en Atlanta hacia mi destino final…Chicago. A última hora hice un cambio y opte por volar el próximo día y del hotel salí rumbo a presenciar un juego de los Bravos de Atlanta.

Este servidor poseía credenciales de prensa anuales de cada liga y tras grabar una charla con el receptor oriundo de Cuba…de los Bravos, Paul Casanova, luego de partido con un grupo de sus allegados, entre ellos peloteros, arribe a su residencia.

Al rato hizo acto de presencia el lanzador Dennis McLain. Al conocerle fue inevitable que el nombre de Puerto Rico no fuese tema de interés.

Sus comentarios fueron basados en que había jugado con los Indios de Mayagüez durante la temporada 1964-65. En la misma ganó 12 juegos y perdió 4 y comento algo como que «Allí fue que me encontré como lanzador.» Para su récord completo pueden accesar a https://beisbol101.com/denny-mclain/.

Lo noté serio…pero amigable…bien vestido y su presencia fue muy bien recibida. Esa ha sido la única vez que he estado de cara a cara con él.

Su carrera en las Mayores duro una década (1963-1972) con Detroit, Washington, Oakland y Atlanta. En 280 juegos obtuvo 131 triunfos frente a 91 derrotas y acumulo efectividad de 3.39. De esos 280 juegos 105 fueron completos con 29 blanqueadas.

Sin embargo, sus mayores logros fueron haber sido seleccionado ganador del «Premio Cy Young» (como mejor lanzador de la Liga Americana) en el 1968 y 1969.

Al Kaline, izquierda, felicita a Denny McLain en su triunfo 30 de la temporada.

En el 1968 ganó 31 partidos frente a 6 derrotas y en el 1969 tuvo record de 24 triunfos frente a 9 reveses. Increíble, hasta cierto punto, pero en temporadas sucesivas gano 55 partidos y perdió 15.

En las últimas 86 anualidades solamente el derecho Dizzy Dean (en el 1934 con San Luis) y el también derecho McLain ha sido los únicos en lograr 30 victorias en una temporada.

Confrontar la fama, el dinero en exceso, la adulación y las tentaciones no es fácil. ¡Inclusive muchos peloteros de las Grandes Ligas han tenido dificultades en esas batallas!

En el 1970…dicta la historia…McLain comenzó a «derrumbarse» cuando la revista «Sports Illustrated» publicó un artículo vinculándole con figuras con de mala reputación y solamente ganó 3 juegos mientras perdía 5. El 9 de octubre del 1970, Detroit lo cambió a los Senadores de Washington y en el 1971 lució malísimo al ganar 10 partidos y perder 22.

Durante el 1972…su última jornada en las Mayores con Oakland y Atlanta ganó 4 encuentros y perdió 7. O sea…a las 28 anualidades de vida se quedó sin trabajo por siempre en el «»Mejor Béisbol del Mundo», pues durante la primavera del 1973 (el 26 de marzo) Atlanta le dio su libertad incondicional.

TRISTES REALIDADES EN SU VIDA

En el 1967, McLain tuvo su primer encuentro con las autoridades por estar envuelto en mundo de las apuestas. Eso le obligó a irse en bancarrota y fue suspendido por el Comisionado del Béisbol, Bowie K. Kuhn, además, por haber portado un revolver en un vuelo de los Tigres de Detroit.

En el 1977, una vez más, se declaró en bancarrota. En abril del 1985, McLain fue sentenciado a 23 años en prisión por su historial en lavado de dinero, robos, fraude contra el servicio postal, extorsión, desfalcos y un intento de vender 3 kilos (unas 6 libras) de cocaína.

En abril del 1985, como manifesté, McLain fue sentenciado a 23 años en prisión y cumplió solamente 30 meses al descubrirse fallas en el proceso legal en su contra.

Su última estadía en una cárcel fue dada a conocer a mediados de los 1990, cuando fue hallado culpable de malversación de unos $12 millones de la unión de trabajadores de un negocio de empaques en el estado de Michigan.

Una agencia noticiosa en los Estados Unidos informo que con parte de los dineros desviados ilegalmente, McLain se compró un condominio en Puerto Rico. Su segunda estadía en prisión duro siete anualidades y fue liberado en el 2003.

Dennis McLain, se dice tenía el potencial de ser uno de los mejores lanzadores en la historia.

Su esposa, Sharyn, es hija del miembro del Salón de la Fama del Béisbol…el recordado campo corto y dirigente de los Indios de Cleveland, Lou Boudreau…exaltado en el 1970. Con ella se ha casado en dos ocasiones.

Hace algún tiempo Sharyn fue diagnosticada con el mal de «Parkinson’s» y tras salir de prisión…McLain rebajó unas 160 libras de las 330 que pesaba.

A todo esto informamos que McLain y su esposa perdieron a su hija, Kristin, en un aparatoso accidente entre su auto y un camión de 18 ruedas el 20 de marzo del 1992.

No todo en la vida es felicidad…hace poco más medio siglo, McLain era famoso, un extraordinario pelotero en las Grandes Ligas, tenía dinero de sobra, era adulado por millones de personas, tocaba muy bien el órgano, cantaba, medios noticiones como la «Revista Time» le ubicaron en portadas, el «Show de Ed Sullivan» lo tuvo como invitado especial…pero a la postre su «castillo en el aire se derrumbó»…lamentablemente.

En la actualidad se sabe que Dennis McLain reside en la periferia de Brighton, Michigan…a unas 44 millas al noroeste de Detroit.

No todos olvidan a Dennis McLain. Muchos fanáticos le recuerdan con niveles de satisfacción con relación a sus días de gloria en los estadios de béisbol. En Mayagüez, Puerto Rico, y en el resto de la Isla hay muchos que le desean lo mejor y sin hostilidad.

Dios nos dio libre albedrio y las decisiones de cada cual…¡son de cada cual!

El sentir de este servidor es que si hay arrepentimiento sincero de haber obrado mal…el Ser Supremo sabe cómo, excelentemente, perdonar.

3 comentarios en “Denny McLain: sus logros beisboleros se opacaron”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba