Edgardo Romero y Bengie Molina: honraron su profesión sin ser superestrellas

La memoria es un regalo precioso de Dios para con los seres humanos. Para este servidor…como que nadie muere…¡pues queda vivo en mi memoria, sutil o marcadamente!

Con el ¨Virus de China¨ que arropa a la humanidad desde hace meses…en ocasiones, habiéndose roto nuestra rutina diaria, me place entrar en la búsqueda…en un ¨safari de recuerdos¨…para revivir momentos inolvidables por las razones que sean.

Primeramente capture, con mi red de cazador, a dos soldados de honor en el ¨Mejor Béisbol del Mundo¨ nacidos en Puerto Rico. Son ellos Edgardo Romero, nacido en Santurce, Puerto Rico, el 9 de diciembre del 1957, y Bengie Molina, nacido en Rio Piedras, el 20 de julio del 1974.

Edgardo milito en Grandes Ligas (1977-1990) como jugador del cuadro prioritariamente y en ocasiones en los jardines, con Milwaukee, Boston, Atlanta y Detroit. Bateo al son de .247 en 730 juegos y fue reconocido como un respetable jugador suplente ¨deluxe¨

Tras su retiro ejerció como ¨coach¨ o dirigente con las organizaciones de San Diego, Milwaukee y Houston (1992-2010) en categorías menores y como ¨coach¨, también, a nivel de Grandes Ligas con Houston (2008-2009).

Sin embargo, lo más impactante en el plano personal, fue que este servidor se encontraba frente a un micrófono con el (ya difunto) colega, José ¨Elevadito¨ González en el Yankee Stadium de Nueva York el sábado, 23 de julio del 1977. Era una tarde soleada y la concurrencia llegó a 38,492 fanáticos.

En la sexta entrada, frente al estelar zurdo Ron Guidry, Edgardo logró su primer doble (al jardín izquierdo) en las Mayores. Y jamás olvido la alegría que sentí…pues su padre, Rafael (ya fenecido) fue un gran amigo en el plano personal y sabia lo orgulloso que se sentía de su hijo…quien seis días antes había logrado su primeros tres ¨hits¨ (todos sencillos) en un juego frente a los Orioles de Baltimore…inclusive impulsando la carrera de la victoria.

Hace muchísimas anualidades que no hablo con Edgardo, pero en mi mente late el recuerdo de su padre y del orgullo que sentía por su hijo.

El hijo de Edgardo…Eddie Romero…lleva ya varias temporadas como ejecutivo de los Medias Rojas de Boston…¡un gran logro para el Boricua que sea!

BENGIE MOLINA DIGNO DE SER EMULADO

Para ser recordado en el Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown, Nueva York, no se tiene que haber sido una superestrella. Y ese es el caso de Bengie Molina!

Bengie militó en las Mayores (1998-2010) como receptor con Anaheim, Toronto, San Francisco y Texas. En 1362 juegos bateó al son de .274 con 144 jonrones y 711 carreras impulsadas.

Con el ¨cuero en la mano¨ fildeó para un excelente .994% y fusiló 31% de corredores en intentos de robo de bases. ¡Tanto en el 2002 como el 2003 fue galardonado con ¨Guantes de Oro¨ por excelencia defensiva!

En unión a sus hermanos (José y Yadier-también receptores)…¡los tres han logrado sortijas como miembros de equipos ganadores de Series Mundiales!

Luego de su retiro tras la temporada del 2010, ha tenido nexos como adiestrador de California (antes Anaheim) y San Luis.

Hoy viene a mi mente el 16 de julio del 2010…jugando con Texas en Boston, Bengie bateó para el ciclo (sencillo, doble, triple y jonrón). Lo interesante de ese logro fue que su jonrón fue con las bases llenas….el primero y único receptor en la historia en lograr, dentro de un ciclo, un jonrón con las bases llenas.

Ese logro de Bengie está muy bien destacado en el Salón de la Fama en Cooperstown mediante la exhibición del bate que utilizó ese día.

Corría el verano del 2015 y una tarde me encontré en Fort Worth, Texas, en la librería ¨Barnes and Noble¨. Fui allí para comprar un ejemplar de la biografía de Bengie Molina.

Aunque habia hablado telefónicamente con Bengie en Arizona anteriormente, gracias a su agente que fue el buen amigo Miguel Villarán, jamás le había conocido en persona. Eso lo logré en la antes mencionada tarde y sentí mucha alegría y orgullo por sus logros…más cuando mi padre nació en Vega Alta, donde Bengie se crió y donde cuando muy joven en mi vida pase temporadas. Dicho sea de paso, conozco a varios de sus familiares.

Me sentí orgulloso, además, pues pasaron por mi mente estelares peloteros de Puerto Rico como Roberto Clemente, Orlando Cepeda, Eduardo Figueroa y Félix Millán…¡todos con biografías en los mercados de los Estados Unidos e internacionales!

Me sentí feliz, repito…¡por un ser humano muy decente y noble que jugando pelota se ha convertido en uno de los Boricuas que honran a su tierra!

Además, en la entrada del nuevo estadio de los Rangers de Texas en la ciudad de Arlington, hay una estatua de cuando el equipo clasificó para la Serie Mundial 2011, frente a San Luis. La misma plasma para la historia el abrazo del lanzador dominicano Neftalí Feliz con el receptor Bengie Molina…al finalizar el partido, honrado en el Salón de la Fama como antes indique.

Bengie Molina es representativo de que un soldado del béisbol es muy digno de ser recordando como un gigante…como cualquier persona de buena voluntad puede dejar una huella enorme para la posteridad.

(FOTOS) A la izquierda, Julio Cesar González, de los Cardenales de San Luis, Luis Rodríguez-Mayoral y Edgardo Romero de Milwaukee, durante la Serie Mundial 1982 en el County Stadium. A la derecha vemos a Bengie Molina con Luis en la presentación de la biografía del gran recetor durante el verano del 2016 en Fort Worth, Texas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba