Elrod Hendricks: un soldado de buena voluntad y excelente ser humano

En México jugó en la jornadas veraniegas de 1964-65-66-67 con el equipo Jalisco gracias a su amigo, el lanzador derecho de Puerto Rico…William de Jesús.

En la Tierra de Pancho Villa, el receptor nacido en Charlotte Amalie, San Tomas, Islas Vírgenes Norteamericanas, el 22 de diciembre del 1940, Elrod Hendricks se convirtió en un gran jonronero y fue apodado ¨El Babe Ruth de México¨.

Inclusive, en su última temporada allí bateo .316 con 41 jonrones y 112 carreras impulsadas.

La ¨musa de escritor¨ invadió mi mente esta madrugada y me regalo recuerdos gratos del buen, buen amigo que fue Elrod…apodado en Puerto Rico como ¨El Madamo¨

El querido y respetado colega, Jorge Colon Delgado, Historiador Oficial de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico-Roberto Clemente, en su sitial en el internet (https://beisbol101.com/elrod-hendricks-2/) informa que entre las jornadas 1960-61 y 1977-78, Elrod jugó con los Cangrejeros de Santurce y bateo colectivamente al son de.246 con 105 jonrones.

Esos 105 cuadrangulares le ubican en la tercera posición en la historia siguiéndole los pasos a Bob Thurman con 120, José «Cheo» Cruz con 119 y empatado con Héctor Villanueva.

Tras jugar pelota juvenil en su isla natal, a los 18 calendarios de vida el 1ro de marzo del 1959, se convirtió en profesional con la organización de los Bravos de Milwaukee. Según el colega Rory Costello, quien ha escrito muchísimo de Elrod, poco antes había visitado a San Tomas, luego de la Serie Mundial 1958, el jonronero Hank Aaron y eso inspiró a Elrod para ir a una clínica en el Estadio Lionel Roberts. En un partido de exhibición, Elrod conectó un doble impulsando tres carreras y eso indudablemente le ayudo a pavimentar su ruta hacia el nivel profesional.

Sin embargo, en diciembre del 1960, los Bravos de dejaron en libertad y se fue a trabajar en una firma de alquiler de autos en San Tomas. Tal y como lo había hecho, siendo buscatalentos para Milwaukee, el legendario ¨Pelotero de Puerto Rico¨…Luis Rodríguez Olmo…le orientó y consiguió trabajo con la organización de los Cardenales de San Luis, para quedar desempleado una vez más en el 1963.

Entonces…Dios en su plan divino…ubicó a Elrod en el béisbol en Tierra Azteca…en Jalisco como ya he informado.

Estando con Santurce bajo la dirección de Earl Weaver, perteneciente a los Orioles de Baltimore, en octubre del 1967, ese equipo selecciono a Elrod en el Sorteo Regla 5 de agentes libres y para el 1968 ya estaba en las Grandes Ligas.

En sus días de gloria con los Orioles (1968…1973-1976…1978-1979) experimento momentos inolvidables. Por ejemplo, vio acción en tres Series Mundiales (1969 y las victoriosas 1970 y 197l)…tanto en el 1969 y 1975 quedo líder en fildeo entre receptores de la Liga Americana… y fue receptor en varias jornadas de una legendaria tropa de lanzadores compuesta con Jim Palmer, Miguel Cuellar, Pat Dobson y Dave McNally.

En el 1972, sufrió de parálisis en su mano y brazo derecho producto de un depósito de calcio en la base de su cuello y fue canjeado a los Cachorros de Chicago. Sin embargo, fue re-adquirido por los Orioles en octubre, luego de finalizada la temporada.

Durante el las temporadas 1976-1977, Elrod fue miembro de la organización de los Yankees y vio acción en su cuarta Serie Mundial (la del 1977) con el histórico equipo.

Para la jornada 1977, ya Elrod estaba bajo contrato con los Orioles una vez más…pero en la capacidad de «coach» del calentadero (bullpen) del equipo, aún bajo la dirección de Weaver.

Elrod, quien dejó para la historia en las Mayores un promedio ofensivo de .220 en 711 juegos con 65 jonrones (cantidad máxima en la historia de pelotero alguno de las Islas Vírgenes), además fildeo un excelente .990% en la receptoría y fusilo un muy eficiente 37% de corredores en intentos de robos de base.

En mi medio siglo vinculado en distintas capacidades a las Grandes Ligas compartí con Elrod en muchísimas ocasiones. Jamás olvido que siempre estaba contento y casi siempre con una amplia sonrisa…¡su vida en el béisbol siendo una feliz!

Tanto, temprano en el 1993 y 1994, como miembro de los Texas Rangers en mis funciones como relacionista público serví de escolta para con Juan ¨Igor¨ González en Townson, Maryland, para recibir sus ¨Premios Babe Ruth¨ como el máximo jonronero en las Mayores.

En ambas ocasiones la primera persona…siempre bien vestida… en compartir con nosotros fue Elrod Hendricks. Hablábamos del béisbol…de Puerto Rico…¡de la vida!

Los vínculos de Elrod con los Orioles de Baltimore, como pelotero o ¨coach¨, fueron de unos 37 calendarios….un record para dicha organización.

Tras superar cáncer testicular en el 2003….en abril del 2005, sufrió un leve derrame cerebral y al finalizar la temporada su posición fue ubicada en un plan de «evaluación».

El lunes, 19 de diciembre del 2005, Elrod se había vestido de Santa Claus para un grupo de chiquitines de familias de escasos recursos. El martes, 20 de diciembre, un día antes de su cumpleaños número 65…¨El Querido Madamo¨ falleció en el Centro Medico Baltimore-Washington ubicado en Glen Burnie a unas trece millas al sur de Baltimore.

Poco después de su muerte, Merle, su viuda, manifestó que su desprendimiento del equipo por parte de la gerencia en gran parte contribuyó a su fallecimiento

Elrod Hendricks es otro de esos artistas beisboleros por los cuales hago contribuciones como esta para que no se pierdan en la historia.

En mi apreciación….¨El Madamo¨….fue figura venerada por miles y miles de fanáticos en sus Islas Vírgenes, en México, en Puerto Rico y en el mundo internacional peloteril. Su amable personalidad era un imán para los fanáticos…pues el valoraba su valor colectivo para con la profesión que el tanto amaba.

Los Orioles de Baltimore han reconocido sus aportaciones a la historia de dicha novena brindándole el máximo honor con su exaltación a su Salón de la Fama.

(Foto)—-Elrod Hendricks siendo entrevistado por el autor, Luis Rodríguez-Mayoral, durante un entrenamiento primaveral en Bayamon, Puerto Rico, durante la década de los 1980. (Foto cortesía de Andy Simounet).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba