Encuentro estelar ante Dios de Vera Zabala y Roberto Clemente

(NOTA)—En varias ocasiones me dijo Vera Cristina Zabala vda. de Roberto Clemente, remontándome a la década de los 1980: «Hay veces que pienso que una madrugada escucharé a alguien tocando en la puerta de casa y escucharé una voz que me dice: «Verín…ya llegué…estoy aquí».—-Todo esto haciendo referencia a su querido Roberto Clemente.

Hace días tenía premoniciones de que Dios le enviaría a buscar a su diestra próximamente. Y aunque en estado de negación…desde que le vi en por última vez en persona en Pittsburgh, Pennsylvania, el pasado 16 de septiembre, me percaté de que estaba confrontando ciertas dificultades físicas.

Recientemente, el mutuo amigo de Vera Cristina y Roberto Clemente, el estelar pelotero que fue Manny Sanguillen (orgullo de la República de Panamá) me llamó de su hogar en Pittsburgh para informarme que ella estaba en un hospital de San Juan, Puerto Rico.

Horas después tuve una charla con el segundo de tres hijos de Vera Cristina y Roberto…Luis y me confirmó, «Esta mala…el doctor de cabecera me dijo que hay que orar por ella. Mientras tanto, a ti, te pido oraciones por mami».

En muchas ocasiones, por motivos de la Oficina del Comisionado del Béisbol (ejerciendo dicha posición Bowie K. Kuhn, Peter Ueberroth, Bart Giamatti o Fay Vincent) coincidí en terrenos de juegos en las Grandes Ligas con Vera Cristina.

Día del Pelotero Latinoamericano 1971

Presencié Juegos de Estrellas junto a ella en Houston, Texas, en el 1986; y en Anaheim, California, en 1989. Además, estuvo presente en dos celebraciones del Día del Pelotero Latinoamericano, actos organizados sin fines de lucro por este servidor con el aval total de la Oficina del Comisionado entre 1970-1994…..en Baltimore en el 1986 y Montreal, Canadá, en 1989.

Su impactante presencia en actos como esos provocó que la entrega del Premio Roberto Clemente en las Mayores fuese «sacado» de un pequeño salón de un hotel en la ciudad donde se celebraban los Juegos de Estrellas anualmente al terreno de juego durante algún partido en las Series Mundiales.

Durante muchas, muchas temporadas…Vera Cristina sirvió de digna representante del Béisbol de Grandes Ligas en los Estados Unidos. Finalmente, se hizo justicia cuando allá para el 2011 se nombró a la dama Boricua, oficialmente, como «Embajadora de Major League Baseball» en y fuera de los Estados Unidos.

Al escribir esta líneas informo que desde Pittsburgh, Manny Sanguillen, muy afectado me dice vía telefónica, ¨La conocí en el entrenamiento de primavera de los Piratas en el 1966. Yo le decía a ella Sra. Vera….Roberto me dijo un día que le podía decir, como el la llamaba….»Verín».

¨Para mi ella era mi hermanita…y pienso en ella como una virgen que le fue fiel a su esposo hasta hoy que murió. Desde la muerte de Roberto ella se dedicó a criar a sus hijos, a mantener viva la misión de Roberto y a ayudar a muchas personas en distintas partes del mundo. Ella fue una persona querida por todos en y fuera de Puerto Rico».

¨Recuerdo que cada vez que yo visitaba a la Isla, yo compartía con ella y Luisito. No olvido que en una de mis últimas visitas yo estaba dando clínicas a unos chamaquitos y en unión a Luisito y su pastor, el sargento Víctor Rivera, ella se quedó durante las horas que duraron las clínicas. Y te digo que hace pocos minutos me llamó…muy triste…Eliseo Rodríguez para informarme de su muerte.¨

Otra llamada llegó del hermano que es, el historiador de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico Roberto Clemente, Jorge Colón Delgado…muy afectando emocionalmente, «Vera siempre me trató, repleta de humildad, con mucha gentileza. Tuve el honor de compartir con ella en ocasiones y de ella brotaba humildad y muy buena fe».

«Sobre Roberto recuerdo que luego de la Serie Mundial 1971, que ganaron los Piratas sobre Baltimore, me encontraba como adolescente jugando un nueve contra nueve en el Parque de la Lomas. De pronto, entró un Dodge Charger por un portón que había en el jardín derecho y del mismo se bajó Roberto luciendo una guayabera, pantalón polyester botas».

¨Habló con nosotros…analizó la Serie Mundial…y nos regaló una exhibición de bateo. Imagínate como me sentí…bateaba la pelota hacia donde decía lo haría. Desde ese día comprendí lo especial que era Roberto y hoy, luego de fallecer Vera, comprendo el motivo de Dios de haber bendecido ese matrimonio».

Por último, desde Portsmouth, Ohio, acabo de recibir una llamada de otro mutuo amigo-hermano…al otrora estelarísimo pelotero que militó con Roberto en Pittsburgh, Al Oliver.

Portador siempre de la palabra de Dios, Oliver comentó, «Nadie pudo haber llevado el nombre de Roberto mejor que Vera. Nadie pudo haberle dado al mundo, a nombre de Roberto, lo que logró Vera.  Para su familia vaya mi condolencia…para sus amigos y para Puerto Rico mis respetos en un momento como este. Personalmente, Vera dio los mejores años de su vida, al igual que Roberto, para todos. No se le podía pedir más.  La vi estando contigo y con Manny (Sanguillen) en Pittsburgh hace tres meses. Fue un honor ser amigo de Vera y Roberto. Ahora, comprendo una vez más, la razón por la cual Dios les bendijo en matrimonio. Ha sido un gran honor haberles conocido y ser amigos de ellos».

Continuó Oliver diciéndome que ¨El sentido de humor de Vera era noble, precioso…con un toque de Dios.  Ahora le toca a sus hijos Roberto, Luis y Ricky….cargar la antorcha de buena voluntad que sus padres dejaron en sus manos».

A Vera Cristina Zabala viuda de Roberto Clemente…la recordaré como una persona especial que Dios envió al Mundo para portar su amor, buena fe y crear conciencia en eso de ayudar a la humanidad y diseminar los mensajes divinos del Todopoderoso. Todo esto con su Roberto Clemente querido de inspiración.

Al fin para la Paz Divina de ambos…se encuentran a la Diestra de Dios luego de 46 calendarios y 320 días desde que Roberto voló ¡a la más bella dimensión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba