Jun Juarbe comenta sobre el segundo juego de la SM

Framber Valdez

Una de las frases populares del béisbol es: “¡la pelota es redonda y viene en caja cuadrada!” Viejo adagio beisbolero con ciertos ribetes filosóficos que se utiliza para validar sorpresas del béisbol. Nadie conoce el nacimiento, ni el origen de esta interesante reflexión, pero se utiliza con aire misterioso y procura proveer mágicas respuestas a triunfos y actuaciones individuales sorpresivas o a las derrotas de los súper favoritos. En fin, una simple respuesta a las cosas raras que se suscitan en el fascinante juego de pelota. Esa frase aplica en varias instancias al segundo juego de la Serie Mundial. Veamos.

El iniciador de Filadelfia, Zack Wheeler, entró al partido con una efectividad de 1.78 en esta postemporada y una efectividad de 1.34 en sus últimas siete aperturas, desde que salió de la lista de lesionados. Esa efectividad es la más baja para un lanzador de los Filis desde Grover Cleveland Alexander en 1915 (1.22). Sin embargo, al primer envío de Wheeler, José Altuve, le conectó un doble. Al segundo envío de Wheeler, Jeremy Peña le conectó otro doble. Al tercer envío de Wheeler, Yordan Álvarez conectó “foul” y al cuarto lanzamiento le conectó otro doble. Tres dobles en los primeros cuatro envíos de Wheeler. Primera vez en la historia de la Serie Mundial que un equipo abre un juego con tres extrabases consecutivos. Los Astros sentenciaron el partido en esa primera entrada con tres carreras y una magnífica labor monticular del zurdo Framber Valdez, para derrotar a los Filis 5-2.

Curiosamente, Framber Valdez, fue un total desastre en la Serie Mundial del año pasado contra Atlanta. Le marcaron cinco carreras limpias en dos entradas en el primer juego y cinco en el quinto juego en 2.2 entradas para una efectividad de 19.31. Sin embargo, anoche tuvo una salida magistral, descolgando a los bateadores de Filadelfia con su “sinker” y su curva. De los primeros 15 bateadores que enfrentó, solamente dos le sacaron la bola del cuadro. Logró que 13 “swings” de los Filis abanicaran la brisa.  Salió del montículo luego del envío número 104, con un “out” en la séptima entrada, los Astros al frente 5-0 y ante un mar de toallas naranjas y el soberano tributándole aplausos de pie.  

Claro está, Framber Valdez registró marca de 17-6 con una efectividad de 2.81 en 31 aperturas en la regular. Lideró la Liga Americana, tanto en entradas lanzadas (201.1) como en juegos completos (3). Estableció una marca de 25 aperturas consecutivas de calidad (Quality Starts). Sin lugar a duda, su temporada consagratoria. Pero, al igual que su compañero Justin Verlander, sus estadísticas en Series Mundiales eran pésimas.

José Altuve entró al juego de anoche, bateando .108 en esta postemporada, incluyendo una racha de 25-0. Anoche conectó 3 hits; doble al primer lanzamiento del juego, sencillo al central en la quinta entrada y sencillo a la derecha en la séptima entrada. Previo al partido de anoche, solamente había conectado cuatro “hits” en esta postemporada y en un solo juego casi iguala ese total. Esa producción de Altuve es alentadora para Houston porque es el corazón de los Astros.

Yordan Álvarez llevaba una racha de 25-3 con 10 ponches antes de su doble empujador en la primera entrada.

Alex Bregman que batea para .316 en la postemporada, le conectó el cuarto extrabase a Zack Wheeler en la quinta entrada y lo envió a las duchas con 69 envíos. Con ese cuadrangular, Alex Bregman se convirtió en la tercera base con más jonrones en Series Mundiales (Gil McDougald, 5 y Scott Brosius, 4).

Crédito, nuevamente, al cuestionado y mejorado relevo de los Filis. Anoche colgaron tres ceros, los que unidos a los 5.2 en el primer juego, totalizan 8.2 entradas con nueve ponches en los primeros dos juegos. Los relevistas de los Filis tienen cinco salvados en la postemporada por cinco lanzadores distintos y ninguno por su líder en salvados en la regular Corey Knebel (12).

Yuli Gurriel se fue anoche de 4-2 y no se ponchó.  Extendió a 39 las apariciones al plato sin poncharse. Esa es la novena mejor marca en la postemporada en este renglón La marca está en poder de Joey Cora que en la postemporada de 1995 con Seattle tuvo 51 apariciones al plato consecutiva sin poncharse. 

La serie empatada a una victoria por equipo se mueve ahora a Filadelfia.

Foto: conlasbasesllenas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido
Ir arriba