Los Alomar: preciosos legados como peloteros y ciudadanos que engrandecen a Puerto Rico

Fotografia tomada en el Wrigley Field en Chicago, Illinois, el 10 de julio del 1990, antes del Juego de Estrellas. De izquierda a derecha Santos Alomar, Roberto y Sandy Alomar con su amigo y autor Luis Rodriguez-Mayoral.

Contrario a lo que muchas mentes entienden….no solamente los abogados, doctores, ingenieros y ejecutivos de grandes corporaciones enaltecen a nuestra Isla!

Hay otras personas que, también, han contribuido al honor de nuestro Puerto Rico sin poseer títulos, sin ser de piel totalmente blanca y proveniente de hogares donde las riquezas materiales no han abundado generaciones tras generaciones.

Conozco a tres miembros de una familia decente que con las habilidades que Dios les doto siguen abonando a la grandeza de nuestra Isla.

Sus nombres…Santos Alomar, su hijo Sandy y su otro hijo Roberto. Ellos fueron excelentes peloteros en sus días de gloria y aun son reconocidos internacionalmente por sus legados dentro y fuera de los terrenos de juegos en las Grandes Ligas.

Santos milito en las Mayores entre 1964-1978 con siete organizaciones distintas. Además, sobresalió como «coach» entre 1986-2009 con otras tres.

Sandy hizo lo propio entre 1988-2007 con siete organizaciones también, y ha ejecutado como «coach» con otras dos entre 2008-2019. En el 2012 fue dirigente interino con uno de esos equipos.

Por su parte, Roberto militó en Grandes Ligas entre 1988-2004 con siete organizaciones, también y logro el máximo honor de la inmortalidad beisbolera al ser exaltado al Salón de la Fama en Cooperstown, Nueva York, en el 2011.

Cuando en el mundo peloteril se habla de este «Trio Alomar», en y fuera de Puerto Rico….los elogios brotan a granel. Se les recuerda con admiración y respeto. Se les recuerda algo como una anomalía bien positiva.

Esta madrugada invadió mi mente que los Alomar, colectivamente vieron acción el 19 «Juegos de Estrellas» entre 1970-2001. Combinación de padre e hijos preciosa!

Pero más me enorgullece que tanto en los partidos de estelares 1997 y 1998….Sandy y Roberto, respectivamente, fueron seleccionados como los «Jugadores Más Valiosos». Esos logros viajaron el mundo peloteril internacionalmente y así han quedado para la posteridad.

Dentro de la fama que les acompaña…los Alomar como que se han perdido un tanto en la historia. Hasta cierto punto..la vida es así. Sin embargo, siguen activos en la profesión para la cual Dios les doto.

Santos reside en Salinas, Puerto Rico…viaja en ocasiones a distintos lugares del Mundo para ofrecer de su intelecto beisbolero y compartir experiencias vividas como ser humano.

Sandy reside hace algunos calendarios en la periferia de Dallas, Texas y ejecuta como «coach» de los Indios de Cleveland.

Roberto es ejecutivo de los Azulejos de Toronto y ofrece clínicas de béisbol, internacionalmente, para dicha organización con muchísimo éxito!

Entrando a mi mundo de los recuerdos…me transporto al Wrigley Field de Chicago el martes, 10 de julio del 1990…hace ya unos 29 calendarios. La Liga Americana venció a la Nacional 2 carreras por 0…gracias a un doble en la séptima entrada de nuestro hermano dominicano de los Texas Rangers, Julio Franco.

Sin embargo, lo que más me «impacto» fue que para la historia peloteril de Puerto Rico…..como miembros de los Padres de San Diego ejercieron como «coach» Santos y como segunda base Roberto por la Liga Nacional y por la Liga Americana e Indios de Cleveland en la receptoría…Sandy, dejando una preciosa joya para la posteridad.

Un padre y sus dos hijos…»Todos Estelares»…en representación de Borinquen en un escenario deportivo mundial. El autor de ese capítulo fue Dios!

Esta madrugada, al revivir esa experiencia, me reafirme que para enaltecer a Puerto Rico solamente siendo un buen ser humano y aprovechando las oportunidades brindadas por Dios se puede lograr esa muy digna meta!

A todo esto…no veo en persona a Santos, Sandy o Roberto hace ya casi dos décadas. No hay ataduras en las palabras que traigo ante ustedes…pero si manifestó que hay mutuos respetos entre nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido
Ir arriba