Omar Vizquel merece ser exaltado al Salón de la Fama del Béisbol

En promedio de fildeo ha sido el mejor jardinero corto de Grandes Ligas en la historia con por lo menos quinientos juegos viendo acción (.9847%) y eso implica muchísimo.

Me refiero al respetado amigo nacido en Caracas, Venezuela, el 24 de abril del 1967…Omar Enrique Vizquel. Su padre, Omar, fue electricista profesional y su madre, Eucaris, ama de casa.

Egresado del Colegio Francisco Espejo, Omar fue más bien introducido al béisbol por su padre quien a su vez era pelotero aficionado. Desde chamaquito, Omar jugaba en el jardín corto y daba muestras de las habilidades con las cuales Dios le había dotado.

En una ocasión, durante en la década de los 1990, nos comentó, «Desde muy joven supe como admirar y respetar a grandes figuras venezolanas del jardín corto como…Chico Carrasquel y el gran Luis Aparicio.

«Sin embargo, yo idolatraba al Rojo de Cincinnati, David Concepción. Tan es así que en su honor siempre utilice su número 13, cada vez que pude, durante mi carrera».

Contando con unos dieciséis calendarios de vida, Omar se convirtió en pelotero profesional con los Marineros de Seattle gracias al buscatalentos cubano, Marty Martínez. Por ende en el 1984, gracias a una bonificación escalonada de $4500.00, debutó en Ligas Menores en los Estados Unidos.

Para esa época Omar, como aun en el presente, poseía cara de juvenil (por razones obvias) similar a los integrantes de un grupo de cantantes con fama mundial oriundos de Puerto Rico y le apodaban «Chamo Menudo», según el relato del respetado colega Augusto Cárdenas.

Ya para el 1989, un jardinero corto Boricua (Rey Quiñones) tenía diferencias contractuales con los Marineros y eso pavimentó el camino para que Omar debutara en las Mayores esa temporada.

Para hacer la larga historia corta…la carrera de Omar en «El Mejor Béisbol de Mundo» entre el 1989 y el 2012 le vio lucir los uniformes de Seattle, Cleveland, San Francisco, Texas, los Medias Blancas de Chicago y Toronto.

En sus 24 jornadas tuvo promedio ofensivo de .272 logrando 2877 imparables con 80 jonrones y 404 bases robadas. O sea, su bateo no fue su «fuerte» en el juego…pero su bateo fue muy, muy respetable como lo prueba, entre otros logros, que en su estadía en las Mayores se ponchó solamente un promedio de 45 veces por temporada!

Resalto, además, que conectó 456 dobles y 77 triples con 1445 carreras anotadas y 951 impulsadas. Es uno de 29 peloteros en la historia en haber visto acción en cuatro décadas distintas (1980-1990-2000-2010).

Otros logros superlativos de Omar dejan para la historia los 11 Guantes de Oro que ganó (9 de forma consecutiva—1993 al 2001)…sus 4 temporadas siendo líder en elevados de sacrifico de la Liga Americana y el hecho de que en la historia de las Mayores sus 2709 juegos en el jardín corto son el record de todos los tiempos.

El simpático pelotero triunfo en grande con un físico de 5′ 9″ y unas 180 libras de peso…en un nivel atlético dotado por peloteros con cuerpos «mastodontes»,» prueba lo que en el 1976, dijera para nuestra grabadora el legendario propietario de los Medias Blancas de Chicago…el fenecido amigo, Bill Veeck, «Una de las cosas que más me gusta sobre el béisbol es que hombres de físicos comunes pueden ser estrellas (refiriéndose entonces al inmortal jardinero corto de Venezuela y miembro del Salón de la Fama…Luis Aparicio).»

A sus éxitos, sumó otros como que es el jardinero corto con más dobles jugadas ejecutadas en la historia (1734)…el jardinero corto más viejo en la historia en ganar un «Guante de Oro» (2006 con 39 calendarios de vida) y el poseer el record de menos errores en su posición en la historia cuando en el 2000 solamente pifió en solamente 3 oportunidades.

Omar, además, fue elevado a tres Juegos de Estrellas por la Liga Americana en su historial (con Cleveland) y el 7 de mayo del 2012 se convirtió en el de mayor edad en jugar en el campo corto, también, en el historial de las Mayores.

Durante la jornada con los Medias Blancas en el 2010, el glorioso Luis Aparicio, cuyo número 11 había sido retirado por el equipo, permitió que Omar lo luciera. El número 13 de Omar ya le pertenecía a otro gran jardinero corto de Venezuela aun activo con el equipo…¡Ozzie Guillen!

Para el 2012, con Toronto, su número 13 ya le pertenecía a Brett Lawrie y optó por utilizar el número 17…en honor a otro inmortal de la Tierra de Simón Bolívar…el estelar «siore»…Chico Carrasquel!

Luego de su carrera, Omar ha sido «coach» en Grandes Ligas con los Angelinos de California en Los Ángeles y Tigres de Detroit. Ha estado vinculado como dirigente a los Medias Blancas como dirigente en Ligas Menores.

En el 2017, dirigió al equipo de Venezuela en el Clásico Mundial de Béisbol auspiciado por las Grandes Ligas y ha manifestado que le gustaría algún día dirigir en las Mayores.

Recientemente fue nombrado dirigente de los Toros de Tijuana, México, para la jornada del 2020.

El 21 de julio del 2014, fue ingresado en la Salón de la Fama de los Indios de Cleveland y este próximo martes, 21 de enero del 2020, pudiese ser elevado al Hogar de Inmortales en Cooperstown, Nueva York. ¡Él es muy merecedor de dicho honor!

Su historial, dentro y fuera del terreno de juego, es prueba fehaciente de lo antes mencionado. Al respecto, recientemente manifestó, «Uno se siente honrado cuando comparan nuestro historial con otros grandes peloteros en el Salón de la Fama. Estoy excitado por eso».

Hace algún tiempo Vizquel comentó (mediante información de Augusto Cárdenas) algo como, «Uno mira hacia atrás y ve como el tiempo vuela. Haber jugado 24 temporadas en Grandes Ligas y poseyendo tantas memorias, marcas establecidas y estadísticas, me siento muy honrado de una forma humilde.  Jamás pensé llegar a la altura de un Luis Aparicio (único venezolano en el Salón de la Fama de Grandes Ligas) y haber logrado lo que he logrado».

El 2020 marca su tercera oportunidad de ser elevado al Salón de la Fama habiendo recibido 37% de aprobación por parte de los votantes en el 2018 y 42.8% en el 2019. Para el máximo honor es necesario de 75% por los votantes miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de América.

Aunque muchos difieran de este servidor…hay miembros de dicha entidad que padecen del cáncer del prejuicio por cuestiones de origen, idioma y cultura….muchos Latinoamericanos en y fuera del béisbol, históricamente, han sido víctimas de ese mal por décadas, décadas y décadas. ¡Ruego a Dios que Omar Vizquel sea debidamente honrado!

No veo a Omar hará unas dos décadas…pero le recuerdo con respeto, admiración y afecto de hermano. Con este servidor siempre ha sido amable y me ha regalado su alegría. Es más, Omar para este servidor nació para entretener…nació para compartir una alegría sana con toques de Dios. Con su presencia, Omar es prueba de que los deportes, al igual que las artes y la educación, son vehículos para unir países, culturas…por ende a la humanidad.

No sé si está residiendo en Venezuela o en los Estados Unidos…pero este donde este…le deseo siempre salud, paz mental y prosperidad en unión a sus seres queridos. Gracias por tu amistad de casi tres décadas…un regalo de Dios.

En el terreno de juego…en el jardín corto…Omar Vizquel fue un Picasso, un Miguel Ángel…otro Carrasquel, otro Aparicio, otro Concepción (entre otros campo cortos) de Venezuela. Así lo recordaré por vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba