Pedro Sierra: Pelotero cubano de preciosa trayectoria

Su gran deseo desde chamaquito en Habana, Cuba, donde nació el 26 de julio del 1938, era llegar a las Grandes Ligas como su ídolo y luego gran amigo…¡Orestes ¨Minnie¨ Minoso!

Su padre, un boxeador profesional, y su madre le respaldaron en eso de lograr su meta y de ellos aprendió disciplina y entrega total rumbo a su deseado logro.

Ya para el 1954, con dieciséis calendarios de vida, se convirtió como lanzador derecho, en profesional con los Clowns (Payasos) de Indianápolis y en el invierno regresa a su isla natal. Durante la temporada del 1955, jugo con los Detroit Stars (Estrellas de Detroit).

Ambos equipos formaban parte de las Ligas Negras en los Estados Unidos establecidas desde los tiempos que en las Mayores no se permitían peloteros de piel Negra debido al cáncer social del racismo.

En el 1947, la segunda base de los Dodgers de Brooklyn, Jackie Robinson había derribado dicha barrera social.

Hacía mucho tiempo que sabía de la existencia de Pedro Sierra, sin embargo no fue hasta hace, tal vez, dos décadas que hicimos contacto.

Jamás olvido que durante nuestra primera conversación supe que estábamos en el mismo buque de la vida…¨el béisbol¨… al oírle hablar de Miñoso, de Joe Cambria (excelente buscatalentos y ejecutivo a nivel de las Mayores), de Musulungo Herrera y Tony Castaños (hombres de béisbol nacidos en Cuba), al igual que de los Boricuas..Julio Navarro y Félix Mantilla, Bill Madlock (cuatro veces campeón bate en las Mayores) y del legendario Media Roja de Boston, Ted Williams.

Pedro Sierra con los Detroit Stars

Durante sus cuatro temporadas con las Estrellas de Detroit, Pedro fue elevado al ¨Juego de Estrellas Este-Oeste» de las Ligas Negras¨ y Joe Cambria los firmó para la organización de los Senadores de Washington de la Liga Americana a mediados del 1959.

Tras servir en el Ejercito de los Estados Unidos obligatoriamente, regreso a la organización de los Gemelos de Minnesota (antes Washington) en el 1962. Su historial de Ligas Menores refleja que entre el 1959 y el 1971, a niveles D-A-AA-AAA, Pedro gano 52 juegos mientras perdía 57.

Entre el 1972 y el 1975, Pedro Sierra jugo en México con los equipos Puebla, Chihuahua, Veracruz, Tampico y Aguascalientes ganando 14 partidos y perdiendo otros 14.

Sin embargo, con su acostumbrado respetuoso hablar, nos manifestó hace tiempo desde su hogar en Nueva Jersey, ¨En el 1970, estando mi amigo Ted Williams como dirigente de Washington, me convertí en el último pelotero de las Ligas Negras en ser firmado para el béisbol de las Grandes Ligas y estuve con el equipo durante el entrenamiento de primavera.  Ya la finalizar la temporada del 1971, no estando satisfecho con mi progreso en la organización me fui a jugar a México, donde estuve hasta el 1975.¨

De su historial, Pedro recuerda, ¨Viví mi vida en el béisbol en los Estados Unidos, Canadá, México, Panamá, Republica Dominicana y Taiwán como pelotero y en otras capacidades. Por eso, en silencio, me siento muy orgulloso.¨

Retirado ya en el 1976, Pedro curso estudios en el Boricua College en Washington D. C., y luego emprendió en una carrera en el campo de la recreación y como consejero en escuelas públicas del Condado Montgomery en Maryland.

En el 1993, actuó como adiestrador de los Medias Blancas de Chicago en la película ¨Major League II¨ con el actor Charlie Sheen…para ese tiempo, además, era adiestrador de lanzadores del Essex Community College en Baltimore…el 20 de agosto del 2013, fue invitado por el Presidente Barack Obama a la Casa Blanca en unión a Minnie Miñoso para una celebración dedicada a las Ligas Negras.

En el 2014, Pedro Sierra fue exaltado al Salón de la Fama de la Herencia Hispana de los Estados Unidos.

Entre otros recuerdos, ha manifestado Pedro, ¨Vivo muy orgulloso de haber jugado en las Ligas Negras. Pase muchas veces sobre doce horas viajando en autobuses de una ciudad a otra y fui blanco de muchísimos abusos verbales por parte de fanáticos….pero no me arrepiento.  Durante esos tiempos ganaba muy pocos dólares y recibíamos unos $3.00 para comer todos los días. Y todo eso me motivaba a lograr mi deseo de lanzar en las Grandes Ligas.¨

A eso ha manifestado, ¨Yo tenía una buena recta, pero más que nada era muy agresivo. Les tiraba hacia adentro a los bateadores para alejarlos del plato. Para mi yo era el gran gato y ellos eran los ratones.¨

En una de nuestras últimas conversaciones, con su inconfundible voz (entre alegría y tristeza) me dijo, ¨Mi gran satisfacción personal…fue cuando el 30 de septiembre del 1971…en el Estadio Roberto K. Kennedy…antes del último juego, jamás, allí de los Senadores de Washington…me permitieron tirar las prácticas de bateo.¨

Interpreto eso como que…al fin…¡había llegado a las Grandes Ligas!

Respeto en la máxima dimensión a Pedro Sierra. Ya con sus 83 calendarios de vida, su alma está latente…ha sido un orgullo de la América Latina en el internacional mundo beisbolero…pero más que nada, además de ser un puente cultural, ha sido un crédito a la humanidad. Para ti…querido hermano del alma…va mi abrazo sincero y oraciones ante Dios para que todos tus días sean bien bonitos.

(FOTO)—Pedro Sierra…simplemente mi amigo….¡Pedro Sierra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba