Recordando a Willie Stargell

El lunes, 9 de abril de 2001, desperté en mi residencia en Cleveland, Ohio. Tarde, la noche antes, había regresado de Puerto Rico tras llevar mis respetos a mi viejo fenecido en San Juan cinco días antes.

De pronto, mediante la televisión, llegó la mala nueva de que a las 12:33 de esa madrugada había pasado a mejor vida el legendario pelotero de los Piratas de Pittsburgh…Willie Stargell…en el Centro Medico Regional New Hanover en Wilmington, Carolina del Norte.

¨Wow¨…en unos cinco días…¡el destino me propino dos golpes fuertes! Y como siempre hago, deje todo en manos de Dios.

Al fallecer, víctima de problemas renales, sobrepeso y estando afectado su corazón…Willie Stargell tenía 61 calendarios de vida con 34 días.

Nació el jardinero y primera base de los Piratas en Earlsboro, Oklahoma, el 6 de marzo del 1940, pero problemas matrimoniales entre sus padres provocaron que su crianza fuese además de en Oklahoma, en el estado de Florida (con una tía), en Alameda, California, con su madre.

Durante 21 temporadas en las Mayores, todas con Pittsburgh, Willie dejó para la historia en 2360 juegos un promedio ofensivo de .282 con 2232 imparables…de los cuales 423 fueron dobles, 55 triples y 475 jonrones. ¡En otras palabras, 43% de sus imparables fueron de extra bases! A eso sumamos que anotó 1194 carreras e impulsó otras 1540.

Entre sus galardones la historia dicta que en siete ocasiones fue miembro del ¨Equipo Todos Estrellas¨ de la Liga Nacional…miembro de los equipos ganadores de las Series Mundiales 1971 y 1979. En dichos ¨clásicos¨ bateo al son de .381 con 3 jonrones y 8 carreras impulsadas…llevándose el premio como Jugador Más Valioso en el 1979 (al igual que la misma distinción en la Liga Nacional esa temporada).

Tras su retiro en el 1982, Willie fue ¨coach¨ de los Bravos de Atlanta a nivel de las menores como instructor de bateo y en las Mayores en la primera base (1986-1988). Además, allá para el 1997, fue asesor del gerente general de los Piratas, Cam Bonifay.

Por su contagiosa personalidad…el hombre de hablar pausado y profundo, poco a poco, se fue convirtiendo en una leyenda de los Piratas a nivel de que los peloteros le apodaban…¨Pops¨.

Fue exaltado en el Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown, Nueva York, en el 1988 y su número 8 retirado por los Piratas en el 1982.

SUCESOR DE ROBERTO CLEMENTE CON PITTSBURGH

Willie Stargell y Roberto Clemente

Conocí a Willie Stargell en Pittsburgh en el verano del 1971, gracias a Roberto Clemente, cuando en dicha ciudad conduje el segundo ¨Día del Pelotero Latinoamericano¨ en la historia de las Grandes Ligas. Tras encuentros en temporadas venideras nuestra amistad fue creciendo.

A nivel de que yo le llamada, bromeando, ¨The King of Earlsboro¨ (su pueblo natal)…pues ese nombre traía a mi mente, sin saber la razón, un lugar (existente o no en Inglaterra) con toques de realeza. El contestaba con, ¨¡Luis…you are my main man! ¨

Tras el fallecimiento de Clemente el 31 de diciembre del 1972, días después los Piratas de Pittsburgh fletaron un avión destinado a Puerto Rico para rendirle respeto a la viuda (Vera Cristina) y a toda la familia de Roberto…al igual que a Puerto Rico.

Trabajando ya con los Piratas, como ¨escucha¨ atento a la liga invernal en la Isla, el gerente general de los Piratas, Joe L. Brown, me nombro representante del equipo en la Isla en materias de todo lo relacionado con la novena.

El avión aterrizo en el Aeropuerto Internacional de Isla Verde con unos 60 miembros de jugadores Piratas y ejecutivos. Luego abordamos un autobús destinado al hogar de los Clemente en la Urbanización San Agustín en Rio Piedras.

(En el 2013…el veterano colega de Pittsburgh, Pete Peterson, escribió la biografía de Willie Stargell…¨Pops…La Historia de Willie Stargell¨….y hace un breve relato de como en nuestra apreciación…Willie se convirtió en el sucesor como líder, en y fuera del terreno de juego, de su querido amigo Roberto Clemente. Dicho libro fue publicado con ¨Triumph Books¨ con base en Chicago, Illinois.)

Relata el libro que este servidor estaba en el autobús rumbo al hogar de los Clemente y que al arribar a una cuesta empinada muy cercana a dicho hogar (el conductor dejo saber que era imposible subirla).

Continua el relato…Willie Stargell no había hablado en el transcurso del viaje….de pronto se levantó y dijo, ¨Hombre, si este autobús no puede lograrlo (subir la cuesta) lo menos que podemos hacer es caminar (hacia el hogar que fue de Roberto).¨

Así…en una fila…¡los Piratas caminaron a la puerta del hogar para abrazar, en tierna hermandad, a Vera Cristina y a familiares!

De esa forma…le dije a Pete Peterson que yo entendía Willie, a muy poca distancia del hogar de su querido fenecido amigo, Roberto Clemente, se convirtió en su sucesor.¨ ¡Y ese relato para la historia ha sido adoptado!

En una ocasión dijo Manny Sanguillen, el recordado eficiente receptor de los Piratas, oriundo de Panamá, ¨ Fuimos afortunados de haber tenido a Roberto Clemente con nosotros, pero, también, los peloteros Latinoamericanos y los Negros Americanos le damos gracias a Dios por haber tenido a Willie Stargell.¨

La última vez que vi a Willie Stargell en persona fue en un campo primaveral en Florida…sentado en un banco…pensativo…allá a la distancia.

Así lo recordaré por siempre…una estampa triste. Sin embargo…también, lo recuerdo en el esplendor de su vida…luciendo el uniforme de los Piratas…sonriente…¡con una alegría contagiosa!

(FOTOS)—-Willie Stargell en sus días de gloria y con Luis Rodríguez-Mayoral, charlando, hace ya unas cuatro décadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba