Último adiós en Tierra para el espíritu que encarnó Vera Cristina Zabala vda. de Roberto Clemente

A una semana de su fallecimiento en San Juan, Puerto Rico, este sábado, 23 de noviembre del 2019, la gente buena de Borinquen le rinde un último adiós a la viuda del sobresaliente hombre y pelotero que fue…¡Roberto Clemente!

La estructura idónea para la merecida despedida lleva el nombre de su difunto esposo y allí nuestro pueblo podrá rendir sus últimos respetos a Vera Cristina Zabala.

El Coliseo Roberto Clemente recibirá el féretro de la humilde y distinguida dama que fue y que tanto lustre le brindó a la humanidad, a su Puerto Rico querido, a la América Latina y al Béisbol de Grandes Ligas.

Ante un ataúd cerrado (entre la 1 y las 9 PM) podrán desfilar las personas, que así lo deseen, para rendirle respetos a quien fuese «Embajadora de Major League Baseball» desde la desaparición de su esposo en aguas del Océano Atlántico a eso de las 9:23 de la noche el 31 de diciembre del 1972.

El muy merecido título le fue conferido, oficialmente, a Vera Cristina hará unos diez calendarios, o sea que durante más de cuatro décadas ella honró a su esposo y al «Mejor Béisbol del Mundo» motivada, marcadamente y exclusivamente, por su entrega total en mantener latentes los deseos de su esposo para con la humanidad en y fuera del mundo deportivo.

Físicamente no podré decirle adiós a la hermana del alma este sábado debido a situaciones ajenas a mi voluntad, sin embargo a Dios le agradezco la oportunidad de verle en persona por última vez en Pittsburgh, Pennsylvania, el pasado lunes, 16 de septiembre, con motivo de un acto oficial del museo que honra a Roberto en dicha ciudad…que dicho sea de paso está muy bien dirigido por Duane Rieder.

Dios unió en esta existencia a Vera y Roberto para aportar en grande a la humanidad. Ahora ambos viven por siempre en mi memoria. ¡Para este servidor no han muerto!

A Vera Cristina la recuerdo por sus convicciones, por su respeto interminable hacia a quien fue su esposo, por su entrega total hacia sus hijos (Roberto-Luis-Ricky) y por mantener latente el legado de su esposo como humano y deportista.

En el plano personal, a Dios le agradezco la amistad de ambos y que hace más de cuatro décadas y media comprendieron mi mente y lo que este servidor tenia para ofrecerle Mundo y a al béisbol de Grandes Ligas.

Jamás olvido la voz baja de Vera Cristina, sus peculiares agradables carcajadas y la buena fe que siempre emanaba de su persona. Ahora la veo muy feliz junto a su muy querido Roberto y la luz brillante del Todopoderoso iluminándolos.

(FOTO)—-Vera Clemente, luego de haberle entregado al Boricua….Juan José Beníquez, jardinero de los Orioles de Baltimore, el Premio Roberto Clemente 1986, durante la celebración del Día del Pelotero Latinoamericano de la Liga Americana. Vemos, además, a su hijo Roberto y al organizador de estos actos, Luis Rodriguez-Mayoral, quien condujo los mismos en las Grandes Ligas entre 1970-1994. (Foto cortesía de los Orioles de Baltimore).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba