¿Cuánto Ofrecen?; ¿Qué hay?… una mirada al proceso de valoración de las tarjetas de béisbol

Tarjeta de novato protagonizada por Yadier Molina emitida en el 2004.
Foto Colección Personal.

Una de las preguntas que con mayor frecuencia hemos observado en los principales foros y portales electrónicos dedicados al coleccionismo se refiere a cuanto es el valor de una pieza particular o una serie de tarjetas de béisbol.  La contestación a esta interrogante a menudo suele encontrar una respuesta en el aspecto deseado.  En el contexto general, la contestación ofrecida a los requirentes suele encontrar su justificación en múltiples comparativas que surgen de la revisión de portales y aplicaciones electrónicas dedicadas al intercambio y a la compraventa de tarjetas deportivas como Comc.com, Kronozio.com o eBay.com entre otros.  Mientras, que en otras ocasiones la respuesta surge por virtud de una suscripción a medios especializados como los que han sido establecidos por las empresas Beckett Collectibles LLC., Professional Sports Authenticators (PSA por sus siglas en inglés), Slabstox o Sports Investors entre otros.[1]  Los portales y aplicaciones electrónicas antes descritos suelen ofrecer a sus usuarios un amplio panorama sobre el mercado de las tarjetas deportivas que permiten establecer una generalización en el valor de una pieza de colección.  En otras palabras, los medios antes reseñados nos suelen denotar una aproximación sobre el precio de la tarjeta o pieza de colección consultada.  No obstante, las generalizaciones dispuestas están sujetas a una serie de condiciones o variantes en el mercado de tarjetas deportivas que suelen alterar los valores o precios ofrecidos a los suscriptores o usuarios de los servicios de valorización de estos bienes.[2]

               En los pasados veinte (20) años profesores e investigadores académicos han dedicado parte de sus esfuerzos para desenmarañar el fascinante y a su vez complejo mundo encarnado en el mercado de tarjetas deportivas.  Los resultados de las primeras incursiones de la academia por entender dicho mundo sentaron las bases para atribuirle las características esenciales de las teorías relacionadas con la estructura de mercado.  Sumado a ello, sus implicaciones suponían la sujeción del mundo de las tarjetas deportivas a las conocidas reglas de oferta y demanda atribuibles a las estructuras de mercado para la fijación de precios.  No obstante, desde el comienzo de las investigaciones propiciadas desde la academia, se hizo patente que dichas normas no actuarían de manera automática en el mercado de tarjetas deportivas.  En el año 2002, el reconocido economista John List, conduciría uno de los primeros estudios sobre la aplicabilidad de las teorías atribuidas a las estructuras de mercado en las transacciones relacionadas con las tarjetas deportivas.[3] En síntesis, la investigación realizada por el académico comprobó la existencia de dos atributos que asemejarían el mercado de las tarjetas deportivas con las estructuras tradicionales de mercado.[4]  El primero de estos atributos denotaría la tendencia del mercado de tarjetas hacia la autorregulación.[5]  Este atributo que es muy común en las estructuras de mercados competitivos. En adición, ello nos permite atisbar una tendencia entre los vendedores y consumidores de regatear el precio de los bienes hasta que ambas partes lleguen a un entendido satisfactorio.  Por su parte, el segundo atributo que establecería el estudio es que la disposición de los distintos actores que participan en el mercado de tarjetas deportivas son cruciales para garantizar una distribución equitativa de las rentas derivadas por la venta y la adquisición de los bienes.[6]  Ello lo que supone es que en la medida en que los actores (consumidores/vendedores etc.) intervengan con los diversos mercados conozcan su rol dentro de este, se encontrarán en mejor posición para alcanzar una estructura de precio razonables.

Edición limitada de tarjeta de novato protagonizada por Fernando Tatis Jr. emitida en el 2019. Foto Colección Personal

En el año 2016, un nuevo estudio retomaría la temática con la intención de asemejar el mundo de las tarjetas deportivas con las estructuras de mercados tradicionales.  En esta ocasión, la investigación fue conducida por los profesores Joseph, Engelberg, Linh, Le y Jared Williams de las universidades de California y del Sur de la Florida respectivamente.[7]  En resumen, este nuevo esfuerzo para describir y analizar las particularidades del mercado de las tarjetas deportivas concluyó dejándonos tres premisas esenciales que diferían del estudio que le precedió.  En primer lugar, la investigación estableció que el mercado de tarjetas de béisbol es uno de competencia imperfecta.[8]  La referida conclusión supone que los participantes del mercado de tarjetas de béisbol cuentan con distintos intereses, entornos sociales, experiencias de vida y perfiles educativos sobre el pasatiempo.  La principal implicación de dicho resultado es que debido al choque de intereses y entornos que presentan los participantes en el mercado de tarjetas suelen provocar dificultades a la hora de establecer acuerdos sobre la estructura de precios que equiparen las rentas relacionadas con las transacciones de las piezas de colección.  Por virtud de esta razón es muy común que alguno de los actores en el mercado tenga el mayor peso a la hora de establecer el precio de los bienes.  En segundo lugar, la investigación concluyó que existe una tendencia dentro del sector de los consumidores o coleccionistas que los impulsa a la compra y adquisición de artículos promocionales y memorabilia deportiva basados en sus expectativas de ganancia futura.[9]  En otras palabras, los resultados del estudio arrojan una correlación entre el buen rendimiento del atleta y una expectativa de que los artículos en que éste figure aprecien en su valoración en el mediano y largo plazo.[10]  La tercera y última conclusión que nos legó el estudio es la corroboración sobre la existencia de una serie de variables externas a las transacciones que realizan los diversos participantes del mercado de tarjetas que propician que los consumidores se aventuren a adquirir rápidamente las piezas de colección.[11]

Edición limitada de tarjeta de novato protagonizada por Yordan Álvarez emitida en el 2020. Foto Colección Personal.

Los estudios antes citados convergen en la atribución de características esenciales de la estructura de mercado a las transacciones que envuelven el intercambio y la compraventa de tarjetas y memorabilia deportiva.  No obstante, ambos estudios se distancian en el grado del impacto que puedan tener las externalidades del mercado en el marco de las transacciones de compraventa de tarjetas y la fijación de precios de las piezas de colección.  Ello es así, ya que los estudios dirigidos por el profesor John List se enfocaron en la aplicabilidad de las normas de las estructuras de mercados en las transacciones que involucraban las tarjetas y otra memorabilia deportiva.[12]  El enfoque utilizado por dicha investigación se limitó a observar el efecto de las características internas de los participantes en el mercado de tarjetas que modelaban las transacciones de intercambio y compraventa de objetos de colección.[13]  El principal sesgo que la referida investigación ostentaba era que no tomaba en consideración las externalidades en el mercado de las tarjetas que influenciaban el valor propuesto de la transacción.  Por su parte, las investigaciones lideradas por Joseph, Engelberg, Linh, Le y Jared Williams ofrecieron un espectro amplio del mercado de tarjetas con relación al papel que juegan las externalidades en la fijación del valor de las transacciones de las piezas de colección.  Una reinterpretación de las externalidades descritas por el conocido estudio puede ser resumida en cuatro grandes elementos o grupos que presentaremos a continuación: [14] 

Elementos de Producción.  Cuando nos referimos a los elementos de producción estamos hablando de aquellos atributos que tiene la pieza de colección o memorabilia y provocan que la misma sea atractiva ante los ojos del coleccionista.  Entre los aspectos a considerar dentro de los elementos de producción se encuentran:

  1. Calidad del Producto–  Este aspecto se refiere a la constitución de las tarjetas o piezas de colección.  En otras palabras, este renglón lo que establece es que mientras más elaborada sea la pieza en términos de los materiales, el grosor, el tema, los diseños y los jugadores que protagonizan el conjunto mayor deberá ser su valor.
  • Cantidad del Producto–  Este aspecto se relaciona con el número de impresiones que realiza la empresa o compañía manufacturera de una tarjeta o ejemplar.  El referido aspecto lo que establece es que mientras más limitada sea la impresión de una tarjeta regular, de sus variaciones o de sus versiones paralelas mayor será el valor de las piezas de colección. 
  • Distribución del Producto-  Este aspecto suele referirse a dos condiciones que por lo general, están presente al momento en que las compañías manufactureras de tarjetas lanzan al mercado sus productos.  La primera de estas condiciones se relaciona propiamente con la identidad de las tiendas o revendedores que han de distribuir las tarjetas.  Los ejemplos más contundentes sobre este hecho son la creación de tarjetas paralelas exclusivas para cadenas como las farmacias Walgreens y las tiendas de ventas al detal como Walmart o Target.  La segunda de estas condiciones se halla cuando las compañías manufactureras de tarjetas han destinado ediciones especiales para mercados extranjeros o para la distribución regional. 

Elementos que tienen con la reputación del jugador–  Cuando nos referimos a los elementos que tienen que ver con la reputación del jugador nos referimos a comportamiento del jugador dentro y fuera del terreno de juego.  En ocasiones, el hecho que un jugador pueda ser percibido como exitoso por los fanáticos del béisbol no necesariamente lo convierten en un jugador que los coleccionistas estén ávidos en coleccionar.  La literatura consultada ha demostrado que jugadores que son exitosos en el terreno de juego, pero que tienen dificultades en manejar a la prensa, no se pueden expresar adecuadamente con los medios y que sencillamente sostengan un comportamiento o estilo de vida reprochables por lo general no obtienen el favor de los coleccionistas.  Entre los aspectos a considerar dentro de los elementos relacionados con la reputación del jugador se encuentran: 

  1. La Popularidad del Jugador–  Este aspecto suele consignar el factor de reconocimiento que tiene el jugador entre la fanaticada del béisbol.  En la medida en que el jugador sea exitoso en el terreno juego suele aportar aspectos positivos en la imagen del jugador.  Otros de los elementos a observar se relacionan con las actividades o negocios en que se relacione al jugador en su vida privada como pueden ser: los endosos comerciales, las agrupaciones a que pertenece, las causas que patrocina o sus actitudes con sus compañeros de equipo o la prensa.  Como regla general, cuando el jugador demuestra comportamiento acorde con las buenas costumbres de la sociedad el valor de sus piezas de colección aumentan su valor.  De igual manera si son percibidas de forma negativa el comportamiento del jugador el valor de sus piezas de colección va a depreciar.
  • Gestas en el Terreno de Juego-  Este aspecto se refiere a la consistencia en las estadísticas que por el rendimiento del jugador se pueden obtener.  Como regla general, en la medida en que un jugador se aproxima a una de las marcas icónicas o se mantiene cercano a números estadísticos respetables en el béisbol los valores de las tarjetas deportivas y la memorabilia suelen aumentar. 
  • Galardones y Premios Obtenidos por el Jugador-  Este aspecto suele relacionarse con los premios o galardones que un jugador obtiene durante su carrera.  Cuando un jugador logra obtener galardones como el Jugador Más Valioso (MVP); en el caso de los lanzadores el premio de Cy Young, o cuando logran liderar su liga en algún renglón suelen impactar positivamente el valor de los artículos promocionales y memorabilia en que aparecen. 
  • Eventos Inesperados-  Este aspecto se relaciona a una gama de eventos que usualmente por su naturaleza son iniciados por causas fortuitas y llaman la atención de los coleccionistas.  Algunos de los eventos que con mayor probabilidad ayuden a que el valor de los artículos promocionales o memorabilia deportiva incrementen son: la muerte de un jugador, la obtención sorpresiva de un galardón o designación al Salón de la Fama, el cambio o la firma de un jugador a un mercado grande entre otros.[15] 

Percepción de los Coleccionistas-  Cuando hacemos referencia al elemento de la percepción de los coleccionistas nos referimos a uno de los aspectos más emocionales dentro del mercado artículos promocionales y memorabilia deportiva.  Primordialmente, este elemento versa sobre las proyecciones que hacen los coleccionistas con relación al futuro en el rendimiento del jugador y de las piezas de colección que este protagoniza. 

  1. Conocimiento sobre el Pasatiempo-  En este aspecto se observan dos circunstancias en particular.  La primera de estas circunstancias se relaciona con la percepción que puedan hacer los coleccionistas respecto al futuro de la carrera de un jugador.  La segunda circunstancia que observar se relaciona a la cantidad de información que un coleccionista puede obtener sobre el mercado de artículos promocionales y memorabilia deportiva.  En la actualidad existe gran variedad de portales electrónicos y revistas especializadas que cubren las incidencias del coleccionismo. 
  • Percepción de Escasez de los Artículos Promocionales y Memorabilia Deportiva-  Este aspecto suele estar íntimamente relacionado con los procesos de distribución por parte de las empresas manufactureras de artículos promocionales o memorabilia deportiva.  Como regla general, en la medida en que una tarjeta deportiva o un artículo de memorabilia se perciben como escasos, el valor de estos productos en el mercado suelen incrementar. 
  • Percepción sobre el Valor Futuro de los Artículos Promocionales y Memorabilia Deportiva-  Este aspecto resulta ser el que mayor carisma especulativo tiene dentro del mercado de artículos promocionales y memorabilia deportiva.  En el contexto más amplio, el incremento del valor de un artículo promocional o de memorabilia deportiva suele proyectarse a través de una serie de variables.  Entre las variables más conocidas se encuentran: la actuación del jugador en el terreno de juego, la forma de la distribución de los productos, la cantidad sacada al mercado, la calidad del producto entre otras variables.
  • Publicidad del Producto-  Este aspecto se refiere a los esfuerzos que realizan las empresas manufactureras de tarjetas promocionales y memorabilia deportiva en los medios de comunicación para ofrecer su producto a los consumidores.  En la medida en que los coleccionistas se identifican con un producto o perciben que su calidad es superior a lo ofrecido en el mercado suele provocar que éstos hallen mayor motivación para invertir en ellos.

Condición de las Tarjetas–  Este elemento es quizás uno de los más determinantes a la hora de sopesar el valor de los artículos promocionales y la memorabilia deportiva.  Los principales atributos que suelen observarse se relacionan con la apariencia de los artículos promocionales y la memorabilia deportiva.  Entre los aspectos a observarse se encuentran:

  1. Antigüedad-  Como regla general, los artículos promocionales y la memorabilia deportiva suelen adquirir mayor valor económico debido al paso del tiempo.  Sin embargo, elementos como la percepción de los coleccionistas sobre la escasez o abundancia de un artículo suelen impactar el valor económico de las piezas de colección.  Esto no es de particular aplicación a los periodos en que debido a la sobre producción de tarjetas de béisbol en el cual su valor mostró una tendencia a la depreciación.[16]
  • Si la tarjeta ha sido alterada–  Este es uno de los aspectos que con mayor probabilidad puede causar una reducción en el valor de los artículos promocionales y memorabilia deportiva.  Entre las principales alteraciones que se reportan se encuentran son: que se recorte la tarjeta para hacer parecer mejor condición de sus esquinas, utilizar algún tipo de producto de limpieza para mejorar la superficie de la tarjeta y escribir o hacer marcas sobre las tarjetas entre otras.
  • Si la tarjeta está dañada-  En este aspecto se suele apreciar si el artículo promocional o de memorabilia deportiva presenta marcas relacionadas con el paso del tiempo.  Otros elementos que considerar son: sí la tarjeta ha sido mutilada o recortada, sí la tarjeta muestra manchas de alguna bebida o manchas de humedad y sí la tarjeta ha sido doblada. 

En conclusión, hemos visto que el proceso de valoración de tarjetas de béisbol y memorabilia deportiva conlleva una serie de variables y elementos a considerar que lo convierten en un ejercicio complejo.  La utilización de medios especializados para conocer el valor aproximado de una pieza de colección es altamente recomendable.  No obstante, en muchas ocasiones dichos medios suelen subestimar algunas externalidades que podrían afectar su valor final.  Es por ello, que los coleccionistas deberán realizar las indagaciones pertinentes y ocuparse de conocer las particularidades de la pieza de colección que desean consultar.  Son estas circunstancias las que habrán de sopesarse a la hora de indagar y llegar al filo de preguntar ¿Qué hay?…

Hasta la próxima,

Trivia de la Semana Anterior

¿En qué año la compañía Topps Company Inc., lanzó al mercado el primer conjunto o “set” en el cual, la figura de San Nicolás o Santa Claus fue su principal protagonista?

La empresa Topps Company Inc., lanzó al mercado su primer conjunto o “set” en el cual su principal protagonista es San Nicolás o Santa Claus en el año 2007.  Este conjunto constaba de dieciséis (16) tarjetas principales.  El conjunto se podía adquirir en las principales tiendas de ventas al detal en un empaque que contenía dieciocho (18) tarjetas.  Las otras dos (2) tarjetas eran especiales e incluían un pedazo de memorabilia y la firma del singular personaje.  Para más detalles sobre la trayectoria del icónico personaje en el mercado de tarjetas ver nuestro artículo “La noche antes de navidad…” publicado el 30 de diciembre de 2020.  El mismo puede ser visto en el portal electrónico: https://beisbol101.com/la-noche-antes-de-navidad/

Trivia

¿Quién fue el primer jugador en quebrar la marca de por vida de cuadrangulares en las Grandes Ligas implantada por George “Babe” Ruth?


[1] Es meritorio hacer constar que algunos de estos servicios para la consulta sobre el valor de las tarjetas deportivas conllevan costos y tarifas adicionales para sus suscriptores.

[2] Uno de los ejemplos más factibles nos lo propone la conocida revista de precios de tarjetas deportivas “Beckett Baseball Monthly”.  Desde hace más de dos (2) décadas la publicación ha establecido que los precios de las tarjetas de béisbol ofrecidos en su publicación corresponden a los siguientes elementos: 1) Que la tarjeta haya sido producida por una de las empresas manufactureras de tarjetas principales; 2) Su disponibilidad es amplia; 3) Han reportado una actividad en el mercado; 4) El jugador se encuentra activo al momento de la publicación de la revista.  Véase a Beckett Media LLC.  “Beckett Baseball Monthly”. Volumen #21. Número 2.  Edición de febrero 2021.  pág. 39

[3] John A. List es profesor emérito del Departamento de Economía Kenneth C. Griffin en la Universidad de Chicago. 

[4] John A. List.  “Testing neoclassical competitive market theory in the field”.  Publicada por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America.  Volumen 99. Número 24. Edición noviembre 2002.  Obtenido del portal electrónico:  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC137801/pdf/pq2402015827.pdf

[5] Id. pág. 15827.

[6] Id.

[7] Joseph, Engelberg, Linh, Le y Jared Williams.  “Stock Market Anomalies and Baseball Cards”. Obtenido del portal electrónico:  https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2798951

[8] Id. pág. 2.  En términos generales, en la macroeconomía se define que un mercado es imperfecto cuando existen fuertes discrepancias entre la cantidad de vendedores o compradores; cuando no existe variedad o la cantidad de productos en el mercado o finalmente cuando la fijación de precios queda decisivamente en uno de los actores participantes del mercado.  En algunas ocasiones estas disparidades en el mercado pueden corregirse mediante la ampliación de los actores que participan en el mercado o ampliando la gama de productos disponibles para el consumo.  En otras instancias es necesaria la presencia de una tercera entidad que figure a manera de un árbitro para dirimir los conflictos entre los diversos sectores. 

[9] Este impulso de los coleccionistas a pesar de no atarlas a condiciones emocionales; si establecen una tendencia hacia una compulsión a comprar los artículos promocionales o memorabilia deportiva.  Esta tendencia que suele incrementar el valor de las tarjetas deportivas cuando es positiva o simplemente negativa cuando su tendencia es contraria es lo que denomina “momentum”.

[10] El estudio centro su atención en periodos que oscilaban entre tres (3) a doce (12) meses.

[11] Id. págs. 3-4.

[12] Philip Ball.  “Cards deal blow to market theory: Rare real-life test of economics tenet finds flaws in its assumptions”.  Publicado el 13 de noviembre de 2002.  Obtenido del portal electrónico: https://www.nature.com/news/2002/021111/full/news021111-3.html

[13] Id.

[14] El resumen que presentamos es una interpretación sobre aquellos elementos que fueron originalmente presentadas en el estudio.  La misma se basa en un cumulo de literatura consultada a tales efectos y a la experiencia que hemos percibido sobre el mercado de tarjetas deportivas en los pasados años.

[15] En ocasiones pueden surgir situaciones inesperadas como accidentes provocar el aumento en el valor de los artículos promocionales y memorabilia deportiva de un jugador.  Este tipo de situación puede crear un impacto positivo si el accidente provoca la incapacidad o la muerte de un jugador.  En ciertas ocasiones, esta instancia no produce efectos positivos en el valor de los artículos promocionales y memorabilia deportiva de un jugador.

[16] Este periodo transcurrió entre los años de 1984 hasta el 1996.  También fue conocido como el periodo de las tarjetas chatarras o por su denominación en inglés “junk era”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba