La Otra Cara de la Moneda… las Ligas Negras en el Mercado de Tarjetas de Béisbol

John “Bud” Fowler fue uno de los primeros jugadores afroamericanos en debutar en el béisbol organizado. En esta foto se encuentra con el equipo de Keokuk en la temporada de 1885. Obtenido del portal electrónico: https://www.nytimes.com/2013/04/15/sports/baseball/cooperstown-to-honor-baseball-pioneer-bud-fowler.html

Todo comenzó en las primeras horas de aquel fatídico 26 de mayo de 2020.  Las sombras de un viejo conocido, esta vez encarnada en las atrocidades del racismo se paseó por las redes sociales cuando se hicieron virales las aterradoras imágenes de la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un oficial de la policía de la ciudad de Minneapolis en los Estados Unidos.[1]  Los hechos que desembocaron en este vil asesinato conmocionaron a la comunidad desatándose múltiples manifestaciones y protestas en las principales ciudades estadounidenses.[2]  La indignación popular que tomó las calles estadounidenses con el grito unísono de la consigna “I Can’t Breathe” pronto encontró un estruendoso eco en el resto de la humanidad para reclamar el cese de la violencia y la discriminación racial.  Mientras estos hechos ocurrían, para gran parte de la sociedad ha pasado desapercibido que durante este año se conmemora el primer centenario de la fundación de las Ligas Negras en los Estados Unidos.  Ello es posiblemente el resultado de una conjunción de descuido por un lado o tal vez la indiferencia que se manifiestan a través de un largo historial en el cual se ha relegado a un segundo plano las aportaciones y gestas de la comunidad afroamericana en los Estados Unidos de América.  Veamos.

            De acuerdo con los historiadores, la participación de los jugadores afroamericanos en el béisbol se remonta a los años en que se organizaron las primeras ligas.[3]  Poco después de que iniciase la Guerra Civil de los Estados Unidos los “box scores” comenzaron a reflejar la participación de pocos jugadores afroamericanos en las novenas recientemente formadas.[4] Ello se debió a dos razones fundamentales.  En primer lugar, a que los esclavos libertos o los que huían a los estados del norte aprendían de los soldados como practicar el deporte.  En segundo lugar, la participación de estos jugadores se limitaba a pequeños grupos u organizaciones comunales durante la guerra civil.[5]  Sin embargo, en los estados sureños la participación de los jugadores afroamericanos, se vería limitada por la preferencia de los hacendados de que estos compitieran en deportes individuales como lo eran: las carreras de caballo, la lucha, el atletismo y principalmente el boxeo.[6]  Para los hacendados de los estados sureños, la participación de sus esclavos en estos deportes constituía un negocio lucrativo, a la vez que representaban relativamente bajo riesgo de que ocurriesen rebeliones o fugas.[7]

Moses “Fleet” Walker y su hermano Weldy Walker se acreditan como los primeros jugadores afroamericanos en debutar en el béisbol profesional estadonidense. En esta foto se encuentran con el equipo Oberlin College de 1881. Obtenido del portal electrónico: https://www.beyondtheboxscore.com/2016/2/15/10991906/black-baseball-players-history-before-jackie-robinson-negro-leagues

El proceso de reconstrucción que sucedió a la Guerra Civil le imprimió nuevos bríos al pasatiempo nacional.  En el periodo que comprende los años entre el 1867 hasta el 1900 se multiplicó el número de equipos que practicaban el béisbol.  Sumado a ello, en el año 1871 se fundaría la primera liga de béisbol profesional conocida como la Asociación Nacional de Jugadores Profesionales de Béisbol.  Durante el mismo periodo comenzó a sonar el nombre de los nuevos héroes del pasatiempo nacional representados por jugadores del calibre de:  Adrian “Cap” Hanson, Mike Kelly, Charles Comiskey, Cy Young, Harry Wright y Albert Spalding entre otros.  Es menester mencionar que mientras avanzaba el proceso de profesionalización de las ligas mayores; una segunda historia se estaba hilvanando desde las entrañas de la joven nación.  Si bien es correcto que, tras la conclusión de la Guerra Civil, el pasatiempo nacional experimentó un periodo de bonanza atlética y económica; por el otro estableció un periodo lleno de privaciones y exclusiones que lo acompañaron hasta mediados del siglo XX.  Ello fue el resultado de la adopción por los dueños de la Asociación de Nacional de Jugadores de Béisbol de una norma no escrita que establecía que ningún equipo contrataría jugadores afroamericanos o permitiría la participación de equipos enteramente compuestos por estos.[8]  Dando así comienzo a la segregación racial en el pasatiempo nacional.

            La implantación de lo que algunos historiadores han descrito como un “Acuerdo de Caballeros” tuvo el efecto de excluir la participación de parte del mejor talento de la nación por consideraciones de color de piel.  La ejecución de dicho “acuerdo” no fue óbice para que varios jugadores afroamericanos se destacasen en el pasatiempo nacional.  En los aproximadamente setenta y ocho (78) años que duró dicha prohibición se ha reportado que algunos dueños de equipo se las ingeniaron para intentar burlarla, bien sea mediante la contratación camuflajeada de los jugadores afroamericanos o mediante el patrocinio de ligas independientes para su desarrollo.[9]  A pesar de que no existe consenso entre los historiadores, la mayoría señala a John “Bud” Fowler como el primer jugador afroamericano en practicar el béisbol en una liga organizada.  Este jugador nunca fue seleccionado para debutar en el deporte a nivel profesional.  Sin embargo, su resumé en el béisbol organizado refleja su participación en nueve (9) temporadas en las cuales se destacó en varias posiciones en las cuales se incluyen: 1) lanzador; 2) segunda base; y 3) tercera base.[10]  Otra de las estrellas que se destacaron en este periodo fue Moses “Fleet” Walker.  De acuerdo con los historiadores Walker, fue el primer afroamericano en practicar el béisbol a nivel profesional.[11]  Moses “Fleet” Walker apenas jugó a nivel profesional durante la temporada de 1884 con el equipo de los Toledo Blue Stockings de la Asociación Americana.[12]  Su participación en la liga profesional se vio interrumpida por las continuas protestas de los jugadores blancos que se negaban a competir si su equipo optaba por mantenerlo en la alineación.[13]  El revuelo que causó la participación de Moses Walker en el profesionalismo y el recrudecimiento de los estatutos legales, principalmente en el sur de los Estados Unidos que promovían la segregación racial se convirtieron en el epicentro de nuevas propuestas que arreciarían las medidas para asegurar la división por consideraciones de color de piel en el ocaso del siglo XIX.[14] 

Tarjeta de Charles Grant del conjunto Larry Fritsch de 1986.
Foto Colección Personal.

En el año 1887, la Asociación Nacional de Jugadores Profesionales de Béisbol recrudeció la implementación de las disposiciones del llamado “Acuerdo de Caballeros”.  La respuesta a esta embestida no se hizo esperar.  Por un lado, la Liga Internacional decretó que prospectivamente no contrataría a más jugadores afroamericanos y mantuvo hasta la expiración sus contratos a los jugadores que ya encontraban en su plantilla.[15]  Por el otro lado se empezó a gestar en distintas ciudades de los Estados Unidos la conformación de varias ligas protagonizadas en su totalidad por jugadores afroamericanos.[16]  Por ejemplo en ese mismo año se fundó la “Colored Baseball Club” con la participación de equipos de las ciudades de Nueva York, Cincinnati, Boston, Filadelfia, Washington, Baltimore, Pittsburgh y Lousville.[17]  Eventualmente, en el año 1889 se fundó la “Penn League” en la ciudad de Nueva York.  Luego en el año 1898 se constituyó la “Iron and Oil League” en la ciudad de Nueva York.  En el año 1907, se intentaría revivir la “International League of Independent Professional Club” con la participación de las novenas de los Cuban X Giants, Quaker Giants, Cuban Stars y los Havana Stars.  En el 1910 otros intentos fueron iniciados por empresarios locales de las ciudades de Chicago y Filadelfia sin mayores logros.[18]

Tarjeta de Andrew “Rube” Foster del conjunto Ted Williams de 1994.
Foto Colección Personal.

El consenso entre los historiadores es que estos intentos para instituir las primeras ligas negras contaban en el talento necesario para antagonizar con los jugadores más destacados de las ligas profesionales protagonizadas por jugadores de raza blanca.  La mejor prueba de ello era que muchos de los jugadores afroamericanos que pertenecían a estas ligas también se destacaron en otros torneos aficionados, semiprofesionales o profesionales a lo largo y ancho del continente.[19]  Uno de los ejemplos que mejor describe la calidad competitiva de estos atletas es la anécdota ocurrida con el jugador afroamericano Charlie Grant.  En el año 1901 el conocido manejador John McGraw trató de contratar para los Orioles de Baltimore los servicios del jugador Charlie Grant.  Ante la prohibición de emplear a jugadores de color para las novenas de grandes ligas, la gerencia de las Orioles y el jugador acordaron que este último se haría pasar como miembro de la tribu Cherokee.  De más está decir que pronto se conoció del engaño y el contrato fue cancelado.[20]  Por otro lado, los historiadores también concuerdan en que la fugacidad con que existieron las primeras ligas negras se debió a su inestabilidad organizativa, el poco interés de la prensa y la pobre capacidad de generar sus propios ingresos.[21]  Este último elemento contrasta con la experiencia de las ligas profesionales que incluso llegaron a tener exposición nacional al ser incluida en las campañas de publicidad y la impresión de tarjetas de béisbol impresas por las empresas tabacaleras.

Así las cosas, los albores del siglo XX nos enfrenta a un nuevo proyecto para institucionalizar las ligas negras en el béisbol organizado.  El día 13 de febrero de 1920 se fundó La “National Negro League” bajo el liderazgo del jugador y visionario del béisbol Andrew “Rube” Foster.[22]  A partir de entonces, el conjunto de ligas profesionales que se crearon y eran protagonizadas por jugadores de color entre los años de 1920 al 1960 se les conoció como las Ligas Negras.[23]  La “National Negro League” se constituyó como la primera liga profesional del béisbol protagonizada por jugadores de color y a la vez como la más longeva.  Algunos historiadores sostienen que la viabilidad de este proyecto se debió a dos circunstancias esenciales.  La primera circunstancia es el auge y la importancia que adquieren los deportes en los Estados Unidos.  Este elemento es esencial, ya que la sociedad estadounidense volcó su atención a las industrias del entretenimiento y los deportes para retomar la normalidad tras la conclusión de la Primera Guerra Mundial.  El arraigo en los medios sociales estadounidense de las personalidades de origen afroamericano trajo consigo el interés de los medios de comunicación dirigidos a esa comunidad.[24]  En adición, la estrategia de mercadeo de las ligas negras inicialmente favoreció que las franquicias se ubicasen en los principales centros económicos de la nación como eran Chicago, Nueva York, Detroit, Kansas City y St. Louis.  Esta estrategia provocó que se procurasen los recursos económicos necesarios para sostener a las novenas que participaban en las ligas negras.[25]  La segunda circunstancia, es la concientización de los miembros fundadores de las ligas negras de que su supervivencia impulsaría la integración con las grandes ligas en el momento propicio.[26]  Los historiadores señalan que esta afirmación tiene su origen en la convicción de los fundadores de las ligas negras de que sus jugadores poseían igual o mejor calidad atlética que los peloteros que militaban en las Grandes Ligas.  En adición, la afirmación ha provocado que varios historiadores planteen que las ligas negras tuviesen un aura transicional basada en el desarrollo de las jóvenes promesas del béisbol afroamericano.

Tarjeta con los jugadores Willie Mays, Monte Irvin y Hank Aaron con sus uniformes de las Ligas Negras.
Foto Colección Personal

Durante la primera década de la fundación de la “National Negro League” se integraron las “Eastern Colored League” (1922) y la “American Negro League” (1929).[27]  Los años que representaron la segunda década de existencia de la liga marcó un periodo de gran inestabilidad en la cual se fundó la “East-West League” (1932) mientras que se disolvían la “American Negro League” (1930) y la “National Negro League” (1932).[28]  Entretanto, los años que representaron la tercera década de existencia de la liga marcó el comienzo de su ocaso.  En el año 1945, la novena de los Dodgers de Brooklyn contrató al jugador afroamericano Jackie Robinson.  Jackie Robinson debutó el día 15 de abril de 1947 iniciándose así la era de la integración en el béisbol de Grandes Ligas.  Vale la pena recordar, que durante el periodo de 1920 hasta el 1947, las ligas negras produjeron una gran cantidad de estrellas entre las que se sumaron: Leroy “Satchel” Paige, Leon Day, Joshua Gibson, Larry Doby, James “Cool Papa” Bell, Jackie Robinson, Cristobal Torrientes, Ray Dandridge, Walter “Buck” Leonard, José, Méndez, Oscar Charleston, John Henry Loyd, Martin Dihigo, Monte Irvin, Willie Mays, Hank Aaron, Saturnino “Nino” Escalera, José “Pantalones” Santiago, George Crowe entre otros. 

De acuerdo una indagación que pudimos realizar nos percatamos que durante la existencia de las ligas negras no se produjeron muchas tarjetas promocionales a enfocadas al mercado estadounidense de los jugadores que participaron en esta.[29]  Ello a nuestro juicio pudo ocurrir debido a tres circunstancias esenciales.  En primer lugar, a que no existían compañías que se dedicasen únicamente a la producción de tarjetas deportivas.  En segundo lugar, a la experiencia previa que denotaba la brevedad de la existencia de las ligas negras establecidas durante el siglo XIX.  En tercer lugar, se puede deber al poco interés de los medios nacionales en cubrir las gestas de estos atletas.  Resulta interesante acotar que a pesar de que durante la existencia de las ligas negras no se produjeron tarjetas de sus jugadores estelares, el interés de las principales empresas de publicarlas se materializó luego de que se produjera la integración racial.  Las gestas en el diamante y la popularidad de los jugadores afroamericanos como Jackie Robinson, Roy Campanella, Willie Mays, Hank Aaron y Monte Irvin en las Grandes Ligas llamó la atención de los coleccionistas que pronto sintieron la curiosidad de conocer los orígenes de estos.  La curiosidad y en otros casos la nostalgia de los coleccionistas provocó que a partir de la década de los setenta (70’) algunas de las principales compañías manufactureras de tarjetas lanzasen al mercado conjuntos o “sets” conmemorativos de las Ligas Negras.  Algunos de los ejemplos más conocidos de esta tendencia fueron: 1) Laughin Old Time Black Stars (1974); 2) Decathlon Negro League Baseball Stars (1984); 3) Larry Fritsch (1986); 3) World Wide Sports 1933 Negro League All-Stars  (1988); 4) Pittsburgh Negro Stars (1988); 5) Eclipse Stars of the Negro League (1990); y 6) Ted Williams (1993-1994).  En adición, en las pasadas semanas la Topps Trading Company, anunció el lanzamiento un conjunto o “set” sobre las Ligas Negras para conmemorar su primer centenario. 

En fin, hemos visto como nos han pasado desapercibido las aportaciones y hazañas de los jugadores afroamericanos en el béisbol profesional.  Les invitamos a aprovechar la oportunidad de escudriñar y conmemorar la otra historia a veces olvidada del béisbol.

Hasta la próxima

Trivia de la semana anterior

¿Quién es actualmente el lanzador latino que más victorias ha cosechado en las Grandes Ligas?

El lanzador latino que más victorias ha cosechado en las Grandes Ligas es Bartolo Colón.  Bartolo Colón al concluir la temporada de 2018 contaba con un récord de 247 victorias.  Información obtenida del portal electrónico: https://www.baseball-reference.com/players/c/colonba01.shtml

Trivia

¿Cuál fue el primer equipo de béisbol profesional que se fundó en los Estados Unidos?


[1] Los eventos que desembocaron en la muerte George Floyd acaecieron el pasado 25 de mayo de 2020.  No obstante, la difusión de las imágenes a través de las redes sociales ocurrió durante el próximo día.  Véase a Redacción Marca Claro. “Caso George Floyd: La cronología de la muerte que desató una lucha racial en Estados Unidos”.  Publicado el 2 de junio de 2020.  Obtenido del portal electrónico: https://www.marca.com/claro-mx/trending/2020/05/30/5ed2bd61e2704ef5158b45ac.html

[2] Id.

[3] Patricia C. McKissack, Fredick Mckissack Jr.  Black Diamond: The Story of the Negro Baseball Leagues.  First Scholastic. Estados Unidos. 1998. pág. 4.

[4] Id.

[5] Id. págs. 5-6

[6] Id.

[7] Id.

[8] Id. pág. 12.  La Asociación Nacional de Jugadores de Béisbol era una organización de equipos aficionados fundada en el año 1858.  Esta eventualmente fue sucedida por la Asociación Nacional de Jugadores Profesionales de Béisbol en el año 1871.

[9] La segregación racial en el beisbol comenzó en el año de 1867 y concluyó en el año 1945 con la contratación de Jackie Robinson.

[10] Información obtenida del portal electrónico: https://www.baseball-reference.com/register/player.fcgi?id=fowler004joh

[11] Patricia C. McKissack, Fredick Mckissack Jr. “Op Cit” pág. 16.

[12] Información obtenida del portal electrónico: https://www.baseball-reference.com/players/w/walkefl01.shtml

[13] Patricia C. McKissack, Fredick Mckissack Jr. “Op Cit” págs. 16-18.

[14] Algunos historiadores han estimado que decenas de jugadores afroamericanos jugaban béisbol en distintas ligas que nutrían a las ligas profesionales Véase a Leslie A. Heaphy.  The Negro Leagues: 1869-1960.  McFarland & Company Inc.  Estados Unidos. 2003. pág. 11

[15] La Liga Internacional estaba compuesta por varios equipos que la zona noreste de los Estados Unidos y Canadá.  Esencialmente esta era una liga interracial con el fin de eventualmente vender los derechos de sus jugadores a las ligas profesionales.  Patricia C. McKissack, Fredick Mckissack Jr. “Op Cit” pág. 20

[16] Leslie A. Heaphy. “Op Cit” págs. 24-26.

[17] Id. pág. 24

[18] Id. págs. 24-26

[19] Id. pág. 26

[20] Patricia C. McKissack, Fredick Mckissack Jr. “Op Cit” pág. 56

[21] Leslie A. Heaphy. “Op Cit” págs. 26.

[22] Jorge Colón Delgado. “Centenario de las Ligas Negras Organizadas”.  Publicado el 13 de febrero de 2020.  Obtenido del portal electrónico: https://beisbol101.com/2020/02/centenario-de-las-ligas-negras-organizadas/

[23] History.com (ed.). “Negro League Baseball”.  Publicado originalmente el 13 de abril de 2017.  Obtenido del portal electrónico: https://www.history.com/topics/sports/negro-league-baseball

[24] Leslie A. Heaphy. “Op Cit” pág. 36

[25] Id.pág. 226.  Ello no implicó que no existieran problemas económicos en la administración de las Ligas Negras.  Sin embargo, las condiciones económicas y sociales de principios de siglo XX favorecieron la supervivencia de las ligas negras, contrario a lo acaecido en los proyectos iniciados durante el siglo XIX.

[26] Id. págs. 37-39.

[27] Jorge Colón Delgado. “Op Cit

[28] Id.

[29] Es importante mencionar que sí hemos encontrado suficiente material para sustentar que en mercados de tarjetas extranjeros como Puerto Rico y Cuba se produjeron piezas de colección de estos jugadores que en la actualidad son muy cotizados. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba