Memorias del Clásico de Verano (Parte II)

De izquierda a derecha se pueden apreciar las tarjetas All Star de 1975 del jugador Brooks Robinson; de 1978 de Reggie Jackson; de 1979 de Johnny Bench y 1981 de Reggie Jackson. Foto Colección Personal

En la columna anterior reseñamos la génesis del tradicional Juego de Estrellas del béisbol de las Grandes Ligas.  En aquella ocasión, recordamos que el mismo tuvo su origen como un evento singular mediante el cual las celebraciones del centenario de la ciudad de Chicago, Estados Unidos obtendrían la atención nacional.  Sumado a ello, destacamos que el éxito del primer juego provocó que el mismo se repitiese casi ininterrumpidamente hasta nuestros días.[1]  De igual manera, señalamos que a partir de 1958 la compañía Topps Chewing Company mostró interés en incorporar a la producción de sus conjuntos regulares, la emisión de tarjetas conmemorativas con motivo del Juego de Estrellas.  En aquella ocasión comentamos que la impresión de este tipo de tarjetas inicio prácticamente con la fundación de la empresa Topps Chewing Company en el año de 1951.[2]  Eventualmente, las mismas se establecieron como parte de la producción de tarjetas regular a partir del 1958.  En estos primeros años, la emisión de estas tarjetas conmemorativas fue de la mano con el auspicio de las prestigiosas revistas “Sports Magazine” (años 1958, 1960) y “The Sporting News” (años 1959, 1961, 1962, 1968, 1969, 1970).[3]  No obstante, a partir del año 1974 la Topps Chewing Company, comenzaría la producción de dichas tarjetas conmemorativas sin el auspicio de otras revistas o empresas relacionadas al entretenimiento deportivo.  La empresa desde entonces ha experimentado con múltiples diseños innovadores en la presentación de dichas tarjetas.  Finalmente, señalamos que durante los años que transcurrieron entre el 1975 hasta el 1981, la Topps Chewing Company desistió de producir una carta especial conmemorativa al Juego de Estrellas y en su lugar prefirieron incorporar sellos y diseños especiales en las tarjetas de los conjuntos o “sets” regulares de los jugadores que participaron del clásico el año anterior.  En este segundo artículo veremos la evolución de las tarjetas conmemorativas al “Clásico de Verano” durante las décadas de los ochenta (80’) y noventa (90’).

Los primeros años de la década de los ochenta (80’) produjo marcados cambios en el mercado de tarjetas de béisbol.  Estos cambios fueron producidos en gran medida como resultado de una victoria judicial que obtuvo la empresa Fleer Corporation, la cual allanó el camino para que nuevas compañías comenzaren a producir tarjetas de béisbol.[4]  En síntesis, el caso presentado por la empresa Fleer Corporation, ante la Corte de Distrito de Pennsylvania reclamaba a la compañía Topps Chewing Gum y a la Asociación de Jugadores de impedir concertadamente la impresión y la venta de tarjetas de béisbol de otras empresas competidoras en contra versión a la Ley Antimonopolística de los Estados Unidos.  En el referido caso, la Corte de Distrito de Pennsylvania encontró que en efecto la Topps Chewing Company y la Asociación de Jugadores habían infringido las disposiciones aludidas de la Ley Antimonopolística de los Estados Unidos y ordenó a ambas organizaciones de desistir de toda actividad que impidiese a otras empresas de entrar a competir en el mercado de tarjetas.  Eventualmente, el caso fue revisado por la Corte Federal del Tercer Distrito y revocó la directriz judicial a los fines de que las prácticas de contratación de la Asociación de Jugadores y la Topps Chewing Company, no violentaban las disposiciones de la Ley Antimonopolística de los Estados Unidos.  No obstante, se reafirmó en que ambas organizaciones no deben incurrir en prácticas de contratación que impidiesen entrada de otras empresas para competir en el mercado de tarjetas de béisbol.[5] 

Tarjeta del Jugador Nolan Ryan del conjunto Donruss Action All Stars de 1983.
Foto Colección Personal

A raíz de las determinaciones judiciales durante el próximo decenio aumento exponencialmente la cantidad de empresas dedicadas a la producción y emisiones de las tarjetas de béisbol.  Así las cosas, durante la década de los ochenta (80’), las empresas Fleer Corporation, Donruss Trading Cards Inc. y la Topps Company Inc.[6] se disputaron el liderazgo en el mercado de tarjetas de béisbol.  La feroz competencia entre las tres (3) empresas propició que estas anclasen sus estrategias de mercadeo en el uso de tarjetas especiales o “inserts” para captar la atención de los fanáticos y coleccionistas del béisbol.  Uno de los temas que con mayor frecuencia utilizaron estas empresas para producir tarjetas especiales o “inserts” eran los motivos relacionados con los conjuntos “Todos Estrellas” (“All Stars” en inglés).  Como regla general, estos conjuntos eran lanzados al mercado como productos separados de sus marcas principales y se diferenciaban por el uso de diseños con colores y formatos llamativos.  En ocasiones también, solían incorporar tecnología moderna de fotografía o de impresión para llamar la atención en el aspecto visual y la experiencia de crear una nueva textura de la tarjeta.  Ejemplo de ello, es la tecnología conocida como “glossy” o “tiffany” que por años fueron utilizadas por estas empresas.

Las primeras dos (2) empresas en lanzar al mercado estos conjuntos “Todos Estrellas” bajo el concepto de tarjetas especiales o “inserts” fueron laDonruss Trading Cards Inc.y laFleer CorporationEntre los años de 1983 hasta el 1985, la compañía Donruss Trading Cards Inc. produjó una serie de tarjetas conocidas como “Donruss Action All Stars”.  En promedio cada serie constaba de sesenta (60) tarjetas y era protagonizado por algunos de los jugadores más destacados durante la temporada anterior.  Vale la pena recordar que a pesar de que estos conjuntos tenían el calificativo de “Todos Estrellas” o “All Stars” estos no eran conmemorativos de las incidencias de los “Juegos de Estrellas”.  Esta particularidad fue modificada por la empresa en los conjuntos “Todos Estrellas” que se produjeron entre los años de 1986 hasta el 1989.  En dichos años, los nuevos conjuntos incluyeron las incidencias acaecidas en el “clásico de verano” y se constituyeron un número similar a los conjuntos anteriores.  Entre los años de 1990 hasta el 1993 la empresa dejó de producir tarjetas especiales con motivo del “Juego de Estrellas” y en su lugar comenzaron a incluirlas en los conjuntos regulares como “subsets”.  La última vez que durante el decenio en que la empresa lanzaría un conjunto “Todos Estrellas” fue en el año de 1995.

Tarjeta Fleer Update y Fleer All Star de Juan González de 1994.
Foto Colección Personal

Por su parte, la empresa Fleer Corporation ejerció una estrategia parecida a la introducida por la Donruss Trading Card Inc.  Durante los años de 1986 hasta el 1995 la empresa desarrolló el concepto de tarjetas especiales “Todos Estrellas” con el nombre de “Fleer All Stars”.  Entre los años de 1986 hasta el 1992 las tarjetas conmemorativas del “Juego de Estrellas” en promedio se constituirían de doce (12) piezas de colección.  En los años de 1993 y de 1994 se aumentaría la cantidad de tarjetas incluidas el conjunto a veinticuatro (24) y cincuenta (50) piezas conmemorativas respectivamente.  Finalmente, en el año de 1995 la compañía empleó una forma innovadora en la cual a ambos lados se contrapondrían las fotos de los jugadores por posición tanto en el frente como en el reverso de la tarjeta.  Una de las mayores innovaciones que realizó la empresa Fleer Corporationfue la creación de nuevas marcas que complementarían su producción de tarjetas de béisbol.  En el año de 1991 saldría al mercado de tarjetas de béisbol la marca de Fleer Update.  Dicha marca, ofrecería a los coleccionistas mejor calidad visual incorporando técnicas más avanzadas de fotografía, diseños innovadores y de material para su estampado.  Entre los años de 1992 hasta el 1996, la marca presentó su propia versión de tarjetas “Todos Estrellas” que usualmente fluctuó en aproximadamente veinte (20) piezas por año.  Es menester mencionar que la empresa Fleer Corporation contrario a lo implementado por la Donruss Trading Cards, mantuvo con mayor rigurosidad un aura conmemorativa para la impresión y publicación de las tarjetas conmemorativas del clásico del verano.  Finalmente, la empresa que mayor consistencia mostró en la impresión y publicación de tarjetas conmemorativas del “Juego de Estrellas” fue la Topps Company Inc.  La empresa desde el año de 1974 incorporó la producción de las tarjetas conmemorativas del “Juego de Estrellas” en conjunción con la distribución regular de sus conjuntos.  Esta estrategia que aún se encuentra vigente lo que implica es que la empresa lo que ha empleado para la diferenciar las cartas conmemorativas del “Juego de Estrellas” con las tarjetas regulares es la inclusión de sellos o diseños conmemorativos.  Sin embargo, una estrategia muy interesante fue implementada durante los años del 1985 hasta el 1991.  La estrategia consistió en publicar una serie de tarjetas especiales o “inserts” conmemorativas al clásico de verano.  Lo curioso de esta estrategia es que estas tarjetas eran adicionales a las que se publicaban en los conjuntos regulares de la empresa.  A partir del año de 1991, las piezas conmemorativas del “Juego de Estrellas” producidas por la Topps Company Inc., se limitaron a su incorporación a la distribución de sus productos principales.  Uno de los elementos más innovadores que utilizó la empresa principalmente entre los años de 1993 hasta el 1995 fue la contraposición de dos (2) estrellas en la misma tarjeta destacando su actuación en la temporada anterior.  En adición, la empresa empleó la estrategia de introducir las tarjetas “Todos Estrellas” en la producción de sus conjuntos de sus marcas emergentes de “Stadium Club” y “Finest” en distintos momentos de la década de los noventa (90’). 

Tarjetas Score All Stars de Sandy Alomar del año 1992 y de Iván Rodriguez de 1993.
Foto Colección Personal

Durante los años finales de la década de los ochenta (80’), el escenario del mercado de tarjetas se enriqueció con la llegada de nuevas empresas que competirían por el liderazgo en la venta y distribución de cartas de béisbol.  La mayoría de estas empresas comenzarían a tener mayor relevancia en el mercado en el periodo que comprende la década de los noventa (90’).  Así las cosas, entre los años de 1988 y 1989 se añadirían las compañías Score Trading Cards, Pacific Trading Cards, Leaf, la Upper Deck Trading Card Inc., y la Pinnacle Brand Inc.  Una de las mayores particularidades de estas empresas es que contrario a las que se establecieron a principios de la década de los ochenta (80’) estas no utilizaron con mucha frecuencia la producción de tarjetas conmemorativas al “Juego de Estrellas”.  Así por ejemplo, la empresa Score Trading Cards solamente empleó el concepto de tarjetas conmemorativas durante sus entregas para los años de 1992 y 1993.  La empresa Pacific Trading Cards apenas utilizó el concepto de tarjetas durante el año de 1998 en su marca Pacific Crown Royale.  En dicho periodo, la empresa Leaf empleó de igual manera el concepto de tarjetas conmemorativas para el “clásico de verano” para el año de 1996.  Por su parte la Pinnacle Brand produjo conjuntos de tarjetas alusivas al “Juego de Estrellas” para los años de 1995 al 1997.  Estos conjuntos en promedio constarían de veinte (20) tarjetas y se distribuirían en la Feria de Fanáticos del “Juego de Estrellas”.  Por último, la empresa Upper Deck Trading Cards produjo su conjunto conmemorativo en el año de 1992 y constó de cincuenta y cuatro (54) tarjetas.  En los años subsiguientes la empresa ocasionalmente imprimió un sello o distintivo en sus conjuntos regulares de los jugadores que participaron en el clásico del verano.

Tarjeta de Roberto Clemente del Fanfest de 1994. Foto Colección Personal

Una de las tendencias más comunes en este periodo respecto a la publicación de las tarjetas conmemorativas del “Juego de Estrellas” es la distribución de las mismas como parte de las actividades dedicadas a los fanáticos previo a la celebración del evento.  En muchas ocasiones estos esfuerzos son liderados por empresas independientes con fines promocionales.  Entre los años de 1981 hasta el año de 1985 varias empresas independientes y locales se unieron para producir un conjunto que constó de ciento ochenta tarjetas por edición.[7]  Quizás uno de los esfuerzos más recordados se escenifico durante los “Juegos de Estrellas” celebrados entre el 1994 hasta el 1999.  En dichas ediciones las principales compañías productoras de tarjetas (Topps, Upper Deck, Fleer, Donruss y Pinnacle) emitieron conjuntos conmemorativos para cada clásico de verano.  Estos conjuntos conmemorativos fueron dedicados a la figura de un jugador legendario en la celebración de estos clásicos y por lo general se publicaron cinco tarjetas por edición.  De esta manera el primer conjunto correspondió a la figura de Roberto Clemente en el año 1994.  Los siguientes correspondieron a Nolan Ryan (1995), Steve Carlton (1996), Jackie Robinson (1997), Lou Brock (1998) y Carl Yastrzemski (1999). 

La tradición de publicar tarjetas conmemorativas del “Juego de Estrellas” es una que se ha convertido parte integral de la celebración de dichos clásicos.  Hemos visto de manera panorámica como es que las principales empresas productoras de tarjetas se han esmerado en crear nuevos diseños para llamar la atención de los fanáticos durante la celebración del clásico.  En nuestro próximo encuentro terminaremos este recorrido panorámico de las tarjetas conmemorativas del clásico de verano. 

Hasta la próxima,

Trivia de la semana anterior

¿En qué año se rompió la marca de cuadrangulares para una sola temporada?

La última ocasión en que se rompió la marca de cuadrangulares para una sola temporada fue en el año 2002.  En esa ocasión, el pelotero Barry Bonds quebró la marca de cuadrangulares previa de 70 cuadrangulares implementada por Mark McGwire en el 1998.  Barry Bonds rompió la marca al conectar 73 cuadrangulares. 

Trivia

¿Quién fue el primer jugador puertorriqueño en obtener el premio del novato del año?


[1] El Juego de Estrellas solamente ha sido suspendido durante los años de 1945 y 2020.  Véase nuestro artículo anterior: “Memorias del Clásico de Verano” Parte I.  Disponible en el portal electrónico: https://beisbol101.com/2020/07/memorias-del-clasico-de-verano-parte-i/

[2] Id.

[3] Id.  Vale la pena recordar que entre los años de 1963 al 1967 la Topps Chewing Company no lanzó al mercado tarjetas conmemorativas al Juego de Estrellas.  Un evento similar ocurrió entre los años de 1971 al 1973 en donde tampoco se produjeron esta clase de tarjetas. 

[4] Fleer Corp. v. Topps Chewing Gum, 501 F Supp. 485 (1980)

[5] Fleer Corp. v. Topps Chewing Gum, 658 F.2d 139 (1980) 

[6] A partir del año de 1975 el nombre corporativo de la Topps Chewing Company fue sustituido por el nombre de la Topps Company Inc.

[7] James Beckett, Ed.  Beckett Almanac of Baseball Cards and Collectibles.  Beckett Media LLC. 2011. págs. 50-51.  En la investigación que realizamos no pudimos identificar una empresa que produjese dichos conjuntos.  Lo que si se pudo establecer es estas tarjetas fueron distribuidas con los programas alusivos al Juego de Estrellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba